Entradas de la categoría ‘Retropapelotes’

[Retropapelote de la semana] La ridícula imagen del miembro de CompuServe que se llamaba James Bond

Durante los años ochenta y parte de los noventa del siglo pasado, CompuServe fue la compañía de comunicaciones que dominó el mercado estadounidense como primer proveedor comercial de servicios telemáticos. Miles de adolescentes norteamericanos pasaron más horas conectados a sus servicios de las que habrían debido, habida cuenta de los 4,80 dólares estadounidenses que costaba la hora de conexión en aquel entonces.

La empresa editaba una revista para sus suscriptores llamada ‘CompuServe Magazine‘ (anteriormente ‘Online Today’) en la que se trataban todo tipo de temas tecnológicos, software, hardware, gadgets, videojuegos, etcétera; y también otros asuntos varios, aderezándolo todo con un poco de autobombo.

En el número de septiembre de 1995, a los editores se les ocurrió la brillante idea de incluir un anuncio comercial publicitando merchandising de la compañía, como tazas, gorras o camisetas. Resulta que, ¡oh, casualidad!, el miembro (desde enero de 1989) número 72537/2314 se llamaba James Bond, y CompuServe, aprovechando el tirón del agente 007, lo contrató para aquel anuncio. La imagen es para llorar.

Publicidad de CompuServe (clic para ampliar)

Publicidad de CompuServe (clic para ampliar)

El bueno de James —que ya tiene bastante con lo suyo— posa ante cámara, con camiseta modelo ‘Binary’, forzando una suerte de postura rebosante de afectación y totalmente desprovista de naturalidad. Si ello no fuera suficientemente ridículo y grotesco, porta en su mano una pistola de agua en amaneramiento de espía secreto bastante trasnochado. Un cuadro, vaya. El lema inferior reza en inglés “James Bond está vestido para matar con su nueva camiseta de CompuServe”.

Mejor corramos velo, tupido velo.

[Retropapelote de la semana] Anuncios publicitarios orgásmicos con la tecnología de los ochenta

La publicidad tecnológica a finales de los años setenta y durante los ochenta tendía sensiblemente mucho a exagerar las capacidades de sus productos. Los anuncios de ordenadores y consolas de videojuegos presentaban, normalmente, a individuos caucásicos en estados de maravilla orgiástica frente a tecnologías aparentemente mediocres. Por supuesto, existió esa causa genuina de asombro debido a la revolución de las tecnologías, pero, como podemos comprobar en las siguientes imágenes, la emoción se salió un poco de madre.

Y es que el grado de excitación, asombro e histeria generalizada en los consumidores de electrónica estaba fuera de todos los límites en la década que comenzaba en 1980. Sólo era cuestión de tiempo que la población se diera cuenta de que estos nuevos aparatos no estaban a la altura del histerismo anunciado. En los años noventa, la apoplejía irracional se atenuó hasta niveles más razonables.

Esta semana, retropapelotes, en plural. (Clic para ampliar cualquiera de la imágenes).

IMSAI 8048

IMSAI 8048

Revista 'Creative Computing'

Revista ‘Creative Computing’

Software educativo 'PLATO'

Software educativo ‘PLATO’

Catálogo de Radio Shack

Catálogo de Radio Shack

Servicio American People Link

Servicio American People Link

Revista 'Creative Computing' / Intellivision

Revista ‘Creative Computing’ / Intellivision

Ordenador Laser 128

Ordenador Laser 128

Revista 'Sinclair User'

Revista ‘Sinclair User’

Revista 'Crash'

Revista ‘Crash’

Catálogo de Radio Shack

Catálogo de Radio Shack

Revista 'Compute!’s Gazette' / Revista 'Compute!'

Revista ‘Compute!’s Gazette’ / Revista ‘Compute!’

Software 'Music Maker'

Software ‘Music Maker’

Anuncios de Atari

Anuncios de Atari

[Retropapelote de la semana] Una chica rebelde, un ZX Spectrum, una fotonovela y los años ochenta

Esos son los ingredientes que entreveraba la revista británica ‘Jackie‘ en 1982 para presentarnos una corta historia sobre una alumna rebelde, conocida como Bev Jeavons, en su serie ‘School For Software‘. La revista ‘Jackie’ fue una publicación para chicas adolescentes que apareció en el mercado inglés en 1964 y llegó a editar más de mil quinientos números, hasta julio del año 1993. Fue muy popular en los años setenta y ochenta por ser una de la pioneras en incluir una sección en la que se resolvían problemas que las lectoras enviaban en cartas, sobre todo relacionados con temas de sexo.

Bev Jeavons es interpelada por un profesor de informática de la época por lo que está haciendo en su clase. Ella explica que había realizado un programa en el ZX Spectrum del instituto, pero que unos chicos le han desconectado el ordenador y lo ha perdido todo. Los muchachos la acusan de mentirosa y le cuentan al maestro que su programa no funcionaba correctamente y que, por ello, Bev quiere culparlos. El rancio profesor, ya sin querer escuchar la parte de la historia de la muchacha, le prohíbe acercarse más al computador ochobitero.

'School For Software' (clic para ampliar)

‘School For Software’ (clic para ampliar)

Con guión de Frank Hopkinson, fotos de Henry Arden y letras de Jack Potter, esta página es un pequeño diamante de nostalgia retroinformática de los que perlaron los editores, redactores, dibujantes y fotógrafos de la época. Un lujo en formato de fotonovela o fotocómic del aquel momento.

[Retropapelote de la semana] El primer disco SSD del mundo (¡de 1976!)

Dataram Bulk Core (clic para ampliar)

Dataram Bulk Core (clic para ampliar)

En 1976, Dataram introdujo la primera unidad de estado sólido de la historia, el Bulk Core. El producto consistía en un chasis montado sobre un bastidor que medía 48 centímetros de ancho por 40 centímetros de alto, y que contenía hasta ocho tarjetas de memoria RAM individuales, cada una de 256 kB . En total, el sistema Bulk Core podía porporcionar una enorme suma total de 2 MB de almacenamiento para computadoras del momento como DEC PDP-11 o Data General NOVA.

Los tiempos de acceso a los datos oscilaban entre 0,75 y 2 milisegundos, dependiendo de la placa del controlador. Aquello volaba para la época y, además, eran un cantidad de memoria descomunal.

Una configuración básica de Bulk Core, que incluía la placa controladora y 256 kB de almacenamiento inicial, salía por 9.700 $ en 1977 —lo que equivaldría a unos 36.317 dólares de hoy en día—.

Y es que, los discos de estado sólido (SSD) no son tan modernos como la gente se cree que son.

[Retropapelote de la semana] El ZX81 llega a Francia

Publicidad francesa del ZX81 (clic para ampliar)

Publicidad francesa del ZX81 (clic para ampliar)

El abril de 1982 aparece encartado entre las revistas y publicaciones especializadas francesas este anuncio del Sinclair ZX81, la versión mejorada del ZX80 y el hermano pequeño del futuro Sinclair ZX Spectrum. “El fenómeno Sinclair“, titulaba el papelote, apuntando que se habían vendido ya 250.000 unidades en todo el mundo. Era la oportunidad de oro de los usuarios galos.

Por sólo 985 francos de los de hace treinta y tantos años podíamos conseguir nuestro flamante microordenador, impuestos y gastos de envío incluidos, y el manual de usuario de regalo.

Aquel ZX81 venía del Reino Unido con su procesador de 8 bits Z80A de Zilog (grande donde los haya habido y donde los hay aún) a 3,5 MHz, con 1 kilobyte de RAM, 8 kilobytes de ROM y aquel horroroso teclado sensible al tacto. Eso sí, por 650 francos más podíamos comprar una extensión de memoria que lo hacía llegar a unos 16 vertiginosos kB de capacidad. El resto de funciones de programación que trae especificadas el panfleto (bucles FOR-NEXT, RANDOMIZE, funciones matemáticas…) nos hace parecer que estamos frente a la publicidad de una calculadora gigante.

Un gran retropapelote con su cuponcito recortable para la compra por correo que tan común era en aquella época.

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

CERRAR