(HTML5 + CSS3) – Flash = Web futura

Adobe herida de muerte

Adobe herida de muerte

Flash is nearly dead, i’m sorry. Fue bonito mientras duró, pero a la tecnología Flash le quedan cuatro telediarios. Tuvo un auge muy importante en su época y representó una revolución importantísima para el desarrollo web dinámico, pero hemos llegado a un momento en el que no tiene sentido o, por lo menos, no tanto como antes.   

En mayo de 1995, una pequeña empresa de San Diego (California) llamada FutureWave Software desarrolló una aplicación para crear animaciones basadas en imágenes vectoriales con el fin de aumentar las capacidades de una herramienta anterior que permitía el dibujo vectorial. Aquella aplicación de animación se llamó FutureSplash Animator.   

En aquella época, la forma de crear animaciones para la floreciente World Wide Web era exclusivamente a través de Java, por lo que decidieron inventar algún sistema que permitiera embeber esas animaciones vectoriales en una página web. La tecnología tuvo tanto éxito entre los desarrolladores que importantes sitios web la integraron en sus interfaces de navegación, como por ejemplo MSN de Microsoft, la web oficial de The Simpsons o la web de Disney.   

Por aquel entonces, Disney trabajaba también con productos de Macromedia, y eso propició que ambas empresas, Macromedia y FutureWave Software, comenzaran a trabajar juntas para conseguir una conexión entre sus softwares. Finalmente, en diciembre de 1996, Macromedia compró FutureWave Software, convirtiendo la aplicación FutureSplash Animator en Macromedia Flash 1.0. Casi una década después, en 2005, la todopoderosa Adobe Systems compraría Macromedia y convertiría el producto, ya consolidado en el mercado, en el actual Adobe Flash.   

Durante más de diez años, Flash se convirtió en una herramienta indispensable para el desarrollador web. Prácticamente todos los sitios web se sentían obligados a incorporar animaciones para estar a la moda. Posteriormente se comenzaron a desarrollar web completas en Flash, totalmente dinámicas, animadas, interactivas y espectaculares. Con la aparición del formato Flash Video, las webs que incorporaban tecnología Flash se multiplicaron, y aparecieron sitios como YouTube o Google Vídeos utilizando dicha herramienta.   

Sin embargo, Flash acarrea muchos problemas. Para empezar es un formato propietario de Adobe, no abierto ni estandarizado. Esto hace que una sola empresa controle una tecnología que, al extenderse demasiado, puede convertirse en un peligroso monopolio, y para nada casa con la filosofía a la que tiende cada vez más Internet.   

Otro problema es el peso de las animaciones. Un archivo de Flash puede llegar a ocupar bastante espacio, con lo que la descarga desde una página web se convierte en tediosa. Además el consumo de recursos es notable, y los pequeños ordenadores modernos (netbooks), o los PC de bolsillo se las ven y se las desean para refrigerarse cuando hay Flash de por medio.   

Los buscadores tampoco se llevan nada bien con Flash. Al ser un producto encapsulado en su propio archivo, los motores de búsqueda no pueden acceder a su interior para indizar textos, enlaces o fotografías. Esto no es del todo cierto, pues Google y otros buscadores ya indexan desde hace años el contenido de los SWF, sin embargo no queda muy claro hasta qué punto se realiza esto y que importancia tiene (o le da Google) con respecto a otras tecnologías como HTML o XML.   

El camino que debemos seguir es el que nos lleva a la denominada web semántica, y Flash no es paradigma de ese futuro precisamente. Otras tecnologías en fase de creación, como la versión 5 de HTML, o la versión 3 de CSS sí van por el buen camino. HTML 5 es la quinta revisión del leguaje básico de la web. Sus nuevas características hacen de él muchísimo más estructural y semántico, y bastante potente, con funcionalidades a través de una interfaz estandarizada para, por ejemplo, reproducir audio y vídeo.   

El consorcio mundial de la web (WC3) hasta ahora había estado centrado en el desarrollo de SGML, XML, XForms, RSS, CSS e incluso AJAX, por lo que este cambio era necesario. Seguir utilizando un lenguaje que no ha cambiado desde 1999 es seguir siendo hombres de las cavernas. Nuestros navegadores ahora tienen pestañas, utilizamos RSS y conocemos XML, etcétera, sin embargo seguimos haciendo básicamente lo mismo que la década pasada: tablas (<table>) y párrafos (<p>).   

Los recientes rifirrafes entre Adobe y Apple a causa de la no inclusión de soporte Flash en el iPad han hecho saltar todas las alarmas. Lo cierto es que Apple no ha acertado del todo con esa política, y es que es cierto que un uso excesivo de Flash se zamparía los recursos y la batería del tablet en cero coma, pero tanto como eliminar el soporte nativo, me parece excesivo.   

Apple no ha sido el único en rechazar Flash. Webs tan importantes como YouTube han anunciado que migraran a HTML 5 todos sus vídeos, cosa que ya están haciendo en fase de pruebas. Por si fuera poco, empresas como Google, Facebook, Microsoft o Scridb han emitido comunicados en los que apuestan claramente por el matrimonio HTML 5 y CSS 3 como estándar de futuro. Hasta el sitio web pornográfico YouPorn, uno de los más importantes para adultos del mundo, ha anunciado que pronto tendra su versión en HTML 5.  Además cada vez se dejan ver más animaciones impresionantes realizadas sólo con la nueva versión de HTML. 

En fin, parece claro que lo que nos depara el futuro de Internet abandona un poco en la cuneta a Adobe y a su Flash. Sin embargo no tengo tan claro que Flash debiera desaparecer por completo, ya que reorientando la herramienta podría sacársele mucho partido en áreas como el desarrollo de cedés o deuvedés interactivos, el software de los puntos de información en museos y ciudades o, qué sé yo, cartas de vino multimedia en los restaurantes. 

Adobe, en la presentación de la suite CS5, dio a conocer una nueva función dentro de Flash CS5 muy arriesgada pero muy inteligente a la vez. Se trata de una herramienta que convertirá las animaciones Flash a HTML5 bajo la nueva etiqueta <canvas>. Un audaz movimiento, pues vendría siendo, por decirlo de una forma simple, matar definitivamente el plugin de Flash pero mantener el lenguaje de programación para desarrolladores, y a la vez seguir imprimiendo dinero para la firma. Habrá que probar bien esta característica para ver cómo de bien o de mal funciona, incluso con animaciones antiguas. 

Por supuesto que todo lo aquí expuesto se hace extensible a la tecnología Silverlight de Microsoft, que llegó tarde, mal y a rastras a competir con Flash, y nadie le hizo mucho caso (aunque admito que, posiblemente, sea hasta mejor que el propio Flash). 

Flash es un muy buen producto, fácil de utilizar y con grandes posibilidades. Si en el futuro vemos esta tecnología pulular por la Red habrá de ser en pequeñas y contadas dosis, porque si no estaremos dando pasos hacia atrás.   

8 comentarios a “(HTML5 + CSS3) – Flash = Web futura”

Escribe tu comentario

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies