Cuando un televisor de Thomson traía un ‘Pong’ incorporado

'Pong' en un Thomson

‘Pong’ en un Thomson

Sin duda, ‘Pong‘ (Atari, 1972) pertenece al imaginario colectivo de los jugones que venimos del siglo pasado. Si bien no es realmente el primer videojuego de la historia, sí que es el precursor de los juegos electrónicos y digitales como forma lúdica de entretenimiento generalizada y social; la primera maquinita recreativa que se instaló en un bar y que reventó las previsiones de éxito. A partir de ahí todo fue in crescendo.

‘Pong’ ha sido copiado, imitado, honrado, plagiado, remedado y homenajeado hasta la saciedad en sus, ahora, cuarenta y cuatro años de vida. Es probable que haya sido uno de los juegos de la historia más profusamente desarrollado para infinidad de plataformas, desde los microordenadores de 8 bits a las actuales consolas de octava generación, actualizando y remozando sus características. Sin embargo, existe una versión un tanto peculiar, un ‘Pong’ diferente y especial que venía integrado dentro de un televisor de Thomson. Así como lo oyes.

Thomson con 'Pong' (delantera)

Thomson con ‘Pong’ (delantera)

En los años setenta del siglo anterior, el grupo francés de electrodomésticos Thomson alumbra una televisión portátil (todo lo portátil que podía ser en esa época) de unas 12 pulgadas de diagonal, en blanco y negro, con entrada de antena de cable paralelo (no coaxial) y selector de dos bandas de UHF. Además, lo curioso de este aparato es que venía con cuatro juegos tipo ‘Pong’ integrados, algo así como un tenis, un frontón, un juego de entrenamiento y uno de fútbol.

Thomson con 'Pong' (juego)

Thomson con ‘Pong’ (juego)

El caso es que ciertos productores franceses de televisores, después de haber comprado la licencia del circuito integrado del juego a Atari, se dedicaron a incorporarlo en algunos de sus aparatos de TV (entre ellos fabricantes como Thomson o ITT Océanic). Fue un paso adelante que no tuvo mucho éxito, y al final se fabricaron y vendieron muy pocas unidades, algo que los hace ser hoy artículos de coleccionista altamente cotizados.

Thomson con 'Pong' (mandos)

Thomson con ‘Pong’ (mandos)

El aparato incluía un conector en su lateral derecho para enchufar los dos mandos de juego que se adjuntaban. Además, en su parte trasera montaba varios selectores deslizantes y rotatorios para elegir, por ejemplo, el juego que queremos ejecutar, la velocidad, el ángulo de la bola o el tamaño de las paletas.

Thomson con 'Pong' (trasera)

Thomson con ‘Pong’ (trasera)

Hoy día llamará mucho la atención algo que, a los que somos de aquellos momentos, nos resultaba normal y corriente, y es que las serigrafías de todo el artilugio están traducidas al castellano; algo común en los setenta y ochenta. Probablemente, fue un artículo de Thomson que se vendió sólo en Francia y en España —como mucho—.

La verdad es que es un aparato con un alto componente geek y muy, pero que muy, friki. Cualquiera querría tener uno, pero no se venden baratos. Ahora mismo se puede conseguir uno en Wallapop por la friolera de 375 €; casi nada. Sin embargo, con estas cosas hay que estar siempre ojo avizor, pues no han sido ni serán pocos los que lo puedan conseguir por cuatro duros en un momento dado. Un lujazo.

El juego ‘Flappy Bird’ corriendo en un cigarro electrónico

'Flappy Bird' en un eVic-VTC Mini

‘Flappy Bird’ en un eVic-VTC Mini

¡Más difícil todavía!, como dirían en el circo. Si alguna vez has creído que estabas enganchado a un videojuego, seguro que no era algo tan grave como esto.

Un tal Balázs Bank, ingeniero electrónico de la Universidad de Budapest, es tan aficionado al juego ‘Flappy Bird‘ que ha decidido que, en el caso de no tener su smartphone a mano, tiene que poder jugar en su cigarro electrónico. O, realmente, ha sido un desafío intelectual y tecnológico.

Bank ha hecho uso de su eVic-VTC Mini, un famoso vapeador, porque tiene una característica muy especial, y es que es capaz de recibir actualizaciones de su firmware a través de USB, además de poseer una estupenda pantalla OLED. A continuación, podemos ver el vídeo del juego corriendo en el eVic-VTC Mini.

Honestamente, el juego funciona bastante bien, teniendo en cuenta que se está ejecutando en un cigarrillo electrónico.

Balázs Bank ha colgado en Internet este firmware especial para el vapeador de Joyetech, dejándolo disponible para descargar a través de una cuenta en Mega y de una cuenta en Google Drive. Asimismo, aporta una serie de instrucciones para poder instalar este nicotínico y adictivo divertimento. Transcribimos (traducido) seguidamente ese pequeño manual de usuario.

Descargo de responsabilidades: Utilice este firmware bajo su propio riesgo. No se asume ninguna responsabilidad de daño en el dispositivo.

INSTRUCCIONES

Instalar el juego:

1. Descargue y descomprima el archivo correspondiente.
2. Conecte el eVic-VTC Mini al ordenador vía USB.
3. Abra el software oficial de Joyetech llamado UpdateFirmware.exe (también incluido en el fichero comprimido).
4. Haga clic en el botón Update y, a continuación, seleccione el archivo FlappyBird.bin.
5. Disfrute (o no) del “juego”.

Volver a instalar el firmware original:

1. Desconecte el cable USB y la batería del eVic-VTC Mini.
2. Pulse el botón derecho (y mantenga) en el eVic-VTC Mini, conecte el cable USB de nuevo y suelte el botón.
3. Ahora puede instalar el firmware original (también se encuentra en el archivo descargado) con el programa de actualización.

Por favor, dese cuenta de que hice esto en unas pocas horas, por lo que todavía está en fase beta.

Un pequeño paso para tecnología y un gran paso para los fumadores frikis.

Anonize: la herramienta que hace de las encuestas anónimas verdaderamente anónimas

Anonize

Anonize

Al final de un semestre enseñando matemáticas, el profesor y experto en criptografía Rafael Pass entregó una pequeña encuesta de valoración del curso a sus alumnos, invitándoles a que la rellenaran de manera anónima. Al final de la clase, uno de sus alumnos más brillantes se quedó para hacerle una pregunta: “¿Era la encuesta verdaderamente anónima o podría cualquier profesor averiguar la identidad del encuestado?”.

Como criptógrafo, Pass tuvo que confesar que no, que la encuesta no era criptográficamente anónima. Los estudiantes habían de confiar ciegamente en que la universidad no tendría acceso a su identificación.

En Internet, las encuestas anónimas no suelen ser realmente anónimas, según Pass. Para prevenir pucherazos o respuestas de spam, normalmente suelen requerir un identificador único, como una dirección de correo electrónico, por ejemplo. El anonimato de la encuesta depende totalmente del servicio y de quién lo ofrece.

Es por ello que Rafael Pass y su colega de universidad Abhi Shelat diseñaron hace unos meses una alternativa gratuita llamada Anonize (aún en fase beta), una web programada para realizar encuestas total y criptográficamente anónimas. Su sistema promete que los encuestados puedan decir lo que piensan con la seguridad de que es matemáticamente imposible para cualquier persona, incluso para aquellas que tienen acceso a los servidores de Anonize, identificarlos.

Anonize utiliza una serie de artimañas criptográficas para funcionar. Los encuestados descargan la app directamente a su smartphone, ésta genera una clave secreta derivada de la dirección de correo electrónico que nunca va a salir del dispositivo. Cuando un administrador genera una nueva encuesta, el servidor de Anonize crea una clave pública que se deduce de las direcciones de correo electrónico de todos los encuestados. Funciona de manera parecida a PGP.

Pero lo más importante, la serie de datos que las personas introducen como respuestas no ofrece ningún indicio de la dirección de correo electrónico real, puesto que la cadena de respuestas también incorpora la clave pública de la encuesta, que cambia con cada una de ellas para evitar que los creadores de las mismas se hagan con dichos correos electrónicos.

Pass y Shelat ya han hecho que Anonize esté disponible en la web y planean liberar el código en los próximos meses para que otros puedan utilizarlo para sus proyectos propios.

No, Nacho Cano (Mecano) jamás utilizó un Commodore 64 para hacer música

Fairlight CMI

Fairlight CMI

Existe una leyenda urbana, de esas que tanto nos gustan por aquí, que viene a decir que Nacho Cano, uno de los componentes del grupo ochentero Mecano, hacía uso de un Commodore 64 a modo de secuenciador para hacer música de acompañamiento en sus conciertos. Estas fábulas viene alimentadas por imágenes como la siguiente, un fotograma de un vídeo del antiguo programa Tocata en el que se ve al músico interpretando a los teclados el tema ‘Japón’ del conjunto.

Commodore 64 de atrezo

Commodore 64 de atrezo

Efectivamente, lo que se ve en la foto es un Commodore 64, con su unidad externa de casete y todo, ¡guau! ¿Es esta imagen falsa? No, para nada. Lo que ocurre es que en los playbacks que el grupo hacía en los programas de TVE, se exigía que el tinglado que les debían montar para hacer el paripé fuera lo más parecido a lo que ellos llevaban en los conciertos, y a Nacho le encantaba esa estética tecno que tanto se estilaba en los grupos pop de la época. A continuación, el vídeo de la actuación.

Por lo tanto, cabe deducir que el añorable Commodore 64 de la imagen no es más que un ordenador colocado ahí a modo de atrezo por los utileros de la televisión pública. Y es que Nacho, realmente, lo que manejaba en los conciertos en directo era un Fairlight CMI (concretamente uno de serie IIx). El Fairlight CMI fue el primer muestreador digital del mundo, el primer sampler propiamente dicho de la historia, y contaba con avances radicales para su tiempo, como el manejo mediante lápiz óptico y una interfaz de usuario conducida por menús. A continuación, vemos una imagen de un directo real de Mecano con la apariencia del Fairlight debajo.

Fairlight CMI en un directo

Fairlight CMI en un directo

Este equipo, comprado por Mecano en 1984, fue uno de los responsables del sonido pop de los ochenta. Alguno de los artistas de la época que lo utilizaron fueron, por ejemplo, David Bowie, Elvis Costello, Michael Jackson, Mike Oldfield y Stevie Wonder. En el panorama patrio, además de Mecano, gente como Tino Casal, La Trinca o Semen Up, entre otros, llevaron el Fairlight CMI a los escenarios. Veamos, a continuación, el vídeo del tema ‘Japón’ en directo, donde podemos apreciar el despliegue tecnológico de Nacho Cano.

El Commodore 64 tenía trackers por software como casi cualquier microordenador de la época, sin embargo no era un equipo específicamente dedicado para ello. Otros posteriores, como el Atari ST, sí que se utilizaron como secuenciadores por músicos y artistas hasta mediados de los noventa (con software como Pro24 o Cubase), sin embargo, el Atari ST que se puede ver por ahí en algún otro vídeo de Mecano también es de atrezo.

Cuando Nacho dejó de usar el Fairlight CMI, comenzó a secuenciar en un Akai MPC60 y, más adelante, en un ordenador Macintosh, al igual que su hermano José María Cano. En cualquier concierto en directo de la gira de Mecano de 1989 se puede apreciar como José María hace uso del Macintosh, mientras que Nacho seguía usando el MPC60.

Siento mucho haberle hecho la pascua a los retrofrikifans del Commodore 64, pues sé de buena tinta que les encanta esa historia de Mecano y el ordenador de sus amores. Pero las cosas fueron como fueron y no como nos gustaría que hubieran sido.

Juega (mientras puedas) al ‘Legend of Zelda’ en formato vóxel desde tu navegador

'Legend of Zelda' en formato vóxel

‘Legend of Zelda’ en formato vóxel

Dos tipos, conocidos simplemente como Scott y Mike, han recreado el original ‘Legend of Zelda‘ de 8 bits para la NES en formato vóxel, esto es, al estilo píxel 3D gordote y cúbico, generando algo así como un ‘Legend of Zelda‘ dentro de un ‘Minecraft‘. ¡La pera frikilimonera!, y todo ello jugable desde el propio navegador en su sitio web.

Es divertido, sin lugar a dudas, observar estos conocidos y famosos lugares y personajes desde este nuevo extraño punto de vista. Dicho esto, y a pesar de que sus creadores aseguran y matizan que no es más que un “homenaje y un tributo de unos fans generado para la diversión y totalmente gratis”, todos sospechamos que Nintendo se les eche encima, probablemente, con su retahíla de derechos de autor y copyrights para hacer que desistan inmediatamente de su distribución y que cierren la web al momento.

Por lo tanto, aprovechemos a jugar mientras podamos.

'Legend of Zelda' en formato vóxel

‘Legend of Zelda’ en formato vóxel

20 de 118«...10...1819202122...304050...»
eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies