Nadie (o casi nadie) quiere ya a los dinosaurios de La Rioja

Reproducción de icnita

Reproducción de icnita

A veces intentamos buscar parques jurásicos en las entrañas de celuloides jolivudienses, cráneos de tiranosaurios rex en la estadounidense Montana o nuevas especies de antiguos y terribles lagartos en Rusia, nada más y nada menos. Sin embargo, ¿alguien sabe que uno de los territorios paleontológicos más importantes del mundo es La Rioja (España)? ¿Por qué?, pues por su número de fósiles y, sobre todo, por la ingente cantidad de yacimientos de icnitas (huellas fosilizadas) de dinosaurio.

Repartidas en 21 municipios de La Rioja, se han contabilizado casi 10.000 huellas fosilizadas de dinosaurio desde 1971, aunque se sospecha que pueden existir varios cientos de miles más.

Icnita real

Icnita real

Pero no sólo eso, porque además existen lugares tan mágicos como el yacimiento La era del peladillo en Igea, con 1.766 huellas (primero de Europa y tercero del mundo en cuanto a número de icnitas); o como el yacimiento Virgen del Campo en Enciso, donde se aprecian los arañazos dejados por un terópodo no volador rozando el fondo de la laguna mientras nadaba; o como la conífera fósil de 10 metros de longitud del municipio de Igea que data del Cretácico Inferior, hace 120 millones de años. Entre otros muchos.

Conífera fósil

Conífera fósil

Hace ya veinte años que el Gobierno de La Rioja comenzó a explotar esta veta de forma turística y científica, creando centros de interpretación y aulas paleontológicas y, posteriormente, señalización, representaciones enormes de dinosaurios para los más pequeños, paneles de información, protecciones de huellas con cubiertas, etcétera. Pero ya advertía Félix Pérez-Lorente en el año 2012 de que si no se tomaban medidas, esto terminaría por desaparecer.

Félix Pérez-Lorente

Félix Pérez-Lorente

Félix Pérez-Lorente es un antiguo profesor de la Universidad de La Rioja con cientos de artículos escritos en revistas, una treintena de libros, tesis y otros trabajos. Durante años, y ya como docente jubilado, se dedicó a dirigir en verano campos de trabajo con alumnos de todo el mundo que se dedicaban a restaurar las icnitas y las zonas de acceso a los yacimientos; alumnos que aprendían más en unos días que durante meses de carrera.

Pero aquello terminó, y encima llegó El Barranco Perdido, una suerte de miniparque temático para niños ambientado en el mundo de los dinosaurios que, realmente, no es otra cosa que las piscinas más caras de La Rioja. Sin más. Además de los servicios típicos de estos macrocentros (exigua tiendita, zona multiaventura, talleres, museo, etcétera), te ofrecen una ruta motorizada a un único yacimiento (al que se puede llegar andando, por cierto), que precisamente no es el más interesante de todos.

Icnita real

Icnita real

A los padres les encantan estos sitios, por lo que El Barranco Perdido es el destino turístico por excelencia de la zona, haciendo que la gente se pierda una de las mejores colecciones de yacimientos de icnitas de Europa y del mundo. Pero lo grave del asunto, es que desde que Pérez-Lorente dejó de organizar los campos de trabajo, todos los yacimientos están en pésimo estado, con maleza que se come los caminos, accesos imposibles, paneles de información destrozados, réplicas de dinosaurios despedazadas y muy mala conservación de huellas. Y ni al Gobierno de La Rioja ni a la Universidad de La Rioja ni a nadie parece importarle un comino.

Icnita real (arañazos)

Icnita real (arañazos)

Sin embargo, lo más inquietante, es que los yacimientos están tan poco publicitados y tan nulamente señalizados, que si tienes la suerte de dar con uno, no hay absolutamente nadie, y eso es escalofriante y a veces, en lo alto de un monte, da un poco de miedo. Mucha penita. La única forma de localizar estos estupendos yacimientos es hacerse con el conocimiento, la sabiduría y la pasión de algún lugareño que te indique el camino y te explique con pelos señales lo que vas a ver en cada lugar. Y los hay, lo puedo asegurar; sólo hay que indagar.

Reproducción de dinosaurio

Reproducción de dinosaurio

Esperemos que esta situación cambie y que los responsables de todo ello se dediquen a arreglar, acondicionar, sanear y mantener los yacimientos de Ajamil de Cameros, Cabezón de Cameros, Hornillos de Cameros, Laguna de Cameros, Muro en Cameros, Robres del Castillo, Santa Engracia de Jubera, Terroba, Soto en Cameros, Aldeanueva de Cameros, Arnedillo, Enciso, Munilla, Préjano, Aguilar del Río Alhama, Cornago, Igea, Jalón de Cameros, Navajún, San Román de Cameros y Muro de Aguas. Y a ver si conseguimos no dejarnos llevar tanto por los coloridos logotipos de los centros temáticos prefabricados e indagar más en la idiosincrasia, en los rasgos, en la particularidad y en la singularidad de los pueblos y las zonas de nuestro entorno.

Icnitas reales

Icnitas reales

Podcast ReadySetClick! T3x04 (fin de temporada)

RSClick! podcast 3x04

RSClick! podcast 3×04

Para que lo disfrutes en la playa, en la piscina, en el chiringuito o cuando salgas de running (a correr, vaya), aquí te traemos el último podcast de esta temporada de ReadySetClick!. Siempre contigo, haciéndote más llevadero el veranito. !Corre a escucharlo, insensato! Venimos cargaditos de tecnología fina veraniega.

Grandes temas, compañeros y compañeras digitales; en ‘La tektulia’ hablamos de la RetroEuskal 2016, de visión artificial y drones (a cargo de la Universidad Carlos III de Madrid), de la muerte del VHS y de los chips FM en los smartphones, o más concretamente de su ausencia o falta de funcionalidad. Hablamos también de Pokémon GO (¡cómo no!), y no muy bien, y hasta de Leticia Sabater y su ‘Salchipapa’, extendiéndonos hacia los distintos memes interneteros y divagando acerca de ello.

Ya inmersos en el ‘RetroClick!’, de la mano de teknoPLOF!, os costamos el origen, la historia y algunas curiosidades del pinball: de dónde viene, cómo se inventó, qué máquinas fueron sus precursoras, por qué se ilegalizó…

Y, como colofón final por todo lo alto, en ‘Lo que me sale del cátodo’ nos acercamos al universo de Steven Spielberg desde la perspectiva de la tecnología aplicada en sus películas, concretamente en las más representativas de sus películas en relación a dicho aspecto.

Todo esto, aderezado con una dosis de humor marca de la casa, hacen de nuestro último podcast el mejor refresco para estas tardes calurosas de verano. ¡Viva el campurrial! 😉 😉

Tomad asiento, pues aquí empieza Ready, Set, Click! ¡Vamos allá!

Ya sabéis que podéis seguirnos en nuestra web rsclick.com, en Twitter a través de @rsclick_es y en Facebook vía facebook.com/rsclick

El viejo archivero

El viejo archivero

El viejo archivero

La chimenea chisporroteaba alegremente esparciendo su calor por el amplio salón donde reposa el viejo archivero. A sus pies, en la suave y tibia alfombra, duermen sus nomos abrazados al cálido Cheshire y a la dulce Quimera. Así comenzaba el prólogo dentro de una de las páginas que incluía la revista MicroHobby dedicada a la resolución de dudas sobre las aventuras gráficas de la época, así comenzaba, pues, uno de tantos discursos del célebre viejo archivero.

La historia editorial de MicroHobby y la vida de Andrés Samudio se cruzaron en el año 1987. Cuando Andrés comenzó a escribir para la serie ‘El mundo de la aventura‘ de la revista (n.º 146), se planteó inmediatamente la posibilidad de incluir un consultorio exclusivo dedicado a las dudas que pudieran surgir en los lectores sobre las aventuras conversacionales de la época. Así pues, animó en su sección a que la gente enviara sus consultas y cartas para ser contestadas; seis meses más tarde (n.º 158) aparecía la primera entrega de ‘El viejo archivero‘.

Sección en MicroHobby

Sección en MicroHobby

Al principio de análisis más intensos y completos, tras el n.º 190 de Microhobby ‘El viejo archivero’ fue poco a poco dedicándose a dudas puntuales sobre diversas aventuras, fundamentalmente españolas y, en especial, de Aventuras AD, rama de la ochentera casa de software Dinamic que se dedicaba exclusivamente al desarrollo de aventuras gráficas y cuyo fundador y director era el propio Andrés Samudio.

El decrépito anciano dormitaba en su vieja mecedora rodeado de todos sus queridos engendros. Siglos de recuerdos danzaban en su mente en un aparente caos; pero pronto, quizá evocado por el rugir de un trueno en el desolado páramo, se centraron en imágenes de sus muchas y misteriosas acciones bélicas durante la Segunda Guerra Mundial. Y es que ‘El viejo archivero’ no era un consultorio sobre aventuras al uso; Samudio concibió y asacó toda una serie de personajes fantásticos, como el dragón Smaug, la doncella Hebilla de Calatayud, Juanmilla o el indescriptible Yiepp. Sin embargo, el personaje fabuloso e ilusorio principal de aquel tenebroso castillo en los Cárpatos era el propio archivero, gruñón y achacoso anciano, alter ego de Samudio.

El Andrés de antes (derecha) junto con Tim Gilberts (Gilsoft)

El Andrés de antes (derecha) junto con Tim Gilberts (Gilsoft)

El estilo de la narración en aquellas páginas de Andrés Samudio no era el corriente en las revistas del momento, ya que rubricaba sus aportaciones como si de una aventura novelada se tratara, incluyendo —casi a guisa de personajes secundarios— a los propios lectores que habían enviado sus dudas y cuestiones por correo. Además, las ilustraciones que adornaban aquellas cuartillas completaban el imaginario del autor; muchas provenían de los propios videojuegos y otras estaban realizadas por la propias hijas de Andrés, Mónica y Guisela Samudio, hoy dos mujeres punteras en el mundo de la literatura y, también, de la pintura y la ilustración en el caso de Guisela.

Bizqueando, la destartalada momia viviente se limpiaba sus ojitos legañosos mientras por su desdentada boca salían, junto con alguna que otra juguetona babita, las claves para continuar. La sección se publicó hasta el final de MicroHobby (n.º 217). Así las cosas, Andrés Samudio dejó también toda su erudición en publicaciones como Micromanía, Amstrad Sinclair Ocio, MegaOcio o diversos fanzines.

La primera ilustración de Mónica Samudio en MicroHobby

La primera ilustración de Mónica Samudio en MicroHobby

Como creador, director y guionista de aventuras, Samudio tiene en su haber siete títulos españoles: ‘La Aventura Original‘ (1989), ‘Supervivencia, el Firfurcio‘ (1989), ‘Jabato‘ (1989), ‘La Aventura Espacial‘ (1990), ‘Diosa de Cozumel‘ (1990), ‘Los templos sagrados‘ (1991) y ‘Chichen Itzá‘ (1992). Además, existieron otros cuatro juegos que nunca vieron la luz, fueron ‘El Castillo Vacilón‘, ‘Cristóbal Colón‘, ‘Evolución‘ y ‘Sabotaje‘. También colaboró guionizando otras aventuras y ha escrito varias novelas. Un gran currículo videojueguil para un hombre que es licenciado en Antropología Física, en Medicina y Cirugía y en Geografía e Historia. Casi nada.

'La aventura original' para ZX Spectrum

‘La aventura original’ para ZX Spectrum

A espásticos impulsos logró alcanzar una ventana y se las ingenió, después de tres horas de duro trabajo, para descorrer el pestillo y abrirla. Fuera tiritaba una nubecilla helada de niebla. El viejo archivero volvió a la vida en el año 2012 en forma de sitio web o blog personal de Andrés, y todo ello por cuenta de una campaña de micromecenazgo en Verkami que traía ‘La aventura original’ a la vida física en forma de novela. El autor repetiría experiencia en el año 2015 con ‘Diosa de Cozumel’. Una vida dedicada a las aventuras que promete continuar en formato cross-media. ¿Para cuándo las películas, Andrés? 😉

Andrés con su novela 'Diosa de Cozumel'

Andrés con su novela ‘Diosa de Cozumel’

El impacto del microprocesador Zilog Z80 (RetroEuskal 2016)

RetroEuskal 2016

RetroEuskal 2016

Bajo el paraguas de la Euskal Encounter 24, que se ha celebrado en el BEC vizcaíno del 22 al 25 de julio, se ha oficiado este año la decimotercera edición de la RetroEuskal, un evento retroinformático en el que se puede visitar un museo ambulante de cacharros antiguos, disfrutar de charlas, torneos, proyecciones y concursos, y hasta hacer uso de un juegódromo para deleitarse con ordenadores clásicos y videoconsolas viejunas. Y todo ello de la mano de la Asociación RetroAcción.

RetroEuskal 2016

RetroEuskal 2016

Este año, como de costumbre, nos hemos dado una vuelta por allí para disfrutar del evento. La exposición anual siempre atiende a un tema concreto, y esta vez se hace llamar “El impacto del microprocesador Zilog Z80“. En síntesis, un montón de vitrinas que guardan antiguas piedras preciosas de la tecnología (desde hace cuarenta años hasta nuestros días) en las que un Z80 tuvo o tiene cabida de alguna u otra manera, como un ZX Spectrum, un MSX, una Sega Mega Drive, una Game Boy o un reproductor de MP3.

RetroEuskal 2016

RetroEuskal 2016

Con respecto a las charlas, pudimos disfrutar del siempre genial Andrés Samudio con su ponencia titulada “XYZZY: 40 años de ‘Colossal Cave’, el comienzo de las aventuras“. En ella, Andrés (mítico director de Aventuras AD) desgranó la historia de ‘Colossal Cave‘, la primera aventura conversacional para un ordenador, y cómo llegó a convertirse en su ‘La Aventura Original‘. La segunda de las charlas se dio en llamar “Kasparov vs Deep Blue: la lucha del hombre contra la máquina“, ofrecida por Alberto Lozoya Rodríguez (físico por la UPV/EHU), en la que se desgranó la evolución de las primeras máquinas para jugar al ajedrez y se desembocó en el propio Deep Blue, el ordenador que consiguió derrotar a Gary Kasparov.

RetroEuskal 2016

RetroEuskal 2016

También tuvimos torneos de ‘Quake‘, ‘Duke Nukem 3D‘ y ‘Street Fighter II‘, un concurso de disfraces para conseguir imitar a la mascota del evento, Patxibot, y un montón de consolas antiguas, ordenadores, máquinas arcade y hasta un pinball para poder jugar y cacharrear a tope.

RetroEuskal 2016

RetroEuskal 2016

En fin, todo un lujazo de fin de semana que reunió a lo más retro del panorama en un evento muy bien organizado. ¡Nos veremos en la próxima RetroEuskal!

RetroEuskal 2016

RetroEuskal 2016

DWANGO: videojuegos multijugador online en 1994

DWANGO

DWANGO

Bob Huntley y Kee Kimbrell crearon a principios de 1994 DWANGO, un servicio de juegos en línea que sólo funcionaba en Estados Unidos y estaba preparado, casi exclusivamente, para juegos tipo FPS. DWANGO, acrónimo de Dial-up Wide-Area Network Game Operation, fue rápidamente conocido por su compatibilidad con el ‘Doom‘ de id Software, para el que funcionaba como un servicio de intermediación o emparejamiento de jugadores en el modo multijugador online. Asimismo, también soportó otros títulos de la compañía como ‘Doom II: Hell on Earth‘, ‘Quake II‘ o ‘Heretic‘ y otros de diversas firmas, como ‘Duke Nukem 3D‘, ‘Blood‘ y ‘Shadow Warrior‘ de 3D Realms.

Para utilizar este servicio, los jugadores, tras pagar la cuota correspondiente, debían ejecutar el software cliente de DWANGO (para MS-DOS y Windows 3.1) que se conectaba a través de la línea telefónica (mediante un módem de la época) con un servidor remoto, inicialmente ubicado en Houston (Texas), aunque pronto creció el número de servidores en otras ciudades del país.

La concepción de este sistema fue obra de Huntley, pues quería que su empresa Interactive Visual Systems, que se dedicaba a proporcionar servicios de vídeo, tuviera una transición al mundo de los servicios de videojuegos en línea. Tras completar el desarrollo inicial, se pusieron en contacto con los directivos de id Software, pero John Carmack y otros no parecieron muy interesados en la idea. Sin embargo, los muchachos encontraron apoyo en el cofundador John Romero, que finalmente accedió a negociar un acuerdo que les otorgaba el 20% de los ingresos de DWANGO.

El propio Romero se involucró en el proyecto, y así se pudo liberar el primer DWANGO con la versión shareware de ‘Heretic’. A principios de 1995 había ya diez mil abonados que pagaban una cuota mensual de 8,95 $, además de la llamada telefónica que, en algunos casos, eran de larga distancia; llegaron a tener suscriptores de países como Italia y Australia. La compañía terminó estableciendo su cuartel general en la ciudad de Nueva York, y pronto se creó un sistema de franquicias con una tarifa plana de 35.000 $ que se utilizaba para montar el servidor, el resto de ganancias eran para el franquiciado. En cuatro meses, se establecieron 22 servidores por todo el país, y en 1996 llegó a Japón, Singapur y Corea del Sur.

En 1997, la empresa disponía de sistemas instalados en 23 ciudades de todo el mundo, sin embargo su base de usuarios empezaba a reducirse paulatinamente. En marzo de ese mismo año, firmaron un acuerdo con Microsoft para crear una sección de zona de juegos vía Internet en un intento de competir con este tipo de servicios de otras compañías que cada vez se hacían más populares. Bob Huntley esperaba que esta medida aumentará el número de jugadores, pero no se alcanzaron las expectativas. Así las cosas, DWANGO fue cerrado oficialmente en 1998.

En total, DWANGO llegó a soportar 16 títulos lúdicos, a saber: ‘Big Red Racing’, ‘Blood’, ‘Descent II’, ‘Doom’, ‘Doom II: Hell on Earth’, ‘Duke Nukem 3D’, ‘Final Doom’, ‘Heretic’, ‘HeXen’, ‘MechWarrior 2: 31st Century Combat’, ‘Quake II’, ‘Shadow Warrior’, ‘Terminal Velocity’, ‘The Ultimate Doom’, ‘Warcraft II: Tides of Darkness’ y ‘Total Annihilation’.

Por cierto, su división en Japón continuó funcionando y sigue viva a día de hoy como empresa de telecomunicaciones y medio de comunicación de masas, siendo subsidiaria de Kadokawa Dwango Corporation.

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:







Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies