Entradas de la categoría ‘Videojuegos’

Cuando ‘Dragon’s Lair’ revolucionó los salones recreativos

'Dragon's Lair'

‘Dragon’s Lair’

En 1983, cuando veían la luz videojuegos como ‘Manic Miner’ (Matthew Smith) o ‘Mario Bros.’ (Nintendo), llegaba a las salas de arcades un título algo especial, la materialización de una nueva idea, llamada laserdisc, que venía a confirmar la valía de esta nueva tecnología como soporte videojueguil. Aquel moderno entretenimiento se hacía llamar ‘Dragon’s Lair‘.

El laserdisc permitía introducir gráficos, imágenes y sonidos reales en los videojuegos. Era un disco similar a un cedé o a un deuvedé, pero de mayores dimensiones. ‘Dragon’s Lair’ era una aventura interactiva en formato de película en la que el jugador debía controlar los reflejos del personaje protagonista en lugar de sus acciones directamente, como era —y es— la tónica habitual en el mundo de los videojuegos.

'Dragon's Lair'

‘Dragon’s Lair’

Los gráficos del juego fueron diseñados en su totalidad por el animador Donald Bluth, un extrabajador de los estudios Disney que había participado en producciones como ‘La bella durmiente’ (1959) o ‘Pedro y el dragón Elliot’ (1977). El presupuesto alcanzó, en aquella época, el millón de dólares y acarreó un tiempo de desarrollo de siete meses. Aun disponiendo de aquella cantidad de dinero, el montante no llegó para contratar actores de doblaje (a excepción del narrador) para los personajes y, tampoco, para modelos en los que basarlos. Es por ello que fueron los propios programadores los que prestaron sus voces y sus cuerpos para el videojuego. Como curiosidad, comentar que el personaje de la princesa Daphne, a la que Dirk the Daring debe salvar de las garras de un dragón, estaba basado en modelos de la revista Playboy y llevaba la voz de la responsable del departamento de limpieza en aquel momento de Advanced Microcomputer Systems (la empresa desarrolladora).

Daphne de 'Dragon's Lair'

Daphne de ‘Dragon’s Lair’

El sistema de juego, como decíamos, se reducía a contemplar las escenas animadas y, en un momento determinado, tomar una decisión pulsando un botón para superar un peligro o resolver determinada situación. Este sistema, conocido como Quick Time Event (QTE), permite un control limitado del personaje en escenas o secuencias cinemáticas durante el desarrollo de un videojuego. Fallar en estos momentos, ya sea por no tomar la acción correcta en el tiempo, por realizar una acción diferente o por no tomar ninguna acción, hace que la escena tome un rumbo o un final diferente.

‘Dragon’s Lair’ ha envejecido muy mal, pues hoy resulta un juego aburrido y extraño de manejar, pero, para la época, aquel despliegue gráfico y sonoro fue todo un hito en el mundo de los arcades. El éxito del juego provocó numerosas secuelas y juegos relacionados.

‘Dragon’s Lair’ es, actualmente, uno de los tres videojuegos, junto con ‘Pong’ (Atari, 1972) y ‘Pac-Man’ (Namco, 1980), en exhibición permanente en la Smithsonian Institution, en Washington.

Netflix presenta en una NES original su tráiler de ‘Castlevania’ en 8 bits

Netflix, NES y 'Castlevania'

Netflix, NES y ‘Castlevania’

Konami no ha hecho mucho por su saga ‘Castlevania‘ en los últimos años, pero tú yo sabemos que no se puede mantener a Drácula escondido para siempre.

Los responsables de la plataforma Netflix hicieron ver la luz hace pocas horas el tráiler de su próxima serie original de animación ‘Castlevania’, la cual se basa en la saga clásica que vio la luz por primera vez como videojuego en una Nintendo NES. Ahora, y rizando el rizo, su creadores presentan un nuevo avance en formato de ocho bits para esa consola, mediante un cartucho personalizado y programado para este evento.

El vídeo es una inyección de nostalgia friki para todos los seguidores de ‘Castlevania’. Estos tipos sí que saben manejar la escena.

Todo ello está basado en los estudios que vienen haciendo —hace ya más de dos años— los locos científicos del laboratorio de ingeniería de Netflix, que encontraron una forma de transmitir sus vídeos a una consola de videojuegos de hace tres décadas.

Anita Sinclair, la joven dama de las aventuras conversacionales

Anita Sinclair

Anita Sinclair

Dos videojuegos de aventuras eclipsaron a todos los demás en el mundo anglosajón durante el año 1986, uno de ellos fue ‘Leather Goddesses of Phobos‘, un producto de Infocom diseñado por Steve Meretzky, el desarrollador más popular y populista de la compañía, que incluía toques de ciencia ficción, comedia y sexo (¿cómo no podría ser un éxito?). El otro se dio en llamar ‘The Pawn‘, una aventura interactiva conversacional escrita por Rob Steggles, un programador de una incipiente compañía británica, Magnetic Scrolls, que revolucionaría el orbe de las videoaventuras de la mano de su directora ejecutiva: Anita Sinclair.

‘The Pawn’ había aparecido un año antes para el Sinclair QL, un ordenador de Sinclair Research que se convertiría en una de las patas quebradas que llevaría al desplome a la compañía de sir Clive. Sin embargo, un número de circunstancias fortuitas conduciría a ‘The Pawn’ a convertirse en el escaparate gráfico de la siguiente generación de videojuegos de aventuras. La primera y más importante de esas circunstancias fue la pura obstinación de Anita Sinclair, totalmente comparable —según dicen los que la conocían— a la de su querido bull terrier, Murdoch, que se había acostumbrado a aterrorizar a los visitantes de las oficinas de la compañía.

Anita organizó una reunión con Tony Rainbird, un reclutado de British Telecom para formar Firebird Software y, posteriormente, su marca hermana Rainbird Software, distribuidora que terminaría por dar a luz ‘The Pawn’ para múltiples plataformas, como Amiga, Amstrad CPC, Apple II, Atari ST o ZX Spectrum, entre otras. La esperanza de Anita era venderle a Rainbird un par de prototipos de juegos de acción que ella y sus chicos habían pergeñado, pero Tony resultó no sentirse atraído por aquellos videojuegos y sí se encontró enormemente interesado en el género de las aventuras basadas en texto y aquellos sistemas conversacionales con gráficos primigenios.

'The Pawn' para Atari ST

‘The Pawn’ para Atari ST

Las imágenes del momento, que desde hacía mucho tiempo se habían convertido en equipamiento estándar en todas las aventuras británicas más modestas (pero caseras), eran dibujos lineales o gráficos vectoriales, una técnica pionera de Ken Williams, en Estados Unidos, en los días de ‘Mystery House‘ y ‘Wizard and the Princess‘. Según esta técnica, los gráficos no se almacenan como imágenes, sino como una serie de instrucciones para dibujar una imagen. Eran muy fáciles, pues, de comprimir y de distribuir, pero limitaba la ilustraciones a líneas rectas, curvas regulares y sólidos geométricos.

El enfoque alternativo era el basado en los gráficos de mapa de bits, donde el color de cada píxel individual componía la imagen. El tamaño del archivo resultante era mucho mayor, pero Anita confiaba en los nuevos discos del Atari ST que permitían almacenar muchos más datos que los sistemas de ocho bits. Tenían, incluso, a una persona en mente para hacer las fotografías que luego digitalizarían: un joven artista y erudito de la historia del arte llamado Geoff Quilley que tenía la sensibilidad necesaria que Anita quería para los juegos de Magnetic Scrolls.

Anita Sinclair con Boris Schneider

Anita Sinclair con Boris Schneider

Por ello, además de las ilustraciones de alta resolución que acompañaron a muchas de las ubicaciones del juego, otros de los puntos más importantes para la venta del juego fueron el avanzado analizador de texto, la fascinante historia y el envoltorio físico exquisito. ‘The Pawn’ fue todo un éxito.

En 1987, Magnetic Scrolls lanzó dos nuevos juegos: ‘The Guild of Thieves‘, una búsqueda tradicional del tesoro, y ‘Jinxter‘, una fantasía contemporánea escrita por Georgina Sinclair, la hermana de Anita. Ambas videoaventuras fueron aclamadadas por la crítica de manera similar a ‘The Pawn’. Posteriormente, vendrían ‘Corruption‘ (1988), donde Anita y los suyos decidieron experimentar con los límites de la ficción interactiva, construyendo un thriller contemporáneo que exploró la corrupción corporativa y la codicia; ‘Fish!‘ (1988), un juego de aventuras más alegre y surrealista que los anteriores; y ‘Myth‘ (1989) una aventura gráfica basada en la mitología griega que sólo fue distribuida entre los miembros del club de aventuras Official Secrets, club que el propio Tony Rainbird había fundado.

Los tres últimos títulos de la compañía, ya en los años noventa, fueron ‘Wonderland‘ (Virgin Interactive, 1990), que llevaba una novedosa interfaz gráfica y estaba basado en la obra de Lewis Carroll; ‘The Magnetic Scrolls Collection Vol. 1‘ (Virgin Interactive, 1991), una recopilación de versiones mejoradas de ‘The Guild of Thieves’, ‘Corruption’ y ‘Fish!’; y ‘The Legacy: Realm of Terror‘ (MicroProse, 1993), un juegos de rol en 3D para PC.

Anita Sinclair y Peta Austin en el CES de 1986

Anita Sinclair y Peta Austin en el CES de 1986

La juventud y belleza de Anita Sinclair, unido a que era la única mujer (o una de las pocas) en el mundo del software en aquel entonces, provocó más de una situación que aunaba la grosería machista con la vulgaridad de índole sexual. Alguna publicación británica llegó a admitir con franqueza que “aprovecharía cualquier excusa para imprimir una foto de Anita”. El redactor Keith Campbell de la revista Amtix, en su número de febrero de 1987, comenzaba así su reseña sobre ‘The Pawn’: “La encantadora Anita Sinclair se acercó a Ludlow especialmente para enseñarme ‘The Pawn’ en el Joyce. Bien, quedé realmente impresionado… ¡y el juego era bueno también!”. Posteriormente, este individuo compartió mucho más de lo que alguien realmente necesita saber acerca de sus fantasías privadas, pues afirmó que había puesto en su lista de las cosas de fin de año que le gustaría ver en 1987 a “Anita Sinclair con un bikini de bronce”.

Artículo de la revista Amtix

Artículo de la revista Amtix

La revista Sinclair User fue la que desarrolló la obsesión más sostenida con todo lo que girara alrededor de Anita. En el anuncio de un concurso, los organizadores aseguraban que desearían regalar al ganador “una fantástica compañera, hermosa e inteligente, pero, por desgracia, Anita Sinclair está comprometida”. También, en un número de fin de año, los lectores del Sinclair User debían elegir, en una encuesta, a su “programador más atractivo”, una categoría que, misteriosamente, no había existido el año anterior. Este número levantó los ánimos entre los defensores y los detractores de Anita, lo que no hacía más que seguir convirtiéndola en un objeto sexual, exclusivamente. Un lector reaccionó con particular crudeza escribiendo en una carta —que se publicó— que “Anita Sinclair es tan atractiva como el culo de un cerdo”.

Anita Sinclair con Clive Sinclair (no, no son parientes)

Anita Sinclair con Clive Sinclair (no, no son parientes)

Todo un despropósito que, por desgracia, era muy común en aquella época, y más en estos mundos eminentemente masculinos. Anita Sinclair nunca hizo caso a aquellas provocaciones y obvió el tema con mucha elegancia y sin despeinarse.

El sitio web The Magnetic Scrolls Memorial alberga una ingente cantidad de información sobre la empresa de Anita Sinclair, así como sobre todos sus juegos. Como complemento, disponemos de la posibilidad de jugar en línea a todos ellos. Un gran tributo a Anita y a Magnetic Scrolls.

El videojuego ‘Vixen’: cuando un bikini generó controversia

'Vixen'

‘Vixen’

Era agosto de 1988, calor en las calles de Londres. La distribuidora británica de videojuegos Martech Games apuraba los últimos detalles del lanzamiento de su último título, ‘Vixen‘, un juego de plataformas desarrollado por Intelligent Design y del que aparecerían copias para Commodore 64, Amiga, Atari ST, Amstrad CPC, ZX Spectrum y PC. Nadie presentía lo que iba a suceder.

En la portada una jaca del momento, la modelo y bailarina británica Corinne Russell vestida de Vixen, el último ser humano en el planeta Granath (ahora gobernado por una raza hostil de dinosaurios), con el traje típico del fin de la raza: bikini de piel de algún gran felino, calentadores de piernas a juego, bisutería de hueso precámbrico, tacón alto (muy cómodo para la ocasión) y látigo en mano para aniquilar enemigos y recoger gemas a lo largo de trama.

La polémica estaba servida, y no tanto porque la imagen fuera poco puritana o demasiado atrevida —estamos hablando de finales de los ochenta—, como por la procedencia de la muchacha. La joven, que contaba entonces veinticinco estupendas primaveras, había aparecido seis años atrás (en agosto de 1982, con 19 años) como una page three girl del tabloide británico The Sun. Las “chicas de la página tres” fue un formato surgido en The Sun en el año 1970 y que consistía, básicamente, en una fotografía en topless o semidesnuda de una modelo femenina que se publicaba en la tercera página del diario.

'Vixen'

‘Vixen’

Corinne Russell se había convertido en una de las favoritas chicas del destape de los lectores del periódico. Su cuerpo de infarto y su cara de ángel caído del cielo la habían encumbrado hacia la estratosfera del fetiche del desnudo femenino de todos los tiempos en aquella publicación. Pero no sólo eso, y es que también se pudieron ver sus curvas en la revista pornográfica estadounidense Oui (enero de 1984), en la revista norteamericana del mismo género High Society (octubre de 1986) y en la misma publicación en mayo de 1988.

Corinne Russell en 'The Sun'

Corinne Russell en ‘The Sun’

Aquel doble rasero de la sociedad británica de finales de los ochenta no podía permitir que una mujer de moral tan distraída como Russell —que llegaría a ser portada hasta de la revista Playboy italiana en enero de 1990— fuera imagen de un videojuego, algo que, por aquel entonces, estaba totalmente identificado con un divertimento infantil y adolescente.

Las continuas apariciones en publicaciones para adultos no encajaban con el prototipo que se esperaba de una fotografía que consumiría el público menor de edad, aunque estuviera perfectamente vestida para el fin del mundo con su bañador de dos piezas. Y es que ya había pasado algo similar, aunque no tan potente, un año antes con la aparición de la modelo Maria Whittaker en la portada del videojuego ‘Barbarian: The Ultimate Warrior‘ de Palace Software.

Este caso era mucho más flagrante, y las distintas asociaciones de padres y usuarios se le echaron al cuello a Martech Games. La gran cadena de almacenes Boots se negó a distribuir el videojuego hasta que la cubierta no fuera sustituida por otra menos provocativa, cosa que sucedió: Martech cambió la portada, debido a esas presiones externas, por otra “más decente”.

Sin embargo el globo de la polémica explotó las expectativas de ventas del juego. Y no sólo del juego, porque la revista Your Sinclair, en su número de mayo de 1988, trajo una portada a todo color de Corinne Russell con el traje de la heroína Vixen, pero en una postura todavía más provocativa que la del estuche del videojuego y, además y como el propio videojuego traía, incluía un póster central de la moza matadinosaurios. Aquel número de Your Sinclair se convirtió en el segundo más vendido jamás publicado, con 80.368 ejemplares.

Corinne Russell en 'Your Sinclair'

Corinne Russell en ‘Your Sinclair’

Se cambiaron las tornas, y el juego se convirtió en un exitazo en Gran Bretaña y fuera de allí. En España (donde lo distribuyó ERBE), la revista MicroHobby alabó sus gráficos y, sobre todo, sus movimientos, ya que estos se habían diseñado mediante primitivas técnicas de rotoscopia o captura de movimiento. Hasta la prestigiosa revista inglesa Crash de ZX Spectrum publicó un artículo avergonzándose de la censura a la que había sido sometido el videojuego por culpa de su portada y a la persecución absurda y a la reprobación de un cuerpo femenino en bikini, tanto por supuestamente indecente como por sexista, cuando en aquel momento era moneda de cambio en la publicidad generalista.

Un absurdo que ocasionó el efecto contrario al que quería provocar; y eso que todavía no existía Internet a nivel domestico.

'Vixen' para Commodore 64

‘Vixen’ para Commodore 64

La formidable atención de Rockstar por el detalle extremo en ‘Grand Theft Auto V’

Google Earth frente a 'GTA V'

Google Earth frente a ‘GTA V’

Un nuevo vídeo en YouTube compara algunas de las localizaciones en el mapeado del videojuego ‘Grand Theft Auto V‘ con la realidad, haciendo uso de Google Earth; los resultados revelan un entorno de juego tan cercano a la realidad que asusta. Y es que los juegos de esta saga de Rockstar a menudo se conocen como “simuladores de crimen de mundo abierto”, pero se podría llamar, perfectamente, “simuladores de turismo virtual“.

Siempre hemos sabido de buena tinta que Rockstar se esfuerza de manera formidable por la autenticidad y la atención al detalle en sus reconstrucciones de la realidad. De hecho, esto es algo que se remonta a los juegos de la era de PlayStation 2 con, por ejemplo, ‘Grand Theft Auto: San Andreas‘. Recordemos aquella historia en la que el mapa del juego ayudo al músico y actor Lin-Manuel Miranda a encontrar la salida de Los Ángeles. “Si has jugado a ‘Grand Theft Auto: San Andreas’, ya tienes un mapa mental de Los Angeles, no tienes por qué haber estado aquí”, declaró Miranda.

¡Una auténtica pasada!

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies