Las descargas directas, esas grandes olvidadas

Rapidshare

Rapidshare

Hace unas semanas, con referencia al post en este blog sobre las calidades de las películas descargadas, me apuntaba por mail un lector que únicamente hacía referencia a software P2P a la hora de comentar las formas en las que se pueden descargar contenidos. Efectivamente, craso error.

Y es que las descargas directas son las grandes olvidadas en este mundo del intercambio. La posibilidad de descargar una película de forma directa desde una página web no se nos suele pasar por la cabeza como primera opción, al menos a la gran mayoría, y tendemos a tirar de la mulita o programa similar. Esto no debería ser así, porque nos estamos perdiendo un mundo de posibilidades en el que las tasas de transferencia y la continuidad de la descarga hacen de él sus mejores bazas.

Pero es que encima, y para más inri, existe una tercera posibilidad amén de los programas P2P y las descargas directas, que son las visualizaciones online de contenidos. Disponemos de la opción de visualizar la última peli de terror que más nos mola sin necesidad de descargar un sólo byte (esta aseveración sería formalmente incorrecta para un ingeniero en telecomunicaciones pijo), disfrutando del cine en línea en nuestro ordenador.

Los servicios más conocidos que ofrecen películas para descargar de manera directa son Megaupload y Rapidshare. Sí, ya sé que hay muchos más, pero me centraré en estos por ser los más utilizados según mi criterio. En realidad, estas webs son meros discos duros virtuales que nos ofrecen un montón de espacio para subir nuestros archivos. Son proveedores de almacenamiento gratuito en línea. Que queremos hacer unas copias de seguridad de nuestras últimas fotos de manera remota para tener un respaldo más por si acaso, pues las subimos a estos alojamientos. Con el añadido de que, una vez subidas las fotos en un archivo comprimido por ejemplo, podemos enviar el enlace de la descarga a nuestros familiares para compartir esas fotos con ellos, cosa que habría sido de todo punto imposible por otras vías, como el correo electrónico, debido al tamaño del fichero.

Pues bien, estos servicios han terminado por convertirse en repositorios de películas, música y diverso material que se puede encontrar también en las redes peer to peer. Sin embargo las virtudes que nos ofrecen las descargas directas pueden hacernos cambiar de método de acceso a la cultura en un pis pas. Las principales ventajas son la velocidad y la continuidad de la descarga, ya que hay que tener en cuenta que no es más que bajar un archivo de una página web. Las tasas de transferencia que ofrecen estos alojamientos son bastante altas y, por supuesto, es un archivo que comienza a bajar de inmediato y no se detiene hasta que termina, al contrario de lo que ocurre con programas como eMule o Azureus.

La ingente cantidad de material que se puede encontrar en estos sitios ha dado lugar a la aparición de webs alternativas que se dedican a recoger, ordenar y clasificar los contenidos para que le sea más sencillo al usuario encontrar lo que busca. Ejemplos muy interesantes de estos sitios web son Películas Yonkis, PelículaOn o conDescargaDirecta, donde puedes acceder y simplemente buscar lo que necesitas para dar con los enlaces (generalmente alojados en los comentados Megaupload y Rapidshare) que te llevan a la descarga directa. En algunos sitios será necesario registrarse (en conDescargaDirecta, por ejemplo), pero la mayoría te brindarán los enlaces sin más, incluso con diversas posibilidades para elegir.

Además, en estas páginas dispones casi siempre también de accesos a la visualización online de la película, con enlaces que generalmente apuntan a Megavideo, que es el sitio hermano de Megaupload, dedicado exclusivamente al alojamiento de vídeos y películas para visionar en línea. Todo un abanico de posibilidades para hacer de la experiencia del cine algo más cercano y accesible.

Pero siempre tiene que haber un pero. No todo es tan bonito como lo pintan, es un poquito más feo, aunque no mucho. El inconveniente de webs como Megaupload, Megavideo o RapidSearch es que todas ellas disponen de accesos gratuitos y de cuentas premium de pago. Si no quieres pagar un céntimo podrás bajar películas, pero a menos velocidad que si pagas. También tendrás que esperar unos cuantos segundos antes de comenzar la descarga, no podrás descargar más de un fichero a la vez, tendrás un límite diario de bajada, soportarás publicidad y otras peguillas. Además, en la visualización online tendrás también un límite diario de minutos que, una vez se haya cumplido, no te permitirá visionar un segundo más de ninguna película alojada hasta el día siguiente.

Escollos todos estos que, si bien pudieran parecer importantes, a veces no lo son tanto. Si queremos bajar cuarenta películas al día, a todo meter y todas a la vez, pues no podremos. Pero una, dos o tres, de una en una y a velocidad aceptable, sí. Los segundos que hay que esperar son pocos y la publicidad no la miramos y ya está.

De todas maneras, una cuenta de pago de un mes de duración en Megaupload o en Megavideo cuesta hoy 9,99 €, y una en Rapidshare 6,99 €. No me parecen precios excesivos (sin tener en cuenta los buenos descuentos que hay por contratar más meses) para darse de alta durante un mes y descargar a saco toda la filmografía de Jorge Sanz.

Por supuesto la moda de las descargas directas no afecta únicamente al cine enlatado, sino también a la música, los videojuegos, las series de televisión, etcétera. Series podrás descargar desde las mismas webs comentadas, música desde sitios como Mp3Release o Nuncamas.org y videojuegos desde Gratis Juegos o Juegos Completos. Pregunta al tito Google porque encontrarás también descargas directas para software, libros, manuales y todo aquello que te imagines y se pueda descargar.

Y, por si te interesa, existe software gratuito para gestionar las descargas directas de estos sitios. Hay varias opciones, pero yo te recomiendo Cryptload, un programita que lo puedes poner en castellano y es muy fácil de manejar. Sólo hay que agregarle las direcciones de los archivos que queramos y él hará una lista de descarga que irá automáticamente gestionando, esperando los segundos de rigor, descargando y esperando las horas necesarias si se sobrepasa el límite de transferencia.

También existen servicios web y plugins para navegadores que eliminan las trabas de Megaupload y Rapidsearch, pero eso lo buscas tú que yo no te lo voy a contar. ¡Ea! Tampoco cuesta tanto aceptar las normas de un servicio que de por sí ya es gratuito.

Frases con historia (III)

Pienso que hay mercado en el mundo como para unos cinco ordenadores.

Thomas J. Watson, Presidente de la junta directiva de IBM. 1948.

Hacking urbano

Máquina expendedora

Máquina expendedora

Al margen de lo que es el mundo del hacking informático, se viene desarrollando hace ya mucho tiempo una especie de variante más lúdica (y no por ello menos ilegal) que se refiere a la explotación de trucos que poseen determinados aparatos electrónicos. Y cuando me refiero a estos aparatos no pretendo hablar de videoconsolas o maquinitas similares, sino de elementos más callejeros como pueden ser una máquina de Coca-Cola, un ascensor o un surtidor de gasolina.

¿Se puede hackear un ascensor? Pozí. ¿Y con qué fin? Poyaloverás.

Todo tramánculo que disponga de circuitos electrónicos es fácilmente hackeable, y no porque se puedan explotar bugs o fallos en la programación del mismo, que también, sino porque las técnicas que se utilizan muchas veces se refieren a trucos o accesos directos que utilizan los fabricantes para testear o comprobar la máquina o para recibir determinada información de la misma. Por ejemplo, las máquinas de vending, que podemos encontrar hoy día casi en cualquier esquina (refrescos, sándwiches, café, chucherías varias, etcétera), tienen una serie de “comandos ocultos” que sólo conocen los empleados que las manejan y que permiten visualizar en sus diminutas pantallas de leds información tal como el número de unidades vendidas, los errores generados o el dinero recaudado. Estas técnicas se van poco a poco difundiendo y al final los diseñadores tienen que cambiar la máquina y hacerla menos accesible al gran público.

Pero como el movimiento se demuestra andando, vamos a ver algunos ejemplos prácticos en formato videotubo que ponen de manifiesto lo tonta que es la supuestamente alta tecnología y lo listo que puede llegar a ser el ser humano. También es posible que alguno de los siguientes vídeos sean montajes, pero se ha intentado seleccionar los más representativos y los que más credibilidad pueden proporcionar.

DISCLAIMER: Algunas de las siguientes situaciones que visualizaremos representan acciones claramente delictivas. Hombre, robar una Pepsi de un máquina puede hacer un montonazo de gracia, pero es robar y punto pelota. teknoPLOF! no se hace responsable de los comentarios ni de las actuaciones aparecidas en los vídeos, sólo hace de mero intermediario entre la información que está ahí y sus lectores.

EJEMPLO 1. El ascensor. El truco consiste en llegar de un piso a otro sin que el aparato pare en ninguna otra altura intermedia aunque alguien haya pulsado el botón desde fuera. Se realiza pulsando (y manteniendo) el botón de cerrado de puertas y el piso en cuestión. Existen otras variantes como la de pulsar el botón de cerrado de puertas y el piso al que vas durante unos segundos y luego soltar. En el ascensor de mi casa no hay botón de cerrado de puertas, sólo de apertura, pero vive Dios que me haría tanta falta como el comer, que parece que todo Dios sale de casa cuando yo le doy al botón de llamada.

 

EJEMPLO 2. La máquina de refrescos. Este me encanta porque actúa sobre las nuevas máquinas de refrescos que están empezándose a ver cada vez más, esas que tiene una especie de montacargas interno que sube a por la lata (o botella) y la trae hasta el agujero de salida. Consiste en (como apreciarás en el vídeo) introducir la mano para evitar que el refresco salga de la máquina. Después de un par de intentos la máquina detecta algún fallo al no poder expender la botella y te devuelve el dinero. La segunda vez dejas caer las dos botellas. Conclusión: dos Coca-Colas al precio de una.

http://www.youtube.com/watch?v=Ql8wDngyDvw

EJEMPLO 3. Las monedas de una máquina de Coca-Cola. Esto ya es un robo prácticamente a mano armada. Dudo mucho que funcione o siga funcionando, pero todavía quedan máquinas de estas (un poco antiguas) por muchos rincones. El truco se basa en la pulsación de un código de botones (4 – 3 – 2 – 1 – 1 – 2 – 3 – 1 – 1) para terminar pulsando el retorno de moneda (manteniéndolo). Nótese cómo al principio se pulsa el mismo botón de retorno de moneda para comprobar que no hay dinero introducido.

http://www.youtube.com/watch?v=zejYW6hKsE0

EJEMPLO 4. El surtidor de gasolina. Este truco parece servir para obtener gasolina gratis en un surtidor de esos que tienen que activarte remotamente para poder repostar. Se basa en una combinación de bombeos cortos y largos (3 cortos – 2 largos – 1 corto – 2 largos – 3 cortos) con el gatillo de la manguera. ¡Y a echar!

 http://www.youtube.com/watch?v=YK3VhyRVkN4

EJEMPLO 5. La máquina de chicles. Sí, sí, la de toda la vida de meter la moneda y girar la manivela. Ahora también se lleva mucho este sistema en otro tipo de máquinas que expenden bolas para niños con un regalito mierdoso en su interior que no vale lo que cuesta y que hace que el niño acabe jugando más con la bola del envoltorio que con el contenido. El hack consiste en utilizar una moneda de inferior tamaño (y valor, por supuesto) para, forrándola con papel, engañar a la máquina haciendo que piense que el tamaño y grosor son los correctos. Todo un éxito de un cerebro adolescente. Si es que no tendrán otra cosa en que pensar, jesusmariayjosé.

 http://www.youtube.com/watch?v=6Nupr0Rq4H4

EJEMPLO 6. La máquina de chucherías. ¡Patatas gratis! Un truco parecido al ya comentado de la máquina de refrescos. Básicamente consiste en engañar a la máquina expendedora, haciendo que crea que no ha caído el snack en cuestión, al cerrar el portón inferior en el momento preciso para, posteriormente, presionar el botón de retorno de moneda y obtener el dinero y las golosinas por la cara; sin desembolsar un mísero euro, vaya.

 http://www.youtube.com/watch?v=Xs-1Jea46mU

En fin, en el tubo podréis encontrar multitud de ejemplos más de cómo hackear prácticamente todo, desde semáforos a cerraduras de coche, pasando por todo tipo de máquinas y maquinitas electrónicas. Esto sólo ha sido un somero ejemplo de algunas técnicas más o menos elaboradas que nunca hay que poner en práctica por ser claramente delictivas. Digo, ¿no?

Y si la electrónica falla, siempre quedan las técnicas de baja tecnología como la que utiliza el elemento subversivo del siguiente vídeo. Eso sí, hay que tener el brazo largo y muy delgado.

 

Lo más importante es ir siempre con mucho cuidado, y no vayáis a enseñarle estos vídeos a vuestra hija o sobrinita, no le vaya a pasar esto:

 

Angelitos… Lo que no se les ocurra.

 

teknoPLOF! se muda

Estamos de mudanza

Estamos de mudanza

teknoPLOF! está de mudanza. Nos hemos trasladado a este bonito .com, así que vete actualizando tus favoritos, tus feeds RSS y todo lo que tengas que actualizar, porque el blog antiguo dejará de funcionar en unos días.

Espero que te encuentres a gusto en este nuevo entorno y que sigas disfrutando de los post como lo hacías hasta ahora. Es probable que veas cambios o cosas raras mientras dure la fase BETA del blog, sé paciente y entiende el trabajo que le cuesta a este pobre bloguer el hecho de cambiar de un sitio a otro.

Se han migrado todas las entradas y todos los comentarios, por lo que encontrarás aquí todo lo que había allí, sin faltar una miajita.

Un saludo a todos y a todas, y gracias por vuestra fidelidad.

Reseña web: Aseguring

Aseguring

Aseguring

Un buena idea, un diseño impecable y un funcionamiento perfecto pueden convertir una web de un día para otro en un bombazo internetero de calibre desmesurado. Y es eso precisamente lo que ocurrirá con Aseguring, un sitio web de esos que dices “¿por qué demonios no se me habrá ocurrido a mí?”. Pues lo siento, ya se te han adelantado.

Aseguring es un comparador de seguros en principio preparado para turismos y motocicletas, pero que en breve ampliará su cobertura a seguros del hogar. Trabaja con un montón de aseguradoras y, como comparador que es, se dedica precisamente a eso, a comparar. En no más de 3 minutos se puede obtener una comparativa de precios de las compañías más representativas del sector.

Esta herramienta ahorra un tiempo (y dinero) increíble a todo aquel que, antes de contratar un seguro, desea obtener un presupuesto detallado de todas y cada una de las compañías, permitiendo compararlos entre sí. ¿Y cuánto me van a cobrar por el servicio? ¡Uf!, una pasta: nada. Sí, sí, nada. Es un servicio totalmente gratuito y completamente imparcial e independiente, porque no depende de ninguna aseguradora.

Además Aseguring incluye una evaluación de las principales coberturas de todas las pólizas y las clasifica mediante un completo sistema de valoración que muestra la calidad de las prestaciones, de forma que se dispone de una información más que valiosa a la hora de contratar un seguro. Otra ventaja añadida es la opción de seleccionar los productos que resultan más interesantes y comparar sus coberturas en una misma pantalla.

Resultados

Resultados

Sin olvidarnos del simpático consejero, un personaje que aconseja qué producto contratar dependiendo del perfil del contratante y del vehículo que se desea asegurar.

El manejo es ultrasencillo. Basta con seguir los distintos pasos, de una manera muy intuitiva y por medio casi exclusivo de clics de ratón, introduciendo los datos del coche o moto, los datos del conductor y los de tu seguro actual (ninguno de estos datos es personal o sensible, sólo los necesarios para completar la contratación de un seguro). Automáticamente la herramienta te muestra las distintas modalidades de seguro que puedes contratar, ofreciéndote una de ellas como opción recomendada por Aseguring.

El paso siguiente es la conexión con las aseguradoras para recabar datos y calcular precios. El proceso ha terminado y ya sólo queda ver las tarifas, las valoraciones y, si se desea, las coberturas particulares de cada compañía para el seguro elegido o una comparativa de coberturas entre dos o más compañías. Aquí también se nos ofrece la posibilidad de contratar el seguro, vía web o por teléfono, contactando con la aseguradora en cuestión. Lo mejor de todo es que te proporcionan un número de referencia para que, si deseas contratar el seguro, no tengas que proporcionar de nuevo todos los datos introducidos. Simplemente genial.

Aseguring

Comparar seguros

La recomendación de teknoPLOF! es que inviertas unos minutos en probar el comparador para analizar las ofertas del mercado y compararlas con tu seguro actual, tanto a nivel de precios como a nivel de coberturas. Basándote en eso podrás determinar tu potencial de ahorro anual (ahorrando 150 euros al año durante la vida media de un vehículo de 8 años supondría un ahorro total de ¡1.200 euros!) y ponerte en contacto fácilmente con la aseguradora que más te interese.

En fin, herramientas como Aseguring son las que dan poder e información útil al consumidor. Olvídate de las interminables horas al teléfono solicitando presupuestos, o del tiempo de navegación que pierdes de web en web de cada compañía rellenando formularios. ¡Lo puedes hacer en tres minutos desde www.aseguring.com!

Además mola rellenar todo como si fueras un kamikaze de la carretera (tengo un Audi, dieciocho años, cientos de partes a mi compañía, uso el coche a diario y hago miles de kilómetros, además lo van a conducir otros seis amigos míos, etcétera) y ver como te sale un cartelito que te dice que ninguna compañía tiene los suficientes arrestos para asegurar a un capullo como tú.

112 de 118«...102030...110111112113114...»
eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies