El cine en 3D, 4D y 6D

Cine 3D

Cine 3D

La primera película que vi en 3D en el cine fue ‘Pesadilla final: La muerte de Freddy‘, en 1991 (¡hace ya casi 20 años!), que fue la sexta entrega de la saga ‘Pesadilla en Elm Street‘ y que, aunque nos mataran al señor Krueger, reaparecería (y volverá a reaparecer este año 2010) en nuevas secuelas. Los últimos 15 minutos de este film estaban rodados en tres dimensiones, y sus responsables se preocuparon muy mucho por publicitarlo a bombo y platillo como el súmmum de la tecnología de visionado.

Un poco de historia

Lo cierto es que el cine en 3D surgió bastante antes; antes incluso de que apareciera el sonido y el color. En 1915, en el Teatro Astor Place de Nueva York, se emitieron los tres primeros cortos utilizando esta tecnología y, posteriormente, en 1922 se produjo el primer largometraje 3D, ‘El que ella quiere‘, dirigido por Nat G. Deverich.

Fotograma de antigua película en 3D

Fotograma de antigua película en 3D

En 1936, el director italiano Guido Brignone presentó la primera película 3D sonora (‘Nozze vagabonde‘), y en 1947 apareció ‘Robinzon Kruzo‘, un telefilme soviético de Aleksandr Andriyevsky que fue la primera proyección 3D con sonido y en color.

Casi cuatro décadas de investigación después de los primeros intentos, en 1953, la Warner Bros. estrenó ‘Los crímenes del museo de cera‘, que fue el primer largometraje en 3D con sonido estereofónico. La primera proyección de la película tuvo lugar en el Paramount Theater, Nueva York, y se utilizaron 25 altavoces, hecho que provocó cierta cacofonía, con sonidos rebotando en todas las direcciones. El director André de Toth (fallecido en 2002) pudo haber notado ese problema con el sonido, pero jamás llegó a ver el efecto 3D, dado que tenía un solo ojo.

A partir de este momento se produjo el gran auge del cine en 3D, que hizo que miles de salas cinematográficas (sobre todo en EEUU) se equiparan adecuadamente para exhibir este tipo de películas. Varios años después este procedimiento quedó como un buen recuerdo, hasta que salió ‘Un septiembre borrascoso‘ (1960), dirigida por Byron Haskin, que fue la primer película sonora en 3D exhibida en el fastuoso Cinemascope.

A España, como todo, las tres dimensiones llegaron tarde, pero llegaron, y fue aquella película de Freddy Krueger el pelotazo cinematográfico que nos quisieron colar (y nos colaron por toda la escuadra).

Desde aquellos gloriosos años del 3D americano hasta ‘Avatar‘ (2009), de James Cameron, han ocurrido muchas cosas. La tecnología ha avanzado mucho, y aquellas gafas de cartón con papel celofán en dos colores que nos regalaban a la entrada de los cines han pasado a mejor vida.

La tecnología 3D

En el sistema de visión humana, cada ojo, por separado, tiene un campo visual de unos 150º. Ambos ojos no trabajan de forma independiente, sino que están enfocando al mismo punto. Si el sistema visual del ser humano estuviera pensado como el de un camaleón, el de un pez o el de un pájaro, para que cada ojo actuara por separado, podríamos mirar a zonas diferentes y podríamos tener un campo visual en conjunto de hasta 300º. Pero es justo al contrario, los dos ojos se enfocan al mismo lugar, y eso significa que una buena parte del campo visual de un ojo se solapa con el otro, es decir, un objeto que vemos con un ojo, si no está muy periférico, también lo vemos con el otro. Por tanto, el cerebro recibe información redundante. Y esa misma información, recibida por dos receptores oculares a la vez colocados en el mismo plano y a la misma altura pero algo separados entre sí, es precisamente lo que nos hace percibir las tres dimensiones; nuestro cerebro recoge información de profundidad, altura y anchura.

Por ejemplo, si nos fijamos en la siguiente imagen vemos cómo funciona básicamente el sistema de visión humano. Al mirar un objeto tridimensional con ambos ojos (separados entre sí) obtenemos la visión derecha con un ángulo y la izquierda con otro ángulo. Es decir, vemos el objeto por los dos lados. Esa información en nuestro cerebro se transforma en volumen de tres dimensiones.

Sistema de visión humano

Sistema de visión humano

La imagen en una pantalla de cine es plana y se emite en sólo dos dimensiones. Si deseamos crear un efecto tridimensional en el espectador debemos engañar a su cerebro, enviando imágenes distintas a cada ojo (en realidad es la misma imagen pero tomada con ángulos diferentes, como hacen los ojos). La primera vez que se realizó esta ilusión fue en 1840, cuando Sir Charles Wheatstone inventó el estereoscopio, un dispositivo muy simple que consta de cuatro pequeños espejos, ubicados de forma tal, que permiten desviar dos imágenes de manera que, al verse montadas una sobre la otra, dan el efecto estereoscópico o tridimensional.

Estereoscopio

Estereoscopio

En el cine era una misión imposible aplicar técnicas estereoscópicas a una película, porque sólo un espectador, acomodado en una posición de la sala muy precisa, podría llegar a recibir la sensación de 3D; en cuanto se variara el ángulo de visión, el efecto desaparecería. El primer proceso utilizado en las películas en blanco y negro, desarrollado por Edwin S. Porter y W.E. Waddell, consistía en el uso de dos lentes (roja y verde) con las que se creaba una imagen individual a través de dos proyecciones (con filtro de color), fotografiadas a una distancia de 2’5 pulgadas. Sin embargo, el experimento estuvo destinado al fracaso, porque las imágenes se difuminaban bastante.

Posteriormente, y ya con la posibilidad de emitir una película en color, se mejoró el sistema de división en colores reinventándolo como un procedimiento de tonos rojo y azul. El espectador utilizaba unas gafas especiales (lentes anaglíficas pasivas) que cubrían un ojo con un celofán semitransparente de color rojo y el otro con uno de color azul. La película consistía en dos imágenes superpuestas, con las porciones que deben ser vistas por uno u otro ojo del color opuesto al del celofán. El resultado es que cada ojo sólo ve la imagen que le corresponde. A pesar de lo simple del sistema, se percibe una relativamente buena sensación de 3D y, si miramos la película sin las gafas, vemos únicamente una imagen doble en color azul y rojo.

Lo que sucede en esta situación es que cada lente de color absorbe la luz emitida por cada una de las imágenes, es decir, la lente roja filtra la imagen roja para un ojo y la lente azul hace lo mismo para el otro. Esto produce que cada ojo vea el contorno de la imagen opuesta en color y posición, haciendo que el cerebro interprete una única imagen con profundidad.

Dentro de este tipo de  gafas 3D pasivas podemos encontrar sistemas más avanzados que las gafas anaglíficas, como por ejemplo las gafas polarizadas. Las gafas polarizadas emplean unas lentes que filtran las ondas de luz y las proyectan a ciertos ángulos. Cada lente sólo permite pasar la luz que es polarizada de una forma compatible, es decir, cada ojo sólo verá una composición de imágenes en la pantalla, algo imprescindible para poder tener la sensación 3D.

La tendencia actual, de la que ‘Avatar’ ha sido fiel embajadora, es la utilización de las llamadas gafas 3D activas. Gracias a la microelectrónica se han reemplazado las gafas de celofán (y las polarizadas) por otras que tienen un filtro LCD que se sincroniza con el sistema de proyección para tapar uno u otro ojo según corresponda. Concretamente, se proyectan dos películas a la vez, una para cada ojo, con frames intercalados. Cuando en la pantalla se proyecta la imagen correspondiente al ojo derecho, las gafas oscurecen el cristal frente al ojo izquierdo, y viceversa. Si la frecuencia de proyección es suficientemente elevada, el ojo (y el cerebro) no detecta parpadeos de ninguna clase y la sensación 3D es muy convincente.

Estas gafas se comunican con la pantalla a través de un conector de señal estereoscópico sincronizado. El conector estereoscópico es un elemento de conexión estandarizado que utiliza 3 pines para sincronizar las lentes LCD con la pantalla 3D. Cada uno de los pines tiene su función, esto es, un pin lleva la carga eléctrica, otro actúa como tierra y el tercero transporta la señal estéreo sincronizada.

Gafas 3D ELSA

Gafas 3D ELSA

Por supuesto, para que todo esto funcione es necesario disponer de películas que hayan sido filmadas con el formato adecuado para su proyección mediante estos sistemas. Para ello se necesitan al menos dos cámaras de vídeo que capturen las escenas a la vez: una recogerá las imágenes que luego se proyectaran para el ojo izquierdo y la otra hará lo propio con las correspondientes al ojo derecho.

El equipo utilizado por Lucasfilm (imagen siguiente) se compone de dos cámaras, pero que no se ubican una al lado de la otra (horizontalmente) copiando la disposición de los ojos en un rostro humano, sino que una de ellas se encuentra apuntando hacia el objetivo, en forma normal directa, y la otra apunta hacia el suelo, perpendicularmente respecto de la primera. En el punto de la línea imaginaria en que se cruzan las visiones de ambas cámaras, hay un espejo semitransparente colocado en un ángulo de aproximadamente 45º, el cual actúa como un divisor del haz y ayuda a crear el efecto 3D.

Sistema de cámaras 3D de Lucasfilm

Sistema de cámaras 3D de Lucasfilm

Mientras que la cámara vertical permanece fija, la otra se desliza horizontalmente de izquierda a derecha. De este modo la intensidad del efecto 3D varía en función de la posición relativa entre ambas cámaras y de la escena que se va a registrar.

Este moderno sistema se está ahora popularizando para la visualización tridimensional de películas en casa. Multitud de marcas tienen ya preparados sus televisores 3D, que este mismo año empezarán a comercializar. Estos aparatos disponen de sus propios emisores de sincronización que se basan en uno de los cuatro sistemas actualmente vigentes (XpanD/Nuvision, IMAX 3D, RealD y Dolby 3D) y que necesitan tipos de gafas diferentes según dicho sistema.

Por supuesto que esta tecnología es aplicable también a los videojuegos, con lo que no tardando mucho podremos deleitarnos con títulos 3D que poseerán efectos impresionantes y nos meterán dentro de la acción un poco más.

Todo tiende al 4D y al 6D

El futuro del cine son las cuatro y seis dimensiones. Los cines 4D ya llevan tiempo implantados en nuestro país, pero de manera tímida y con cuentagotas. El concepto de 4D se basa en unir lo que ya conocemos de 3D más varios efectos especiales que permiten recrear sensaciones físicas, como luz, rayos láser, efectos climatológicos (viento, lluvia…), olor, etcétera.

Imaginemos una película en la que una escena nocturna disminuya la luminosidad de la sala y, por el contrario, una tremenda explosión produzca un destello cegador por medio de focos de distintos colores. Podríamos, asimismo, notar el agua que salpica una ola gigante mediante aerosoles que pulvericen agua en nuestra cara, o sentir el viento que mece los tulipanes haciendo uso de ventiladores, mientra olemos su fragancia emitida por dispensadores de aroma estratégicamente colocados en el local. Todo ello perfectamente sincronizado con las diversas escenas de la película que, por supuesto, estará preparada para ello.

Las seis dimensiones nacen de incorporar a todo lo anterior el movimiento de las butacas, propiciando una espectacular sensación de realidad y una total inmersión en la película. Un terremoto o un fuerte impacto podrían ir acompañados de una sacudida del asiento. El colmo del realismo.

Y precisamente esta estrategia hacia el cine 6D es la que deberían seguir las grandes productoras con el fin de terminar con lo que ellos llaman piratería. En lugar de andar todo el día lloriqueando y quejándose de las enormes pérdidas económicas que dicen tener, adaptarse a la realidad actual y evolucionar hacia la denominada “experiencia completa” sería un buen paso adelante.

‘Avatar’ recaudó prácticamente 2.000 millones de dólares en todo el mundo. Ha sido la película más taquillera de la historia del cine, por encima de Titanic, y eso que sólo ha recurrido a una novedosa técnica 3D. Estoy convencido de que un nutrido mercado de películas y cines 6D reduciría la piratería a la mínima expresión, porque son tecnologías que, por ahora, son muy difíciles de implementar en el ámbito doméstico. La gente se descargaría los filmes seguramente, pero previo paso por taquilla para disfrutar completamente de una experiencia única.

FUENTE: La última de las imágenes es propiedad de Gizmodo.

7 comentarios a “El cine en 3D, 4D y 6D”

  • Yo supongo que debo tener algún problema visual porque a mí las películas 3D como que me marean un poco al verlas :S
    Lo del 4D o 6D creo que acá (en Paraguay) todavía estamos un poquito lejos para implementarlo 🙁 Aún así no pierdo la esperanza 😛
    Excelente artículo. Saludos.

  • mediana:

    A la hora de añadir dimensiones, añadir audio 3D puede llegar a ser más imporante que otras dimensiones para añadir efectos.
    Un audio inmersivo más envolvente que el 5.1 actual es totalmente imprescindible en el aumento de la calidad de la experiencia de ver una película.

  • muy bueno si señor me ha encantao el post muy competo, algo asin estaba buscando , gracias!!!

  • yayo:

    me ha encantado el articulo muy pero que muy interesante, yo me acuerdo que hace ya unos años estuve en eurodisney y vi una pelicula en 4d o 6d no sabria decirlo pero de lo que me acuerdo es que los asientos se movian y cuando esturnudo el de la peli, nos salpico una rafaga de agua, impresionante, luego se apagaron las luces y se escuchaban sonidos de ratas y se notaba como andaban por la sala entre los pies , increible . a ver si se aplica eso a las salas de cine.

  • meti verga al culo de mi novia:

    imaginense verla en 4d y el asesino o monstruo este alado de ti ay gueeeeyyyyy yo la neta me iria el correo que puse no es mio solo lo puse porque rimaba con lo de arriba ya va a salir un puto nintendo en 3d se llama 3ds pero ni lo compren en el futuro saldra uno hasta mas puto perron en cuarta quinta sexta hasta putas septima hayyy gueeeyyyy ya serian un chingo no. o como las televiciones en 3d o computadoras falta que saquen putos celulares tambien no ha pero eso si de queee va estar caro va estar caro la neta ya ni como ver una puta pelucula porno hay vas a ver el culote de cerca o las putas chichotas ya asta las a sentir en tu puta cara no eso seria perron o vas a sentir que se la estas metiendo o van a sentir que se las estan chupando las tetas o que te estan chupando la reatota esto lo escribio amonimo

    el mete vergas.

    no es cierto el pajero aaaahhhuuu.

  • meti verga al culo de mi novia:

    es un misterio quien lo escribio pero quien lo escribio fue………

    le meti la verga a tu madre

  • meti verga en culo de tu madre:

    el que lea esto es puto

    el que lea esto es pendejo

    el que lea esto que chingue su puta madre
    post

    eres un pendejeis
    la cogiste en 3D pendeja

Escribe tu comentario

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies