Las paletas de colores (a lo modelno que te rilas)

Paleta RGB

Paleta RGB

Los diseñadores web y los programadores tenemos la obligación, prácticamente,  de comernos el coco hasta la estenuación con las distintas paletas de colores a fin de conseguir ese tono que desea el cliente. Y es que no es lo mismo el amarillo Nº 16 que el Nº 88. Sí, sí, los dos amarillos y muy parecidos; pero diferentes.

Dicen las mujeres que los hombres sólo reconocemos los tres colores básicos y poco más. Hace bien poco tuve la oportunidad de asistir a una ligera reyerta en la que se le imputaba a un pendejo la imposibilidad de distinguir el color salmón del naranja. Y es que al pobre hombre le sacas de la diferencia entre azul oscuro y azul clarito y se me pierde en la inmensidad del océano; azul, claro.

Lo de los matices está muy bien que exista, pero estamos acercándonos peligrosamente a la repijería cromática a la hora de ponerles nombre. Porque ahora resulta que el blanco ya no es sólo blanco, puede ser blanco, blanco roto, blanco siena, blanco de plata, de cinz, de titanio, blanco humo, blanco marfil, blanco alabastro y hasta un blanco denominado medio sucio. En realidad existen 243 tipos de blanco, fíjate, y estos no son más que una escueta muestra. Todo ello sin meternos en el terreno de los cremas y grises muy pálidos, que entonces ya nos perderíamos para siempre.

Yo, a decir verdad, estoy que no me encuentro hace mucho tiempo. Para mí entre el blanco y el negro sólo está el gris y, como mucho, el gris oscuro. Punto. Me cuesta distinguir entre el morado, el lila y el violeta tanto como diferenciar una bufanda de una pashmina, un fular, un echarpe y una pañoleta. Cosas de mujeres, vaya.

Hoy en día (aunque supongo que siempre han existido, ahora sólo se les ha dado un nombre) tenemos azul celeste, marino, sucio, marrón tierra, marrón rojizo, melocotón suave, granate pasado, verde grisáceo o, incluso, pastel chicle y verde aguamarina cremoso.

En el sitio web de una tienda de moda femenina aseguran que los colores estándar son: negro, verde bosque, azul marino, azul real, azulejo, petróleo, carbón liso, olivo, desierto, natural, limón, butano, rojo fuego y teja. Si estos son los colores estándar, no quiero ni pensar cuales serán los demás. Vale…, lo pienso, lo busco y lo encuentro… Entre ellos puedo observar asombrado colores como pizarra, azul noche, perla, verde botella, kiwi, mandarina, óxido, capuchino o sáhara.

Y hay más, sí. Podemos complicar la cosa hasta un punto de casi no retorno mental: azul arábigo, canela, militar, piñón, travertino, laja verde, hoja seca, tabique, ultramar, recinto o maple. También existe el rojo cardenal, el rojo burgundy, el verde bosque, café chocolate, anonizado natural, diamante negro, melocotón claro, el burdeos, azul índigo, rojo indio, fumé claro y cristal sombra.

¿Dónde vamos a parar? Es posible que en el futuro pidamos una prenda en una tienda pero, por favor, que sea en naranja melocotón almibarado con toques de mandarina pastel al atardecer de una noche negra azabache de verano, que si no no me va con los ojos que los tengo verdes, del verde de toda la vida.

¡Venga, hombre!

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:







Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies