Google Chrome nos recuerda que las hojas son de papel

Los ingenieros de Google son unos cachondos, y eso lo hemos visto en multitud de ocasiones, pero es que la gente que trabaja en la división del navegador Chrome se lleva la palma: desde los minijuegos con dinosaurios para entretener nuestras pérdidas de conexión hasta los diseños tubulares al más puro estilo salvapantallas, pasando por el “desde el origen de los tiempos” que podíamos ver en algunas versiones a la hora de elegir una fecha de inicio para eliminar los datos de navegación.

Muchos de estos guiños surgen y después se pierden en las versiones posteriores. El que comentamos hoy sigue con nosotros aún, y se refiere al texto que aparece a la hora de imprimir un documento desde el propio Google Chrome, sea una página web, un PDF embebido o cualquier otro elemento. Chrome, como se puede ver en la imagen siguiente, nos recuerda que las hojas que vamos a imprimir son de papel. (Así me quedé yo también).

Las hojas: de papel

Las hojas: de papel

Concienciación ecologista, guasa tecnológica o Google Chrome está preparándose para distinguir materiales cuando, en un futuro próximo, enviemos directamente una orden desde el navegador a nuestra impresora 3D. Quién sabe, pero reconforta ver estos guiños de forma esporádica.

Bally Astrocade, una gran consola de videojuegos olvidada

Bally Astrocade

Bally Astrocade

El sistema de juegos Astrocade fue lanzado originalmente como Bally Home Arcade en 1977 de la mano de un equipo de Midway Games, en aquel momento la división de videojuegos de Bally Manufactoring. Como videoconsola de segunda generación, compitió directamente con Atari 2600 hasta que, en 1980, Bally vendió el sistema a Astrovision, que renombró la consola como Astrocade. Es por ello que muchos de los juegos y de las máquinas pueden estar serigrafiadas como Bally y otros como Astrovision.

Bally Astrocade

Bally Astrocade

Con un procesador Z80 a 1,789 MHz en su interior, disponía de una memoria RAM de 4 kB (ampliable a 64 kB), una ROM de 8 kB, tarjeta de sonido de tres voces con efectos de ruido y vibrato, cuatro puertos para mandos de control, un puerto para lápiz óptico y otro de expansión. Además, incluía un cartucho con el lenguaje de programación BASIC —basado en el Tiny BASIC de Li-Chen Wang— que permitía realizar pequeños programas al estilo de los microordenadores de 8 bits que llegarían unos años después.

Bally Astrocade

Bally Astrocade

Astrocade estaba disponible en color blanco y en color madera. Cada consola tenía habilitado un contenedor capaz de almacenar hasta 15 cartuchos para protegerlos del polvo y, en la parte delantera, disponía de un teclado de veinticuatro teclas. Los juegos, basados en cartuchos, tenía un tamaño equivalente al de una cinta de casete de audio estándar. La mayoría traían entre uno y cuatro títulos originales que se insertaban en una ranura de carga frontal y se empujaban hacia abajo para fijarlos. Al presionar un botón de expulsión en la parte delantera, se liberaba el cartucho y se extraía.

Bally Astrocade

Bally Astrocade

Se desarrollaron un total de treinta cartuchos de videojuegos durante la vida útil de Bally Astrocade y, además, la propia consola incluía cuatro títulos incorporados en ROM: ‘Gunfight’ (un juego de disparos para dos jugadores), ‘Checkmate’ (un juego tipo ‘Tron’), ‘Scribbling’ (un software de dibujo muy básico) y ‘Calculator’ (una calculadora).

Bally Astrocade

Bally Astrocade

La videoconsola tenía unos controladores analógicos bastante simples. En la parte superior del mando había un control giratorio del estilo de los arcades de ‘Pong’ y, un poco más abajo, un gatillo para disparar. Por otro lado, contaba con varias salidas de ventilación en la zona inferior que se solían bloquear por estar, precisamente, en la parte de abajo del aparato. Colocar la consola sobre una alfombra y jugar durante mucho tiempo hacía que el aparato de sobrecalentara notablemente y que pudiera llegar a estropearse. De hecho, el problema era tan grave y generalizado, que en el manual del usuario aparece descrito en letras grandes y en negrita dentro de las primeras páginas.

Bally Astrocade

Bally Astrocade

Hoy en día es bastante difícil encontrar una máquina Astrocade que funcione correctamente y, en el caso de dar con una, el precio no será precisamente bajo. Es lo que tienen las joyas antiguas en peligro de extinción, que cuestan más de lo realmente valen.

Howard el pato: Marvel, Lucasfilm y Activision

'Howard The Duck' (cómic)

‘Howard The Duck’ (cómic)

Un pato antropomórfico desagrabale, irascible y refunfuñón, ese es Howard, el personaje que Marvel Comics lanzó al mundo de la viñeta en el año 1973 de la mano del escritor Steve Gerber y del dibujante Val Mayerik. Howard nació como una parodia de Donald, el pato de Disney, y tuvo su momento de gloria a principios de los años ochenta.

Secuestrado de su planeta de origen y arrojado a los Everglades (en Florida) por el demonio Thog, Howard se hace amigo de una modelo llamada Beverly Switzler y comienza sus andanzas por los cómics de Marvel como un pato gruñón, muy mal hablado y que insulta sin tapujos a cualquiera que se le ponga delante, incluso a otros personajes de la casa. Apareció por primera vez en el número 19 de ‘Adventure into Fear‘ (diciembre de 1973) y, posteriormente, varias series se encargarían de relatar sus desventuras atrapado en la Tierra.

El tirón de Howard era tal, que en 1996 George Lucas se embarca en la producción de lo que sería la primera película cinematográfica de un personaje de Marvel, ‘Howard… un nuevo héroe‘ (‘Howard the Duck’), dirigida por Willard Huyck y protagonizada por Lea Thompson, Jeffrey Jones y Tim Robbins, además de la voz de Chip Zien como Howard.

'Howard The Duck' (película)

‘Howard The Duck’ (película)

‘Howard… un nuevo héroe’ tuvo un presupuesto estimado de entre 36 y 38 millones de dólares y apenas logró recaudar lo invertido. Fue un auténtico batacazo en taquilla, lo que prácticamente arruinó a George Lucas, que tuvo que vender muchas de sus propiedades, entre ellas la recién inaugurada rama de animación por computadora de Lucasfilm, sección que adquirió Steve Jobs y que acabaría convirtiéndose en Pixar Animation Studios. El largometraje fue nominado a siete premios Razzies en la gala de 1986, entre ellos “Peor director” “Peor canción original” y “Peor actor de reparto” (por Tim Robbins). Logró llevarse cuatro: “Peor nuevo descubrimiento” (para los seis actores dentro del traje del pato), “Peores efectos visuales”, “Peor guión” y “Peor película”.

Con todo y con eso, el mismo 1986 ve la luz el videojuego ‘Howard the Duck‘, de la mano de Activision, para ZX Spectrum, Commodore 64 y Apple II; un año después aparecerían las versiones de MSX y Amstrad CPC. En el juego controlamos a Howard durante cuatro niveles con el objeto de salvar a sus mejores amigos, Phil y Beverly, y tras ser lanzado en paracaídas sobre la isla Volcano.

'Howard The Duck' (videojuego)

‘Howard The Duck’ (videojuego)

Al igual que sucedió con la película, este título recibió críticas bastante negativas. La revista ‘Computer Gamer’ afirmó entre sus páginas que el juego estaba “presentado de forma hermosa y bien programado, siendo una de las mejores versiones recientes de Activision, por lo que merece consideración aparte de su desafortunado vínculo con la película”.

Hoy día, tanto película como videojuego se han convertido en objetos de veneración de la cultura pop ochentera. Además, Howard ha seguido apareciendo en películas y videojuegos, prácticamente en forma de cameo, pues resulta uno de los personajes más icónicos de Marvel y más recordado por sus fiascos en taquilla, lo que le impone un halo de prestigio y reconocimiento retro bastante significativo.

De cómo Nintendo plagió los bloques de LEGO y no pasó (casi) nada

Nintendo N&B Blocks

Nintendo N&B Blocks

A finales de los nipones años sesenta, concretamente en 1968, Nintendo lanza al mercado una serie de juegos de construcción mediante coloridos bloques de plástico que se engarzaban entre sí. Aquello se dio en llamar Nintendo Blocks, que fue acortado a N&B Blocks. Los bloques eran casi exactamente iguales a los que LEGO había inventado en el año 1949 —y comercializado desde 1955— y, aunque hubo una batalla legal, Nintendo consiguió ganarla de una manera muy sutil.

Las series N&B Blocks llegaban a las casas de los japoneses bajo el copyright de Nintendo, sin ningún tipo de licencia de LEGO, sin embargo, era meridianamente evidente que estos bloques estaban totalmente inspirados en los del fabricante de juguetes danés. Y es que no sólo eran muy similares, es que las dimensiones eran idénticas, lo que permitía mezclar piezas de ambos sistemas sin ningún tipo de problema.

Nintendo N&B Blocks

Nintendo N&B Blocks

Pero Nintendo nunca ha dado puntada sin hilo y guardaba un as en la manga para que LEGO no pudiera buscarle las cosquillas legales en los juzgados. Por razones estrictamente de autoprotección, la parte inferior e interna de sus bloques no era igual a las de los bloques de LEGO, con pequeños cilindros que no llegan a cerrarse del todo (imagen siguiente). Asimismo, se diseñaron un montón de bloques nuevos e innovadores que diferían mucho de los estándares de LEGO y que incluían figuras redondas, con forma de arco, troncocónicas, curvas, con forma de cúpula, etcétera.

Izquierda N&B, derecha LEGO

Izquierda N&B, derecha LEGO

Además de todo ello, con los sets de Nintendo se conseguía construir figuras mucho más estilizadas y elegantes, y esto es algo que aprovecharon los directivos de la compañía para mofarse de LEGO en un anuncio televisivo (imagen que sigue) en el que se comparaban ambos juegos de piezas a la hora de construir un cohete. Las cajas de piezas japonesas contaban también con múltiples conjuntos temáticos que permitían hacer un algo en especial: naves espaciales, animales, flores y plantas, casas con jardín, barcos, trenes, atracciones y hasta los superhéroes típicos de producciones tokusatsu japonesas. Este despliegue, LEGO no lo conseguiría hasta años después.

Anuncio de Nintendo comparando sus bloques con LEGO

Anuncio de Nintendo comparando sus bloques con LEGO

Con todo y con eso, a la compañía danesa se le hinchó la vena y decidió demandar a Nintendo por el plagio de sus bloques de montaje, sin embargo, el pleito lo perdió LEGO sólo por esas pequeñas diferencias, antes comentadas, que tenían las piezas de Nintendo. Los jueces estimaron que no había plagio porque los bloques no eran exactamente iguales, y los juguetes de construcción con distintos tipos de piezas de diversos materiales datan del siglo XVIII, no era algo que hubiera inventado LEGO.

Todas las piezas de N&B Blocks

Todas las piezas de N&B Blocks

Sin embargo, por aquel momento, y sin saber muy bien por qué razón, Nintendo dejó de fabricar estos juegos de piezas de construcción. Algunos creen que la presión de LEGO se ejerció también fuera de los tribunales, otros que la menor calidad de las piezas y de sus ajustes hicieron que estos juegos terminaran por sucumbir al mercado; según la propia compañía japonesa, la fuerte irrupción de los juegos electrónicos les hizo concentrarse totalmente en esta nueva tendencia, dejando las demás abandonadas atrás.

Famosa pieza número 55 en forma de ocho

Famosa pieza número 55 en forma de ocho

Así era la primera máquina expendedora hace dos mil años

Expendedora de agua bendita

Expendedora de agua bendita

Si bien el verdadero desarrollo de las máquinas expendedoras (o de vending), tal y como las conocemos hoy, se remonta a 1880 —en plena revolución industrial—, lo cierto es que el primer artilugio de este tipo data de principios de nuestra era, en algún momento entre el año 30 y el año 60 después de Cristo: la máquina dispensadora de agua bendita.

Fue un tal Herón de Alejandría, ingeniero y matemático heleno, quien asacó una suerte de aparato mecánico que suministraba agua bendita para que los fieles de los templos de Tebas y el alto Egipto realizaran su ritual de limpieza y aseo propio o de las estatuas del dios de turno. A continuación podemos ver un esquema de aquel artefacto.

Expendedora de agua bendita

Expendedora de agua bendita

La inserción de una moneda (quizás un shat o un kite, quién sabe) por la ranura superior (A en la imagen) hacía que esta cayera sobre una pequeña bandeja metálica (marcada como R) que, por efecto del peso, levantaba una palanquita (la P) que pivotaba sobre un punto como una balanza (el punto N del esquema), abriendo un válvula (letra K) y haciendo fluir una pequeña cantidad de agua sagrada por la embocadura de salida (M en la imagen). El propio peso de la moneda la hacía deslizarse y caer fuera de la bandeja, provocando que el mecanismo se volviera a cerrar.

Se tiene constancia de que, al final del día, el propietario de la máquina tragamonedas la vaciaba de dinero y la volvía a rellenar de agua bendita para los fieles del día siguiente, consiguiendo así una suculenta recaudación que se destinaba al mantenimiento del templo.

Expendedora de agua bendita

Expendedora de agua bendita

Tres estudiantes de la universidad privada femenina estadounidense Smith College se pusieron hace un par de años manos a la obra y lograron construir y hacer funcionar una máquina expendedora de este tipo haciendo uso de los planos y anotaciones originales de Herón de Alejandría. El resultado lo podemos observar en la imagen siguiente. En el propio sitio web del centro se pueden consultar más datos del proyecto.

Expendedora de agua bendita

Expendedora de agua bendita

Una historia, la del vending, que terminaría por llevar a la calle expendedoras de refrescos espirituosos y que comenzó dispensando un agua no menos espirituosa.

3 de 12612345...102030...»
eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies