[Retropapelote de la semana] El pinball ‘Big Bank-Nite’

Pinball 'Big Bank-Nite', año 1636 (clic para ampliar)

Pinball ‘Big Bank-Nite’, año 1636 (clic para ampliar)

Aunque las primera máquinas de petacos (como se conocen en España) datan del siglo XVIII y provienen de Francia, lo cierto es que a aquellos artilugios se les considera predecesores, pero poco tienen que ver con los pinballs actuales.

A lo largo de los años treinta estadounidenses se ponen de plena moda estas máquinas y comienzan a desarrollar sus cualidades actuales, como la utilización de una rudimentaria electrónica, el uso de un cajetín de monedas para conseguir partidas o la venta a nivel masivo.

En la ‘Enciclopedia de Pinball. Volumen 1‘, Richard M. Bueschel relata que en las salas de cine, con el fin de aumentar la asistencia durante la Gran Depresión, se ofrecen regalos o premios en metálico a los clientes cuyos números de entrada coincidan con los aparecidos en un sorteo. En 1936, se instaura el conocido como Bank Night, un regalo en efectivo, de cinco a veinte dólares, que se otorga al cliente agraciado; pero el ganador tenía que estar presente en la sala para recogerlo, de lo contrario, la cantidad se incrementaba, como un bote, para la próxima sesión.

La máquina de pinball del anuncio publicitario de esta entrada (‘Big Bank-Nite‘) lleva el mismo tema por decoración, como se puede observar en el fondo del tablero y en los orificios del campo de juego. Los agujeros de registro forman una trama que representa la entrada de cine adquirida; los agujeros inferiores marcados como Winning Number se comparan con la combinación superior; y los agujeros Player Present eran necesarios para “demostrar” que el ganador estaba presente. Luces por todos lados se iluminaban cuando se conseguía cada una de las condiciones. (Era algo parecido a nuestras máquinas de bingo de hace unos cuantos años, pero diferente).

Este juego no estaba equipado con un mecanismo de pago, aunque muchos pinballs de la época sí lo tuvieran, pero se registraba la última jugada, y la persona ganadora era premiada con una recompensa de entre 50 centavos y 2,50 $.

Fabricada por la mítica Rock-Ola en 1936, cada partida costaba 5 centavos y ofrecía 6 bolas. La máquina salía por sólo 49,50 $ (de la época, claro).

Podcast ReadySetClick! T2x12

RSClick! podcast 2x12

RSClick! podcast 2×12

Un poco más tarde de lo habitual, pero con un contenido extendido de más de dos horas, os traemos este nuevo podcast calentito calentito.

Para ir abriendo boca, nos explayamos con un desfile de ‘Noticias’ muy interesante, y comenzamos hablando de cómo Jurassic World hace historia recaudando 500 millones de dólares en un solo fin de semana. Además, os contamos que llega el que han dado en llamar “modo borracho” de Gmail, pues Google oficializa el acto de poder deshacer un envío de correo electrónico en su versión web.

Y seguimos. Google declara la guerra al revenge porn y promete aplicar sus políticas de derecho al olvido en este tema; actualización gratuita a Windows 10, un lío al más puro estilo Microsoft; llega la venta del Apple Watch a España; y le damos un vistazo inicial a Apple Music.

Para terminar esta sección, os ofrecemos un completo resumen de lo más interesante que hemos visto en el E3 2015 y departimos sobre el asunto de la web Roja Directa y las amenazas de bloqueo contra ella.

Cambiando de tercio, en la ‘App de la semana’ os introducimos en las bondades del software de edición Blender, del que, además, os traeremos futuros tutoriales en nuestro canal de YouTube.

Por su lado, en ‘Se habla de’, parloteamos del posado veraniego más comentado en las redes sociales y que, además, ha batido récords: ¡el topless de Cristina Pedroche!

En el ‘Teknoútil’, Aitor nos trae la noticia sobre un jugoso e interesante proyecto español que estudia el hecho de poder acumular energía eléctrica en grandes cantidades. No os lo perdáis.

Y hablando de energía, en el ‘Debate’, charlamos (y nos enfadamos un poco) de la posible futura ley que nos quiere imponer “impuestos al sol“. Debate calentito de verano.

Para finalizar, y de la mano de Jonathan de teknoPLOF!, nos acercaremos a conocer uno de los videojuegos más famosos y laureados de la historia: Lemmings.

Recuerda que puedes seguirnos en nuestra web rsclick.es (o rsclick.com), en Twitter a través de @rsclick_es y en Facebook vía facebook.com/rsclick.

¡Empezamos!

Mujeres y videojuegos y viceversa

Marina Amores (Blissy)

Marina Amores (Blissy)

¿Cómo es posible que siendo ellas la mitad de gamers de este país, a las chicas todavía se las siga mirando de malas maneras dentro del orbe de los videojuegos? Pues esto y muchas otras cuestiones más se pregunta Marina Amores (la Blissy binaria que todos conocemos) en su nuevo documental, titulado ‘Mujeres + Videojuegos‘.

En pleno año 2015 de la era de nuestro Señor Jesucristo, las mujeres siguen recibiendo malos modos por parte del sexo masculino cuando aseguran que les gustan los videojuegos o cuando se dedican a ello profesionalmente. Y esto no representa nada más que los coletazos del machismo recalcitrante que ha reinado siempre en este país, y en los otros también.

El mundo de los jugones fue, desde los ochenta, un terreno muy masculino, y las chicas han ido llegando poco a poco durante treinta y tantos años. Sin embargo, hoy día, cuando se supone que la igualdad de sexos en terrenos tan estúpidos como éste debería estar más que superada, parece que los nuevos cachorros digitales siguen la antigua directriz de “las mujeres no servís para estas cosas”.

Marina Amores no es nada nueva en estos terrenos farragosos. En septiembre del año 2014 se embarcó con unas cuantas amigas del mundillo en el proyecto ‘True Gamers Girls‘, una publicación en línea de un único número que venía a responder a la aparición de ‘Gamer Girls’, la revista erótica masculina vinculada al mundo videojueguil femenino de una manera bastante poco acertada y muy ridícula.

'Mujeres + Videojuegos'

‘Mujeres + Videojuegos’

También, en noviembre de ese mismo año y junto con Xabier Pou, se aventura en el rodaje de otro documental, ‘Detrás del juego‘, que cuenta los entresijos de la programación de videojuegos en España, pero desde un punto de vista que incluía no sólo a los desarrolladores, sino también a otros agentes del mercado, como profesores, personal de la prensa especializada, jugadores, etcétera.

En estas páginas llenas de bits ya hemos hablado alguna vez de los problemas a los que se enfrentan las mujeres dentro de las disciplinas tecnológicas, en general, y alrededor de los videojuegos, en particular. Comentamos en su época la polémica de Jade Raymond y, años después, la historia del acoso a Jenny Haniver. Asimismo, hemos hablado de los casos de Rachel Giordano y Charlotte Benjamin, y nunca llegamos a escribir nada de las controversias de Anita Sarkeesian, Zoe Quinn o el Gamergate, pero quizás lo hagamos algún día.

Y esto parece que no tiene fin ni forma de solucionarse más pronto que tarde. El mundo real sigue siendo machista, y la copia digital del mundo real es igual o peor, pues proporciona esa falsa sensación de anonimato que ofrecen las teclas conectadas.

Marina, además, no ha encontrado fácil la realización del reportaje, pues resultó complicado buscar mujeres y, sobre todo, mujeres que quisieran hablar frente a una cámara. Llámalo miedo, complejos o llámalo equis, pero, aún así, el reportaje consigue dar algo de voz a las chicas del sector para que puedan expresarse y compartir sus experiencias y puntos de vista.

‘Mujeres + Videojuegos’ ya ha sido estrenado, pero no se puede ver aún online, aunque próximamente será publicado en YouTube. De todas maneras, y para el que quiera darse una vuelta, el 9 de julio (19:00 horas), en la Escola de Noves Tecnologies Interactives de Barcelona se proyectará otro pase. Por el momento, nos tenemos que conformar con el tráiler que os ofrecemos a continuación.

[Retropapelote de la semana] ‘Moon Cresta’

Cartel publicitario de 'Moon Cresta' (clic para ampliar)

Cartel publicitario de ‘Moon Cresta’ (clic para ampliar)

¡Accción explosiva! Así rezaba este cartel publicitario de Taito anunciando el ‘Moon Cresta‘, un shooter de scroll vertical que apareció en julio de 1980 y que heredaba directamente de videojuegos como ‘Space Invaders’ (Taito, 1978) o ‘Galaxian’ (Namco, 1979).

Desarrollado por Shigeki Fujiwara y distribuido por varias compañías, ‘Moon Cresta’ apareció como versión arcade primero y, después, según iba pasando el tiempo, para ZX Spectrum, Commodore 64, Microtan 65, Atari 7800, BBC Micro, Amstrad CPC, Dragon 32, Sharp X6800 y SNES. En los últimos años ha sido portado también a PlayStation 2 y para la consola virtual de Wii.

Con su flamante procesador Z80 por bandera, fue uno de los primeros shoot ‘em up de varios niveles, algo que era muy sofisticado en su época. Además, el concepto de las tres naves acopladas fue algo bastante único para el momento, e incluso anterior a ‘Galaga’ (Namco, 1981).

‘Moon Cresta’ tuvo unos cuantos clones, pero no debemos confundirlos con la licencia original que obtuvo la distribuidora Gremlin en septiembre de 1980.

Un gran juego digno de ser recordado por aquí.

Cómo una tipografía puede arruinarte una campaña electoral (o no)

Jeb! 2016

Jeb! 2016

O eso es lo que creen los expertos en estas lides, que se están quedan más a gusto que un arbusto despotricando contra el logotipo de la campaña a la candidatura presidencial del señor Jeb Bush, el que fue gobernador de Florida y el que es hijo del expresidente George H. W. Bush y hermano del también expresidente George W. Bush.

Steven Heller, experto mundial que ha escrito docenas de libros de todo aquello relacionado con el diseño de marcas y la tipografía para infografía y carteles, se desquita tranquilamente así: “Es un pedazo de mierda, y usted puede citarme así”. Y no es el único en ser tan crítico, el famoso tipógrafo Chester Jenkins también opina parecido, aunque es un poco más suave al respecto en sus formas: “El logotipo no es malo como gráfico, pero como pieza tipográfica tiene demasiados problemas“.

Logo Jeb! 2016

Logo Jeb! 2016

Bush, el tercer miembro de la dinastía política republicana que aspira a la Casa Blanca, reveló su logo (escrito en fuente Baskerville) en Twitter este pasado domingo. Desde ese momento han corrido ríos de tinta-e acerca de la fuente y los colores, y todo lo que ello conlleva y significa, y parece que no dice absolutamente nada del hombre que podría ser presidente. La conclusión final de expertos diseñadores gráficos y críticos es que el logotipo tiene unos pocos problemillas.

El primero de todos ellos parecen ser las letras, que son muy grandes si se considera que representan esencialmente el conjunto de logotipo. Además, no existen los típicos estereotipos iconográficos de la cultura norteamericana, como barras y estrella o un águila, algo que ayude a guiar el ojo lejos de los cuatro caracteres de color rojo brillante en una fuente o tipo de letra que Jenkins describe como “un peso no muy agradable” para unos tipos del siglo XX.

Para él, pues, es muy ordinario. La persona que diseñó “Jeb!” utiliza una fuente fuera de cualquier convenio o estándar gráfico razonable, y el resultado es un logotipo que podría haber sido creado por cualquier niño con un Mac.

Más allá de todo eso, no es en absoluto original. Bush ha estado utilizando alguna variación de este “Jeb!” desde 1994, cuando intentó llegar (sin éxito) a gobernador de Florida. Encontramos por ahí una cápsula del tiempo perfecta, y no es otra cosa que la siguiente fotografía que muestra a Jeb junto a su radiante padre, George H. W. Bush, luciendo una gorra de béisbol blanca estampada con “Jeb” en Benguiat, una fuente diseñada en 1978; el mismo tipo de letra utilizada en los títulos de apertura de ‘Star Trek: Generations’ (1994).

Jeb Bush y su padre en 1994

Jeb Bush y su padre en 1994

El equipo de Bush ha ganado algunos puntos por la actualización de la fuente, pero ha perdido muchos más por hacerlo tan mal. Jenkins, además, comenta que algo más de espacio entre la “J” y “e” habría creado mucho más equilibrio y, también, que el signo de exclamación está fuera de cualquier proporción con respecto al resto de las letras: “No está del todo claro si la admiración ha sido escalada una cantidad de tamaño específica, ya que sus dimensiones no casan con nada dentro del logotipo”. La parte baja de las curvas de la “J” y del signo “!” casi de alinean, pero no lo suficiente. Es lo que los expertos conocen como rebasamiento (overshoot, en inglés), que es el efecto de hacer sobresalir una letra por debajo de la línea de base, o por encima de la altura de las minúsculas, con el fin de compensar la sensación de empequeñecimiento óptico. En este caso confunde al ojo.

Y claro, ¿ese 2016 debajo? Si bien no es la parte más ofensiva del logo, podría haberse situado un poco más arriba y la derecha. Además, dice el tipógrafo Tobias Frere-Jones que el año “se encuentra en un tipo sans [paloseco] que es demasiado mecánico para armonizar con la forma de las letras principales y demasiado débil para crear un contraste deliberado“.

A fin de cuentas, el logotipo es más adecuado para el alfiler de una corbata presidencial perfectamente anudada. Como diseñador gráfico, David Carson dice: “Es lo que me habría esperado del personaje Jed Clampett, de la serie de los sesenta ‘Los nuevos ricos’, si hubiera optado por la alcaldía al ayuntamiento de Beverly Hills. Este logotipo no indica nada nuevo, emocionante o progresiva; no es ni serio, ni demasiado educado“.

El reconocido tipógrafo Jonathan Hoefler está igualmente impresionado: “No tiene ninguno de los toques profesional del logo de Hillary, aunque no puedo evitar preguntarme si es un intento deliberado de hacer que ella parezca menos accesible”. Todo ello envuelto en el alboroto que también rodea a la enseña de Hillary Clinton para las presidenciales de 2016. Asimismo, Mike Murphy, estratega político que ha trabajado con la familia Bush en el pasado, ha llegado en defensa del logotipo: “funciona bien, es limpio, fácil de ver desde lejos, optimista y, más que nada, coherente”.

Y, así las cosas, embebidos en estas batallas campales por la identidad gráfica de un candidato, los estadounidenses se preguntan si realmente es esto tan importante. ¿Una tipografía puede arruinarte una campaña electoral? No lo sé.

30 de 116«...1020...2829303132...405060...»
eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

CERRAR