Componer música sin saber de música: el Arca Musarithmica

Arca Musarithmica (reproducción)

Arca Musarithmica (reproducción)

A mediados del siglo XVII, el sacerdote jesuita alemán Atanasio Kircher, científico erudito y estudioso orientalista, concibió, proyecto y construyó una suerte de dispositivo mecánico cuyo propósito era, ni más ni menos, el de permitir a los no formados en materia musical componer melodías eclesiásticas en sencillos pasos: el Arca Musarithmica. Y es que, la máquina, mediante el uso de simples técnicas combinatorias, era capaz de producir millones de piezas de música polifónica de cuatro voces.

Al igual que otras ayudas al cálculo que se inventaron en aquel período, el Arca Musarithmica dejaba entrever un primer acercamiento muy tímido a la tecnología informática moderna, siendo uno de los primeros ejemplos de lo que se conoce hoy día como “creatividad artificial”. El aparato anticipaba técnicas aleatorias y de composición computarizada del siglo XX (como la “música casual”) y podría considerarse como el primer tipo de algoritmo de composición musical en forma física.

Arca Musarithmica

Arca Musarithmica

Tablilla de Arca Musarithmica (ambas caras)

Tablilla de Arca Musarithmica (ambas caras)

El Arca Musarithmica era una caja que contenía un conjunto de tablillas o listones de madera; “tariffas”, los llamó Kircher. Cada listón incluía un conjunto de números que se correspondían con notas musicales en una escala y modo, así como una variedad de tratamientos rítmicos para esas notas. Existían, pues, diferentes conjuntos de tablillas que contenían frases musicales expresadas en alguna variedad de las métricas musicales del momento. Algunos de aquellos listones se utilizaban para el contrapunto de “estilo simple” (o contrapunto de primera especie), en el que las 4 partes tienen el mismo ritmo; y otros se usaban para lo que Kircher llama el “estilo florido” (o contrapunto de la quinta especie), en el cual, las 4 voces se mueven de manera independiente.

Kircher describió por primera vez el invento en su propio libro ‘Musurgia Universalis‘ (1650). El volumen 8 de este trabajo (‘Musurgia Mirifica’) es un tratado muy extenso sobre el uso de técnicas combinatorias para componer música. Además, el Arca Musarithmica tuvo una especie de segunda parte, otro aparato inventado por Atanasio Kircher, estrechamente relacionado con este anterior, conocido como Organum Mathematicum, otro baúl de madera que podía realizar cálculos más generales (aritméticos, astronómicos, etcétera), además de crear composiciones musicales.

Arca Musarithmica compacta

Arca Musarithmica compacta

En la actualidad, existen sólo tres aparatos de Arca Musarithmica que sobrevivan desde aquel período barroco: uno en la biblioteca del Magdalene College de Cambridge (Reino Unido), otro en una biblioteca de la ciudad de Wolfenbüttel (Alemania) y el último pertenece a un particular de la ciudad de Braunschweig (Alemania). También, una versión compacta y portátil del Arca Musarithmica, posiblemente construida por Gaspar Schott —un sacerdote discípulo de Atanasio Kircher— se encuentra en el Museo Herzog Anton Ulrich, en la ciudad alemana de Brunswick.

Asimismo, y como curiosidad final, comentar que, hace un tiempo, el desarrollador Jim Bumgardner creó un software especial que simula los algoritmos del Arca Musarithmica produciendo archivos de tipo MIDI.

El concurso retro BASIC 10Liners

BASIC 10Liners

BASIC 10Liners

Uno de los aspectos más destacados de la escena retroinformática es el concurso BASIC 10Liners, una competición promovida por la web alemana HOMEPUTERIUM que pretende llevar a la máxima expresión la programación en cualquier dialecto de BASIC de los antiguos sistemas de 8 bits. Hace unas horas se acaba de anunciar su séptima edición.

Este año, los organizadores han cambiado algunas reglas basándose en los comentarios y quejas recibidas en la edición anterior. El cambio más importante es para la categoría ‘PUR-80’, donde sólo se permitirán las variantes de BASIC integrado (built-in BASIC), decisión que, probablemente, afectará más a los programadores de Atari Turbo Basic XL. Se puede visualizar el conjunto total de reglas en la web del concurso (en alemán y en inglés).

Las tres categorías principales son ‘PUR-80‘, ‘PUR-120‘ y ‘EXTREME-256‘. ‘PUR-80’ consiste en programar un juego en 10 líneas con un máximo de 80 caracteres por línea lógica; en ‘PUR-120’ hay que programar un juego en 10 líneas con un máximo de 120 caracteres por línea lógica; y en ‘EXTREME-256’ tenemos que programar un juego en 10 líneas con un máximo de 256 caracteres por línea lógica. En todas las modalidades se permiten abreviaturas.

Existen otras dos categorías anejas: ‘FREE‘ y ‘WILD‘. La primera de ellas es la única en la que se permite utilizar código máquina, siempre que se pueda escribir con un editor de BASIC. La segunda, por su lado, admite otro tipo de programas que no sean juegos. En ambas, el máximo de líneas es también de diez.

La fecha límite para las presentaciones es el sábado, 24 de marzo de 2018, a las 18:00 CET. La ceremonia de entrega de premios tendrá lugar dos semanas después, el sábado 7 de abril, en la ciudad alemana de Lübeck.

En los seis años anteriores del BASIC 10Liners se han recibido 246 contribuciones de 10 líneas, todas ellas pequeñas obras de arte jugables (se pueden descargar desde el sitio web del consurso). Además, son piezas de código increíbles que podemos analizar, admirar, disfrutar, y de las que podemos aprender a condensar código en un continente minúsculo.

¡No te lo puedes perder!.

[Retropapelote de la semana] La belleza de las instrucciones silenciosas

En el año 1994, los disquetes de 3,5″ se acumulaban en nuestras casas y en nuestras oficinas formando montañas gigantescas de programas de gestión, juegos, sistemas operativos, software ofimático, etcétera. Para poder organizar todo aquel desastre magnético, recurríamos a cajas organizadoras como la que traemos hoy aquí (una Fellows 3.5″ Softworks), cajas que traían instrucciones mudas, tan elegantemente bellas en aquel momento, que recuerdan poderosamente a las directrices de montaje de los muebles de cierta multinacional sueca.

Instrucciones de montaje (clic para ampliar)

Instrucciones de montaje (clic para ampliar)

Así eran los banners en la web desde 1996 hasta 2001

Los banners, esas pequeñas piezas publicitarias que pueblan las webs de medio mundo, han estado con nosotros desde que Internet es Internet. Cada época con su estilo, con su gama de colores, con su movimiento, con su tendencia, son todos y cada uno de ellos pequeñas cápsulas del tiempo del tamaño de bocados de la historia de la WWW.

Si estás tentado de hacer clic sobre alguno de ellos, supongo que es porque estos anuncios cumplieron bien su misión, aunque no encontrarás nada al otro lado; la mayoría de los sitios de estos banners desaparecieron hace mucho tiempo.

1996


1997


1998


1999


 

2001


El champiñón inmarcesible: ahora también cereales

Cereales Mario

Cereales Mario

Si por algo se caracteriza Nintendo es por exprimir sus franquicias hasta la extenuación, por ordeñar la teta de la vaca de la nostalgia desde mucho antes de que los ochenta estuvieran de moda y desde mucho antes de que las consolas y los microordenadores retro regresaran en formato de bolsillo.

Mario no es sólo un personaje icónico de la compañía nipona, es el portaestandarte fundamental que convierte en oro todo lo que toca, la gallina de los huevos de diamante que hace ganar a la Gran N un buen montón de dólares al año. Es por ello que otras empresas, que se saben importantes en el comercio que les incumbe, se arriman de soslayo a Nintendo para conseguir una porción de la tarta sin mucho esfuerzo; otras veces, es pura simbiosis.

Cereales Mario

Cereales Mario

Y ese ha sido el caso de Kellogg’s, el gigante estadounidense del negocio agroalimentario que, unido a la obsesión de Nintendo por aprovechar el éxito que ha tenido ‘Super Mario Odyssey‘ para su Switch, ha decidido llegar a un acuerdo con el objeto de crear los primeros cereales exclusivos del fontanero de gorra roja.

Super Mario Cereal será producido únicamente para Estados Unidos —en principio— y contendrá estrellitas de cereal y malvaviscos de colores con la forma de los champiñones de la saga, y de otros elementos también. Asimismo, incluirá una figurita amiibo (por cada caja) compatible con ‘Super Mario Odyssey’, algo que, a buen seguro, elevará el precio del paquete.

Cereales Mario

Cereales Mario

¿Algún día dejará, Nintendo, de estrujar la manga pastelera de sus licencias más rentables? Eso no lo sabemos pero, por ahora, su champiñón no marchita; ni tiene intención de hacerlo.

¡Desde teknoPLOF!, Feliz Año Nuevo!

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:







Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies