Gana dinero jugando al poker sin riesgo

Pokersapiens

Pokersapiens

Todo aquello que siempre quisiste saber sobre el póquer y nunca te atreviste a preguntar. Y es que hoy te presentamos la reseña de un sitio web que, por lo innovador, resulta de obligado registro para todo aquel que le guste este juego y se anime a ganar un dinerillo jugando online. Y no, no estamos hablando del típico portal en línea para arriesgarse jugándose los cuartos y el reloj heredado del abuelo, no. Hablamos de un sitio innovador que va a hacer las delicias de los amantes del más famoso juego de naipes. Un sitio en el que, en plena crisis, te va ayudar a ganarte una pasta sin riesgo y, lo más importante, por la patilla, sin pagar un sólo euro.

Pokersapiens es una escuela de póquer 100% gratis. Más que una escuela, una universidad, diría yo, donde puedes aprender a jugar al poker de una forma sencilla, intuitiva y muy profesional. En sus seis meses de andadura cuenta ya con más de 5.000 estudiantes. El registro es completamente gratuito y los contenidos a los que accedes una vez dado de alta también. La estructura está dividida en varios cursos agrupados en tres diferentes grados: diplomatura, licenciatura y master. Cada curso, a su vez, se subdivide en diversas asignaturas troncales, u obligatorias, y optativas. Vamos, lo que digo, como una universidad en toda norma.

Podrás aprender desde las reglas más básicas del juego a técnicas profesionales de los maestros, pasando por temarios tan diversos como probabilidad aplicada al póquer, lectura de manos, lenguaje del juego o análisis de la ganancia. Por supuesto, para terminar cada curso y para poder ir avanzando de grado, deberás superar unos estrictos exámenes que valorarán tus conocimientos y te permitirán avanzar en tus estudios.

El material de estudio es algo que también te sorprenderá. ¿Aburrido de interminables tutoriales de texto? Pokersapiens te ofrece artículos de texto para estructurar la asignatura, pero también vídeos (ver para creer), podcasts para llevarte las clases donde quieras, cómics, tablas, gráficos y recursos para que lo veas todo más claro.

Y como la teoría en muy bonita pero tú lo que quieres es jugar y empezar a llenarte el bolsillo, los chicos de Pokersapiens tienen preparado un sistema de prácticas desde 0 € que te permita poner a prueba tu cara de poker. La cantidad y tipología de las prácticas esta pensada para que puedas desarrollar de la mejor manera tus conocimientos, por eso hay un número mínimo de manos y torneos que tienes que jugar para poder superar los cursos; no te desanimes, es muy fácil aprobar y te divertirás jugando.

Pokersapiens colabora con las mejores salas de póquer online para ofrecerte ventajas exclusivas. Saben que empezar es lo más difícil, por eso quieren ayudarte con prácticas y bonos que te permitan conseguir un capital inicial. Digamos que invierten en tu futuro porque confían en que podrán convertirte en un gran jugador.

Y si crees que aquí se termina todo es que estás muy equivocado, porque también tienes a tu disposición servicios de tutoría para resolver tus dudas, ayuda de los mejores jugadores, un soporte técnico en formato live chat y la denominada Pokerteca donde podrás encontrar, visualizar, descargar e imprimir los mejores recursos en lo que viene a ser una biblioteca online de póquer. Y, para finalizar, lo que más te va a gustar: la Cafetería. Porque no todo es estudiar, Pokersapiens te ofrece este servicio formado por un foro y un espacio de microbloging donde compartir charlas, anécdotas, dudas y bromas con otros estudiantes y jugadores.

En fin, un sitio que todo amante del poker no puede perderse. Primero porque te enseñan si no sabes; segundo porque dispondrás de prácticas remuneradas, es decir, una vez que aprendas te pagan ellos los primeros depósitos para que demuestres tus conocimientos y ganes dinero sin apostar tu propio capital; y tercero porque encima es todo gratis. Si es que Internet nos sorprende día tras día.

Y por cierto. Si eres realmente un amante del poker, no dejes de pasarte por NoticiasPoker.ES, la guía del póquer online que comparte sus textos de estrategia para enriquecer la ya mencionada Pokerteca de Pokersapiens, colaborando así con estos grandiosos primeros estudios universitarios del juego de cartas más famoso del mundo.

Recuerda, existen otros sitios similares, pero sólo este te ofrece características como las prácticas remuneradas, el temario estructurado, los tutores personales o el seguimiento de tus progresos.  Busca, compara y si encuentras algo mejor es que estás es la web de Pokersapiens y no te habías dado cuenta.

Happy new year!

¡Feliz año nuevo!

¡Feliz año nuevo!

¡Feliz año nuevo a todos! Que este inminente 2010 nos traiga felicidad, salud y amor, y a poder ser también una Xbox 360, un iPhone 3GS y un Sony Vaio VGN-AW31M/H. Y que por lo menos lleguemos a ver la última temporada de Perdidos, después ya se puede acabar el mundo (pero poquito).

PLC, la alternativa (¿?) al WiFi

PLC

PLC

PLC son las siglas de Power Line Communications, o sea, lo que más o menos viene a ser comunicaciones mediante línea eléctrica. Es un conjunto de tecnologías que definen las características para establecer conexiones de red mediante el cable eléctrico que todos tenemos en casa.  El propio cable actuaría de conductor de la información y los enchufes de la pared de interfaz conectora entre la red y nuestros equipos informáticos y digitales. Y es que los cables eléctricos están muy mal aprovechados, porque sólo se utilizan para conducir electricidad, y a algún lumbreras se le ocurrió que esto es derrochar infraestructura y medios. ¿Para qué tirar cable de fibra óptica por el mundo cuando el cable eléctrico ya está implantado y llega a hogares a los que, incluso, no llega ni el teléfono?

Esta tecnología no es nueva para nada, ya tiene sus añitos a las espaldas. Sin embargo, es algo que no ha conseguido consolidarse debido a múltiples factores de índole técnica y a otros de mercadotecnia. La tecnología PLC permite la conexión de ordenadores dentro de una red doméstica o laboral y, también, permite el acceso de banda ancha a Internet a través de líneas de energía ordinarias, utilizando los enchufes como punto de conexión mediante un módem PLC especial. El sistema utiliza dos grupos de portadoras, uno por el que el usuario envía su solicitud de información y otro por el que recibe la información solicitada.

En la actualidad, esta tecnología nos ofrece una alternativa a la banda ancha ya que las PLC utilizan una infraestructura ya desplegada, como son los cables eléctricos. Basta un simple enchufe para estar conectado. Además, ofrece una alta velocidad, suministra servicios múltiples con la misma plataforma y permite disponer de conexión permanente. Adicionalmente, al utilizar los cables eléctricos como medio de transmisión, la instalación eléctrica casera se comporta como una red de datos en donde cada enchufe es un potencial punto de conexión a Internet. El ancho de banda típico es de 45 Mbps, aunque actualmente ya se alcanzan velocidades de 135 Mbps y en breve se llegará a 200 Mbps, permitiendo la distribución de datos, voz y vídeo de manera rápida y confiable.

La arquitectura de esta red consta de dos sistemas formados por tres elementos. El primer sistema denominado outdoor o de acceso, cubre el tramo de lo que en telecomunicaciones se conoce última milla, y que para el caso de PLC comprende la red eléctrica que va desde el lado de baja tensión del transformador de distribución hasta el medidor de la energía eléctrica. Este primer sistema es administrado por un equipo de cabecera (primer elemento de la red PLC) que conecta esta red con la red de transporte de telecomunicaciones o backbone. De esta manera, el equipo de cabecera inyecta a la red eléctrica la señal de datos que proviene de la red de transporte.

El segundo sistema se denomina indoor y cubre el tramo que va desde el medidor del usuario (el contador de la luz) hasta todas las tomas de corriente o enchufes ubicados en el interior del hogar. Para ello utiliza como medio de transmisión el cableado eléctrico interno.

Para comunicar los dos sistemas se utiliza un equipo repetidor (segundo elemento de la red PLC) que normalmente se instala en el entorno del medidor de energía eléctrica y que está compuesto por un módem terminal y un equipo de cabecera.

El tercer y último elemento de la red PLC lo constituye el módem terminal o de cliente, que recoge la señal directamente de la red eléctrica a través del enchufe. De esta manera, tanto la energía eléctrica como las señales de datos que permiten la transmisión de información, comparten el mismo medio de transmisión, es decir el conductor eléctrico. Al módem terminal se puede conectar un ordenador, un teléfono IP u otro equipo de comunicaciones que posea una interfaz Ethernet o USB.

El equipo emisor en las conexiones PLC retransmite señales de baja potencia en un rango de frecuencias que va desde 1,6 MHz hasta 35 MHz, es decir en una frecuencia varios miles de veces superior a los 50 Hz en donde opera la energía eléctrica. El hecho de que ambos servicios, los de energía eléctrica y los de transmisión de datos, operen en frecuencias muy distintas y distantes, permite que estos puedan compartir el medio de transmisión sin que uno interfiera sobre el otro. De esta manera, la tecnología PLC utiliza una cualidad propia del conductor eléctrico que hasta la fecha se encontraba sin aprovechar.

¿Cuáles son, entonces, las ventajas que nos ofrecen este tipo de conexiones? Pues la verdad es que son varias. Para empezar, el despliegue de PLC es sencillo y barato, porque utiliza la infraestructura eléctrica ya instalada. Además, proporciona una conexión a Internet continua y permanente y permite crear redes LAN fácilmente y con velocidades superiores a otro tipo de infraestructuras como pueden ser las redes WiFi. También es posible desplegar otros servicios como VoIP, videoconferencia, teletrabajo o VPN gracias al elevado ancho de banda.

Sin embargo, la tecnología PLC aún ha de enfrentarse a una serie de problemas que es necesario resolver. El primer escollo que debe superar es el propio estado de las líneas eléctricas. Si las redes están deterioradas, los cables se encuentran en mal estado o tienen empalmes mal hechos no es posible utilizar esta tecnología. La distancia también puede ser una limitación, la medida óptima de transmisión es de 100 metros por lo que, a mayores distancias, se hace necesario instalar repetidores

Además, el cable eléctrico es una línea metálica recubierta de un aislante. Esto genera a su alrededor unas ondas electromagnéticas que pueden interferir en las frecuencias de otras ondas de radio. Así, existe un problema de radiación, bien por ruido hacía otras señales en la misma banda de frecuencias como de radiación de datos, por lo que será necesario aplicar algoritmos de cifrado.

El mayor problema de PLC son las interferencias, sobre todo en las líneas de alta y media tensión, no tanto en los cables de baja tensión del interior de una vivienda. Este es el principal problema con el que se han topado las empresas eléctricas en todo el mundo y la razón primordial para que compañías como Iberdrola o Endesa abandonaran ya hace años sus tímidos intentos de distribuir una conexión a Internet vía cable eléctrico.

Así y todo, para conformar una red casera o de trabajo, PLC sigue siendo una buena alternativa a WiFi, ya que no necesitamos de una infraestructura adicional de la que ya disponemos los que tenemos luz en casa o en la oficina. Sin embargo, la rápida proliferación de conexiones ADSL y el bajón de precios que han sufrido en los últimos años ha propiciado que los usuarios se decanten más por esta tecnología que por algo que no está muy extendido ni, a pesar de los años, muy estudiado. Además, la masiva adquisición de ordenadores portátiles por parte de los consumidores requiere prácticamente de manera obligatoria de conexiones inalámbricas tipo WiFi en los domicilios y, aunque ambas tecnologías se pueden combinar, resulta más barato y sencillo tirar de router WiFi con conexión ADSL y punto pelota.

¿Llegará la tecnología PLC a desbancar al WiFi? Pues francamente lo dudo. Aunque sí es posible que en un futuro se desarrolle más profundamente y se nos cuele en los hogares de forma masiva. Qué cosas tiene la tésnica y la tesnología, cualquier día nos mandan el Internet ese con el agua corriente o con el gas natural. Al tiempo.

¡Feliz Navidad!

Olentzero

Olentzero

Ayer, unos amigos míos (amigo él y amiga ella, esto es, una pareja) me confesaron que en enero van a comprar un ordenador. Pero, ¿uno nuevo?, pensarán ustedes. No, nuevo no, un ordenador. O sea, el primero.

Sí, ya lo sé. Aunque parezca mentira, hay gente en el mundo que todavía no tiene ordenador y vive feliz. Existen personas privilegiadas que no saben qué es esto de Internet, la informática y todas esas cosas friquis de las que solemos hablar por aquí.

Pues eso. Para los que no tienen ordenata todavía, para los friquis, para los guays que se creen muy guays porque tienen una Xbox 360, para los desarrolladores y para los que no saben qué cojones es un bucle For... Next, para los ciegos a muerte de Linux y para los seguidores listillos y visionarios de Microsoft, para los hackers, para los crackers también, para los programadores de virus y para los mediogenios de Panda que se esfuerzan por neutralizarlos, para los de HP, para los de Lexmark, para los de Microsiervos, para los de ALT1040, para los sudamericanos y para los que no lo son, para los que cogen el ratón con la izquierda, para los que cogen el ratón con la otra, para los que no pueden coger el ratón y para los que ni siquiera pueden teclear y sólo miran, para los que me abrasan a preguntas, para los que me van a abrasar a preguntas pasado mañana, para los técnicos, para los autodidactas, para los ingenieros en telecomunicaciones y para los que saben de informática de verdad, para los que todavía tienen un módem, para los que tiran de ADSL…

En fin, para todos, para todos:

¡FELIZ NAVIDAD!

Y que os den morcilla, pedazo de geeks.

¿Cómo funciona el Teletexto?

Teletexto de TVE

Teletexto de TVE

Si existe un invento que ha revolucionado las comunicaciones en el mundo, desde luego que no es el Teletexto en absoluto. Pero tiene su puntito de glamour y de nostalgia, no me digan.

El Teletexto nace en 1972 en Gran Bretaña. Es un servicio de información en forma de texto que se emite junto con la señal de televisión y que necesita de televisores adecuados para acceder al servicio; la totalidad de los televisores actuales incorporan este sistema. Podríamos decir que es el precursor de la WWW actual, pero a lo cutre (y lento, muy lento).

Recuerdo que antes de implantarse en España en su completitud (sí, este palabro existe, aunque dé un poquito de grima), en La2, a la sazón TVE2, se emitió durante un verano entero, por las mañanas, un programa especial que intentaba acostumbrarnos a esa gran revolución que iba a representar la información multimedia en línea. El espacio en cuestión constaba de pantallazos del Teletexto de la época, uno detrás de otro y con un tiempo de retardo para poder leer, totalmente aleatorios y de diversa condición. Lo mismo veías una página de noticias nacionales que, al momento, aparecía en pantalla el tiempo para mañana por la tarde.

Yo me pasaba horas delante de la tele visionando página tras página mientras se me caía la baba esperando y deseando aquella innovación tecnológica. Quién iba a decir en aquel entonces que, posteriormente, me ciscaría en los muertos del inventor del Teletexto cada vez que quería visualizar la página 347 y el engendro aquel empezaba a contar desde la 348, al paso de una burra coja, hasta que daba toda la vuelta y llegaba a donde yo quería.

El Teletexto se divide niveles del 1 al 5 en función de los caracteres admitidos, la resolución, la profundidad de color y otros factores. En España se utiliza el nivel 1.5, que viene a ser el básico de nivel 1 (llamado Ceefax) pero con 128 caracteres alfanuméricos (32 más que el de nivel 1) que se incluyeron con el objeto de representar eñes, letras tildadas y otros caracteres propios de la lengua.

Su retransmisión en España data de 1988, donde apareció, en principio, como servicio informativo y con la finalidad de prestar ayuda a personas con discapacidad auditiva, ya que se utilizaba para emitir subtítulos sincronizados con los principales programas de Televisión Española.

Para entender cómo funciona el Teletexto hace falta primero entender cómo funciona una retransmisión televisiva. Básicamente, la imagen en la pantalla de un televisor está compuesta de diminutos puntos, algo parecido a los píxeles de un monitor informático, aunque existen sutiles diferencias. Estos puntos (que se pueden apreciar acercándose mucho y quedándose uno pistojo) están agrupados en líneas que se van dibujando en la pantalla de derecha a izquierda (barrido horizontal) y de arriba a abajo (barrido vertical). Dependiendo del sistema o norma del país en concreto (PAL, NTSC, etcétera), las líneas se dibujan a determinada velocidad y con diferentes características.

Para formar la imagen en la pantalla de un televisor, esas líneas se reciben de forma alterna, esto es, primero las impares y luego las pares. A cada grupo de líneas (pares o impares) se le llama campo, y a la suma de los dos campos se le llama cuadro. Por lo tanto, la imagen en la tele está formada por una sucesión de cuadros (como los fotogramas en el cine) divididos en dos campos cada uno, el de las líneas impares y el de las líneas pares. Evidentemente todo este proceso se realiza a una velocidad de refresco (medida en MHz) que hace creer al ojo humano que lo que ve es una imagen en movimiento, cuando en realidad son millones de líneas alternas dibujándose en pantalla a una velocidad de espanto. Cada línea, en cada punto, lleva información de luminosidad, color y sincronismo para que, al final, produzcan la imagen completa en la pantalla.

Ahora viene el quid de la cuestión. Existen unas últimas líneas en pantalla (por la parte de abajo) que nosotros no vemos porque están vacías, no llevan información de imagen, y que hacen la función de una especie de temporizador que permite al mecanismo de dibujo de la imagen del televisor situarse otra vez en la esquina superior izquierda para comenzar a dibujar el siguiente cuadro y permitía, antiguamente, que se estabilizaran los circuitos de válvulas. Es decir, en el tiempo que duraba el dibujo de esas líneas invisibles en pantalla, los circuitos y el haz de electrones se reposicionaban de nuevo para comenzar a dibujar otra imagen.

Esas últimas líneas (entre 4 y 6) se conocen como líneas de recuperación (o vertical blanking interval) y hoy en día no tienen razón de ser debido a las nuevas tecnologías desarrolladas. Es por ello que se utilizan para la transmisión de otras informaciones o servicios como nuestro querido Teletexto. El Teletexto, pues, viene codificado digitalmente en las líneas de recuperación (unos 45 bytes por línea) para los televisores preparados para el servicio; los no preparados simplemente las ignoran.

El Teletexto, además, no es un medio interactivo ni muchísimo menos. Cuando nosotros digitamos una página (número de tres cifras) no se produce ninguna conexión con alguna especie de servidor remoto de Teletexto o algo así; esa instrucción no sale de nuestro televisor. La señal televisiva que transmite el Teletexto va enviando todas las páginas continuamente, es decir, el Teletexto completo. Nosotros sólo le decimos al aparato de televisión que busque tal o cual página entre sus tripas y nos la muestre.

Entonces, ¿por qué demonios tarda tanto en aparecer la página que buscamos? El problema de no poder tener una comunicación interactiva con un “servidor de Teletexto” se solucionó de la manera más elegante posible. La emisora nos envía todas las páginas en rotación (conocido como carrusel de datos), es decir, con cada refresco de pantalla viene una página (100, 101, 102, 103…). Lo que hace el televisor cuando le marcamos un número es guardarlo en memoria y quedarse esperando hasta que el carrusel llegue a dicho número, mostrando la página correspondiente. La rotación del carrusel la podemos observar viendo correr los números durante la búsqueda.

Las páginas más relevantes, como el índice (página 100) y otras, se envían varias veces en el mismo carrusel, por eso es más rápido el acceso a determinadas secciones como la página inicial. Además, algunos televisores modernos disponen de una memoria caché donde almacenan decenas de páginas para posibilitar una localización más veloz.

En cuanto apareció esta tecnología, enseguida los lumbreras del chancullo vieron en él un negocio redondo. ¡Qué visionarios, madre mía! Entonces el Teletexto se empezó a llenar de publicidad, anuncios por palabras y teléfono eróticos y de tarot. Los diseñadores jugaban con pocos recursos para representar en pantalla dibujos de mujeres desnudas y logotipos de empresas anunciantes, pero lograban sorprendernos a veces con algunos diseños más que curiosos y bien terminados.

Otra curiosidad de este medio es el que se dio en llamar Telesoftware. Esta iniciativa proponía el envío de software informático a tavés del Teletexto exclusivamente para microordenadores BBC con adaptador de Teletexto incorporado. Esta maravilla de la ciencia y el pensamiento humano la utilizaron tres personas en el mundo, incluido el creador y su hija, la pequeña, y permaneció en antena casi una semana entera.

Desde que aparecieron los primeros servicios de televisión digital terrestre y televisión vía satélite, los sistemas de información asociados a la señal de televisión evolucionaron hacia la era digital e interactiva. Un claro ejemplo es el EPG de la TDT, una guía electrónica de programas mucho más versátil y veloz que el clásico Teletexto. ¿Quiere esto decir que el Teletexto está condenado a la desaparición? Pues no, precisamente.

La norma “ETSI EN 300 462” supone una mera inserción del Teletexto analógico actual en un stream DVB, no conteniendo nuevas prestaciones ni capacidades. Esto es, el Teletexto tal y como lo conocemos se puede adaptar a la retransmisión TDT y, es más, la mayoría de los canales que emiten en digital disponen de Teletexto. El problema surge en que dicha norma no detalla nuevas funcionalidades para el Teletexto, dejando las puertas abiertas a nuevas tecnologías como el EPG, el MHP, los tickers y demás. Cuando el uso de estas nuevas funcionalidades sea lo suficientemente extendido, entonces sí es posible que el Teletexto se abandone en la cuneta.

Fue bonito mientras duró.

113 de 121«...102030...111112113114115...120...»
eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies