Lara Abdallat, de Miss Jordania 2010 a azote digital del Estado Islámico

Lara Abdallat

Lara Abdallat

La chica de las fotos de esta entrada es Lara Abdallat, una reina de la belleza asiática de Oriente Medio que llegó a conseguir el título de Miss Jordania en el año 2010 y que fue primera finalista de Miss Mundo Árabe en 2011. Aquello que tanto trabajo le costó y que, se supone, debía mantenerla ufana y complacida, fue enviado a un rincón cuando decidió dedicarse a ser el flagelo online del grupo terrorista insurgente Estado Islámico.

Diplomada en diseño de interiores y en administración de empresas, tiene también títulos de moda y literatura española. Una mujer que ha estudiado en la Universidad de Salford (Manchester), en la Universidad de Jordania, en el Istituto di Moda Burgo (Milán), en el Instituto Cervantes de Amán (Jordania) y que ha sido presentadora de televisión y ha fundado diversas empresas de moda y marketing, decide un buen día, tras el atentado de Charlie Hebdo en París, dedicarse a luchar contra lo que considera injusto para la percepción y la imagen de su mundo árabe.

Con los objetivos bien acomodados en su cabeza de 33 años, se convierte en una de las lideresas del grupo de hacking GhostSec (Ghost Security), una asociación de hackers (fundada a principios de este año 2015) compuesta en su mayoría por mujeres del Medio Oriente que se están dando a conocer por sus intensos esfuerzos en combatir las actividades en Internet del ISIS, ayudando a las autoridades a bloquear sus comunicaciones y previniendo ataques en el mundo virtual, y en el real también.

Lara Abdallat como Miss Jordania

Lara Abdallat como Miss Jordania

“La imagen del Islam para todos los no musulmanes de occidente está dañada por aquellas criaturas. Me refiero a ellos como criaturas, no como humanos”, opinó la muchacha en una entrevista a un medio de comunicación neoyorquino. “Se trata de salvar vidas. No importa si son musulmanes, cristianos, judíos o budistas. No me importa. No me importa cuál es el color de tu piel. Se trata de proteger a las personas“.

GhostSec, prima hermana de Anonymous, se dedica a escudriñar Internet, y también la deepweb y la darknet, en busca de actividades sospechosas. Su misión es eliminar la presencia online de grupos extremistas islámicos como Estado Islámico, Al Qaeda, el Frente Al-Nusra, Boko Haram o Al-Shabbaab con el objetivo de dificultar su habilidad para organizarse.

Su equipo, de jerarquía cuasi militar, está bien nutrido por directores de operaciones, oficiales tecnológicos, operativos de inteligencia, investigadores analistas, etcétera. Y, como decíamos, la práctica mayoría son mujeres; es un grupo hacktivista femenino en contra del terrorismo yihadista y fundamentalista islámico.

Lara Abdallat como presentadora

Lara Abdallat como presentadora

Según ellos mismos apuntan en su sitio web, utilizan diversos métodos para tumbar las identidades en línea de sus oponentes, desde ataques de denegación de servicio, inyecciones SQL, cross-site scripting, ingeniería social, defacements de webs, fuerza bruta, escaneo de vulnerabilidades, pentesting, honeypots y un largo etcétera, esto es, todo un rosario de herramientas del underground informático que permiten localizar y demoler objetivos concretos.

Desde su web, también, nos ofrecen la posibilidad de colaborar denunciando páginas o cuentas en redes sociales que puedan ser sospechosas de pertenecer a grupos terroristas islámicos.

Lara Abdallat como guerrillera cibernética

Lara Abdallat como guerrillera cibernética

Lara ha comentado alguna vez que existen muchas mujeres ciberactivistas luchando contra el ISIS y que ella se siente honrada y orgullosa de representarlas. Ahí queda eso, una mujer que se está jugando la vida (literalmente) por sus ideales y sus convicciones. Al menos, de intrépida y valiente hay que tratarla. ¡Qué menos!

Celebrando los veinte años de ‘Worms’

'Worms'

‘Worms’

En los últimos meses de este año 2015 se cumplirán veinte años del primer videojuego de la saga ‘Worms‘, un título de estrategia militar que encandiló a los jugadores hace dos décadas y que, hoy día, sigue arrastrando versiones, con mayor o menor éxito, para prácticamente todas las plataformas.

Worms fue diseñado por Andy Davidson como un entretenimiento para él y sus amigos, momento en el que aquel juego (desarrollado en Blitz BASIC) se llamaba ‘Artillery‘. Posteriormente, y en vista del éxito que estaba teniendo en aquella comunidad amateur, Andy decidió presentarlo a un concurso de creación de videojuegos de la revista británica Amiga Format (para ordenadores Commodore Amiga) con el nombre ‘Total Wormage‘. Aquello no tuvo ningún éxito, pero su suerte cambió cuando decidió enseñárselo a los chicos de Team17 en el evento londinense European Computer Trade Show. Allí nació ‘Worms’, y vio la luz en 1995.

El primer 'Worms' (1995)

El primer ‘Worms’ (1995)

Con motivo de este aniversario, Team17 ha decidido parir dos nuevos títulos: un remake o conversión de ‘Worms 4‘ para dispositivos iOS (iPhone, iPad y iPod touch) y un nuevo juego para Xbox One y PC titulado ‘Worms WMD‘. El primero de ellos parece que tiene previsto salir este mismo agosto, o sea ya. El segundo verá la luz en 2016.

Ambos títulos se presentarán en la próxima Gamescom, que se celebra esta misma semana en la ciudad de Colonia, en Alemania. Y, por cierto, en el próximo podcast de Ready Set Click!, el cual podréis escuchar probablemente la semana que viene y que es el programa con el que cerramos esta segunda temporada, os deleitaremos con un RetroClick! en el que narraremos más detalladamente la historia de ‘Worms’. No os lo perdáis.

El último 'Worms' (2014) hasta la fecha

El último ‘Worms’ (2014) hasta la fecha

Cuando la gran contienda era Commodore contra Atari

Commodore versus Atari

Commodore versus Atari

La industria tecnológica está llena de rivalidades icónicas: Facebook contra Twitter, Apple frente a Google, Uber contra Lyft, etcétera. Pero en 1985, una de las mayores rivalidades del mercado era la que representaban Atari y Commodore, dos tenaces enemigos en busca de su porción de tarta digital. Y este vídeo de la época lo demuestra.


Han pasado 30 años desde que Commodore International, marca sobre todo conocida por el emblemático ordenador ochobitero Commodore 64, lanzara el Amiga, máquina que todavía se recuerda hoy día como aquella que fue recortada en funciones multimedia para que tuviera un precio mucho más bajo que el Macintosh 128K. Sin embargo, Atari ST, que era menos potente e incluso más barato, tenía también como objetivo ocupar el mismo nicho de mercado.

En 1985, un programa de la televisión pública estadounidense que se llamaba The Computer Chronicles, emitió un episodio que enfrentaba a los dos ordenadores y a sus compañías. Aquel episodio se corresponde con el vídeo que hemos colocado al inicio de esta entrada, un documento gráfico y sonoro en el que se masca la tensión entre los representantes de ambas empresas mientras intentan elogiar y enaltecer las bondades de sus máquinas.

Un aspecto que alimentó la tensión entre Atari ST y Commodore Amiga fue el hecho de que el director de Atari Corporation era, a la sazón, nada menos que Jack Tramiel, el fundador de Commodore International (como una compañía de reparación de máquinas de escribir en 1953), que dejó la empresa en 1984 por desavenencias con sus socios sobre los principios básicos de cómo dirigir la compañía. Pronto se convirtió en el CEO de Atari Corporation al comprar activos de la empresa a Warner Communications. Si quieres, por ubicarlo en un contexto moderno, imagina que Mark Zuckerberg deja Facebook y pasa a hacerse cargo de Twitter. Aquello fue un bombazo.

Este vídeo de The Computer Chronicles es un recordatorio de que alguna vez hubo un momento en el que Apple y Microsoft no dominaban el mercado de los sistemas operativos de escritorio. Pero incluso entonces, había una sensación de que ya existía un duopolio en la informática personal. La guerra de talentos sigue siendo el combustible de muchas amargas rivalidades tecnológicas hoy día. Pero la caída de ambas compañías, Atari y Commodore, llevó aparejado algo más que la competencia por la adquisición de buenos desarrolladores. La mala gestión interna de las dos empresas hizo que no se cumpliera un sueño de muchos, y es que si cualquiera de estas sociedades hubiera jugado bien sus cartas, tal vez tendríamos un tercer entorno de escritorio importante hoy.

Hoy, Android versus iOS parece una batalla que nunca terminará. Pero estas rivalidades pueden ser más fugaces de lo que pensamos.

Historia de los videojuegos de ‘Star Wars’ (RetroEuskal 2015)

RetroEuskal 2015

RetroEuskal 2015

Bajo el paraguas de la Euskal Encounter 23, que se celebra en el BEC vizcaíno del 23 al 26 de julio, se oficia este año la duodécima edición de la RetroEuskal, un evento retroinformático en el que se puede visitar un museo ambulante de cacharros antiguos, disfrutar de charlas, torneos, proyecciones y concursos, y hasta hacer uso de un juegódromo para deleitarse con ordenadores clásicos y videoconsolas viejunas. Y todo ello de la mano de la Asociación RetroAcción.

La exposición anual siempre atiende a un tema concreto, y este año se hace llamar “Historia de los videojuegos de Star Wars“. En síntesis, un montón de vitrinas que guardan piedras preciosas que datan desde principios de los ochenta hasta nuestros días, desde aquel ‘Star Wars: The Empire Strikes Back‘ (Parker Brothers, 1982) para Atari 2600 hasta el actual ‘Kinect Star Wars‘ (LucasArts + Microsoft, 2011) para Xbox 360.

RetroEuskal 2015

RetroEuskal 2015

Y es que la lista es interminable, casi un centenar de títulos en estos treinta años. Por comentar algunos, diremos que en aquel juego para Atari 2600, se nos ofrecía la posibilidad de pilotar un snowspeeder mientras disparábamos sus cañones láser contra hordas de walkers, todo ello empaquetadito en un shooter de scroll horizontal.

En 1992 aparece ‘Super Star Wars‘ (Sculptured Software) para Super NES, considerado por muchos como el mejor juego de toda la saga. Era una mezcla de plataformas y jueguito de naves de gran dificultad, con escenarios muy bien cuidados, personajes de gran aspecto visual y un más que correcto manejo.

RetroEuskal 2015

RetroEuskal 2015

Posteriormente irrumpirían diferentes juegos en consolas portátiles, como Sega Game Gear y Nintendo Game Boy, que seguirían las tramas de las distintas películas de la serie de manera bastante fiel.

En 1999 aparece ‘Star Wars: Episode I: The Phantom Menace‘ (LucasArts) para PC y PlayStation, un videojuego entre arcade y de aventuras que fue el primer título en tercera persona. Tuvo más elementos de rol que ningún otro, con elección de líneas de diálogo que creaban una historia particular en cada uno de sus personajes.

RetroEuskal 2015

RetroEuskal 2015

Más tarde llegó el humor a estos juegos galácticos, concretamente con ‘LEGO Star Wars: The Video Game‘ (Traveller’s Tales + Griptonite + LucasArts, 2005); más de cincuenta personajes jugables a lo largo de quince capítulos que contaban, de manera divertidísima, los tres episodios originales de la saga en un entorno tridimensional con una profundidad y tamaño que, hasta ese momento, no se habían experimentado.

RetroEuskal 2015

RetroEuskal 2015

El útimo título del que se tiene constancia es el ya comentado ‘Kinect Star Wars‘ (LucasArts + Microsoft Game Studios, 2011), un juego para Xbox 360 con Kinect. Salió al mercado en un paquete que incluía la consola con un disco duro de 320 GB, un sensor Kinect blanco y el controlador de oro modelo de C3PO. Todo un lujo.

RetroEuskal 2015

RetroEuskal 2015

Pero lo mejor de todo, y para ver los juegos en carne y hueso plástico y cartón, es pegarse una vueltecita por la RetroEuskal 2015 y disfrutar de la historia informática que allí nos tienen preparada. No os vais a arrepentir.

RetroEuskal 2015

RetroEuskal 2015

‘Climbing Retro’ es difícil de cojones

El icono del maldito juego

El icono del maldito juego

Bienvenido a la pesadilla más jodida de tu existencia jugona. Dicen las malas lenguas que el catalán Domènec Claret, desarrollador videojueguil en ratos libres (‘Project Adventure Game: The Cycle of the Cave‘, ‘Sticker World‘ o ‘Ten Free‘), programó este tormento a instancias de su propia hija que le “pidió un juego de controles sencillos y de ir saltando para arriba”.

En aquel momento, a este torturador no se le ocurrió otro martirio que desarrollar ‘Climbing Retro‘; según él mismo, se puso a ratos y, ya de paso, le quiso dar un toque retro al más puro estilo Game Boy. Y la verdad es que el resultado es un título amable, de manejo sencillo, divertido y simplón, pero su hija creo que no le habla desde hace semanas.

Desde luego el juego es muy retro, y no sólo por su aspecto visual: únicamente dispones de una vida (con matices); no existen puntos de control desde donde volver a empezar; si te mueres te mueres, jódete; y, además, lleva aparejada una dificultad tan bestial, sádica, irracional e inhumana, que recuerda muy mucho a retrojuegos salvajes del tipo ‘Abu Simbel, Profanation‘ (Dinamic, 1985), ‘Livingstone, supongo‘ (Opera Soft, 1986) o ‘Battletoads‘ (Rare, 1991).

Inicio del maldito juego

Inicio del maldito juego

‘Climbing Retro’ (sólo para dispositivos Android) tiene como objetivo conseguir la más alta puntuación, que, gracias a todos los cielos, queda guardada y reflejada en cada partida. Por lo tanto, el reto consiste en la propia superación continua. Pero como eso no sería suficiente para enganchar a un ser humano, también disponemos de un ranking global de puntuaciones vía Servicios de Google Play que nos mantiene en una constante pugna por el éxito y la superación social.

Por cierto, y no es por alardear, servidor de ustedes se encuentra ahora mismo en el puesto número 5 de la calsificación mundial, justo por encima del condenado autor del juego. ¡Chúpate esa! Aunque es más que posible que esto cambie en breve, porque la semana pasada estaba el cuarto y la anterior el tercero. Así que…

El caso es que la dificultad es tal, que el mayor puntuador (permítaseme el palabro) actual sólo ha conseguido 6.800 puntos, algo que parece de risa cuando con cada salto se suman 100 al bote y con cada candado abierto 600. Pues sí, es de risa, es para descojonarse vivo, pero es así.

Y es que ‘Climbing Retro’ es tan jodidamente difícil, que alcanzar una buena puntuación, incluso con la práctica diaria, se convierte en una misión prácticamente inasequible. Los saltos se complican a cada segundo, aunque es fácil terminar cogiéndole el puntito a la dirección y a la potencia; la velocidad aumenta muy paulatinamente y no resulta un problema grave; los pinchos no llegan a convertirse en una gran preocupación, aunque algunos están puestos a muy mala hostia; pero la bola de fuego, esa puta bola de fuego que parece estar programada para perseguirte y joderte el día a ti y sólo a ti, esa bola es despiadada, implacable y sanguinaria.

La puta bola de fuego del maldito juego

La puta bola de fuego del maldito juego

Las veces que he estado a punto de estrellar el teléfono contra el suelo han resultado en un número directamente proporcional a las ganas de seguir jugando. Es como esa perversión, ese sadismo masoquista que te obliga a seguir inyectándote los bits directamente en vena mientras los odias progresivamente hasta niveles indefinidos e inagotables.

En fin, si lo que te gusta es sufrir, descarga el juego; si no te gusta pasarlo mal y tienes miedo a la ansiedad, a la angustia y al desasosiego, descárgalo también, porque la liberación de adrenalina al ver caer tu smartphone desde un quinto o sexto piso no se paga con dinero y sanará todos tus males.

Yo te maldigo, perverso señor Claret.

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:







Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies