¡Qué lío se está haciendo la gente con la TDT, madre mía!

TDT

TDT

En los últimos meses he tenido que abrir los ojos (y callar la boca) a más de uno a cuenta de la nueva Televisión Digital Terrestre (TDT). No pocos han sido los que han recurrido a mí por ser incapaces de poder grabar con sus grabadores de DVD, comprados hace dos o tres años, de la televisión digital; otros me preguntan por qué si el cable SCART viene del DVD, pasa por el sintonizador TDT y, de ahí, va a la tele no son capaces de grabar más que la niebla de la antigua televisión analógica; y hasta los hay que me dicen que les instale su antiguo vídeo VHS para grabar de canales TDT.

Vamos a ver, porque la explicación es tan sencilla, pero tan sencilla, que de fácil que resulta no voy a saber explicarme. Empecemos por el principio y vayamos poco a poco, procuraré ser lo más cristalino posible.

Remontémonos to the past, cuando teníamos una TV analógica de tubo en casa y nuestro padre compraba el primer vídeo Beta, VHS o V2000 que entraba en nuestro hogar. Si hacéis un poco de memoria os acordaréis de que en el vídeo había que buscar los canales al igual que lo hacíamos en el televisor. Acordaos también de aquel amigo que, como su aparato de TV no tenía mando a distancia pero el del vídeo sí, visualizaba siempre la tele a través del canal habilitado para el reproductor, utilizando el control remoto del mismo. Recordad, por último, cuando se descojonaba el orden de los canales del vídeo, perdiendo la sincronía con los memorizados en el televisor, y de las veces que nos habremos agarrado un buen cabreo por haber puesto a grabar la peli de la tarde de Telecinco y haber terminado grabando el informativo vespertino de Antena 3.

Pues bien, todo ello era debido a que los antiguos vídeos disponían, al igual que las televisiones, de un sintonizador de TV interno. Los vídeos VHS grababan la señal de dicho sintonizador, y no, como muchos piensan, de la imagen de la tele directamente (¿?). Eso nos permitía, por ejemplo, estar grabando un canal y visualizando otro distinto, o tener incluso la tele apagada, porque el que grababa era el propio vídeo de su propio sintonizador.

Hoy en día la manera de sintonización ha cambiado, y si bien la señal sigue llegando por el cable de antena de toda la vida, esta señal es distinta, y necesitamos de sintonizadores diferentes para poder interpretarla. Antiguamente, las ondas televisivas las descifraba (por así decirlo) un sintonizador analógico, hoy hay que hacerlo con uno digital.

Los DVD grabadores que se vendían hasta hace cuatro días venían con un sintonizador analógico (que no digital) incorporado, porque la TDT no era todavía una realidad. Con esos DVD, así, a pelo, nunca podremos grabar la señal digital. Nunca.

Además, por mucho que hayamos comprado un aparato de TDT para la televisión, y por mucho que el cable SCART pase del vídeo a él y de éste a la TV, eso no nos proporciona lo necesario para efectuar grabaciones TDT, porque el sintonizador sólo envía la señal a la tele y su comunicación con el vídeo es un mero puente para televisiones que sólo disponen de un único euroconector.

¿Qué es lo que necesitamos, entonces, para poder disfrutar de nuestro centro multimedia ‘TV-DVD grabador’ como a la antigua usanza, como cuando era el combinado ‘TV-vídeo VHS’? Vamos a desgranar las distintas soluciones de más cara a más barata, entendiendo por la más cara como también la más lógica y la que más nos acerca al futuro y nos une con aquellos montajes del pasado.

SOLUCIÓN 1: Un televisor con TDT + un DVD grabador con TDT. Esta es, obviamente, la mejor solución y, como decíamos, también la más cara. Lo que está claro es que necesitamos dos sintonizadores de TDT, uno para la tele (ver imagen) y otro para el deuvedé (grabar imagen). Es como lo teníamos antiguamente pero en formato digital.

Actualmente ya todas las teles vienen con sintonizador TDT, y todos los grabadores de DVD también. De esta forma deberemos sintonizar los canales en la TV, por un lado, y también en el DVD, por otro, procurando mantener el mismo orden en ambos aparatos para luego no tener confusiones a la hora de grabar. De este modo sólo tendríamos que tener el DVD encendido para grabar (se activan solos al llegar la hora, igual que los VHS) y, por supuesto, podríamos estar viendo un canal por la televisión y grabando otro.

SOLUCIÓN 2: Nuestro televisor antiguo + un sintonizador externo de TDT + un DVD grabador con TDT. Esta sería una segunda opción más económica, ya que no tenemos necesidad de cambiar el aparato de TV. El sintonizador externo enviaría la señal a la tele (ver imagen) y el sintonizador del DVD alimentaría su propia señal (grabar imagen).

La mayoría de los sintonizadores externos de televisión digital vienen con dos tomas de euroconector en su parte trasera, de una llevamos un cable a la tele (OUT) y de la otra llevamos otro cable al DVD (IN). Es un error pensar que este montaje hace llegar la señal TDT al DVD, porque, como su nombre (IN) indica, esta toma es una entrada al TDT que viene del vídeo. Su misión es servir de puente o pasarela para la señal que emite el vídeo y, así, ahorrarnos cables por detrás del mueble. Además, si nuestra tele es muy antigua y sólo tiene un euroconector, nos permite enchufar tanto TDT como DVD a un solo punto de entrada.

Podríamos hacer una analogía entre esta pasarela y la que traían las antiguas unidades de disco Zip (de Iomega) de puerto paralelo para poder conectar la impresora y utilizar un único puerto para dos cacharros.

Existen otros aparatos de TDT que tienen dos salidas de señal (OUT) pero internamente un solo sintonizador. Esto podría llevar la señal a una TV y a un DVD, pero con el inconveniente de que sólo podríamos grabar el programa que estemos visualizando en ese momento; en cuanto cambiemos de canal cambiaría también la grabación. Así mismo tampoco podríamos apagar el TDT, porque el DVD dejaría de recibir la señal. Estos instrumentos están pensados para enviar la señal a dos televisores o para salir del paso someramente si no queremos programar grabaciones muy avanzadas.

SOLUCIÓN 3: Nuestro televisor antiguo + nuestro DVD grabador antiguo + un aparato externo de TDT con doble sintonizador. Esta es la opción más barata y también la menos recomendada, aunque dependiendo de la economía familiar es totalmente válida para tirar adelante. En este caso no tendríamos que deshacernos ni de la tele ni del deuvedé, porque el doble sintonizador de TDT nos provee de dos vías de llegada de señal totalmente separadas.

Hay que atender a dos pequeñas puntualizaciones, y es que, en este supuesto, nuestro DVD deberá de disponer de una entrada (IN) de señal externa vía euroconector (que no siempre es el caso) y, además, el aparato de TDT deberá estar encendido cuando dejemos programada una grabación.

Otra opción enmarcada en esta última sería realizar una burrada tal como adquirir dos sintonizadores independientes externos para cada uno de los elementos. Esto, a parte de que multiplica cables de señal y corriente, puede hacer elevar la temperatura del entorno en varios grados, porque estos cacharros se calientan un huevo.

Reseñar también que ahora muchos receptores de TDT vienen con conexiones de diversa naturaleza y, además del típico euroconector, tienen salidas de señal RGB, VGA, DVI y hasta HDMI, por lo que las posibilidades que tenemos son inmensas.

Lo que tenemos que tener claro es que tanto el DVD como el televisor necesitan de una señal sintonizada para funcionar independientemente, y la única opción es disponer de dos sintonizadores autónomos para cada acción y, a poder ser, integrados en los propios aparatos.

Y el que quiera grabar TDT desde su viejo vídeo VHS, que se vaya quitando esa idea de la cabeza porque, aunque no hay nada imposible (si el vídeo tiene una entrada SCART de señal), la calidad de grabación con respecto a la de emisión dejaría bastante que desear y no merecería la pena en ningún caso.

Por último, comentar que la cosa se puede complicar si añadimos servicios como el MHP o la TDT de pago. En ambos casos, los sintonizadores (internos o externos) deberán estar preparados para tales fines. En lo que a la plataforma MHP se refiere, el decodificador TDT no puede ser cualquiera, y si hemos comprado uno de los baratitos lo más seguro es que no tenga dicha funcionalidad. Si el aparato es integrado, habrá que consultar al fabricante si dispone de esta tecnología; en caso contrario toca comprar tele nueva o sintonizador externo.

Por su lado, la TDT de pago (el caso, por ejemplo, de Gol Televisión) requiere de sintonizadores especiales con una ranura para la tarjeta de abonado (al estilo Canal+). Si el sintonizador es interno, deberemos comprobar que la TV tenga una ranura PCMCIA (como los antiguos portátiles, sí) donde se coloca una tarjeta especial que, a su vez, viene provista de la ranura de marras. Si no es así, lo mismo de antes, toca comprar tele nueva o sintonizador externo.

Estamos en pleno despegue de la Televisión Digital Terrestre y es normal que la gente se líe y que se nos llene la casa de cables y aparatitos. Esperemos que dentro de unos cuantos años, en los que el parque de televisores y DVD grabadores se vaya renovando de forma natural, el mercado regularice sus productos y sea normal disponer de todas las funcionalidades de manera nativa y completa.

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:







Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies