Así era un hydraulis, el órgano hidraúlico del siglo III a. C.

Hydraulis

Hydraulis

Si pudiéramos viajar mentalmente a la antigua Grecia, tres siglos antes de nuestra era, podríamos observar artilugios de una ingeniería primigenia tal que pondría en aprietos a más de un licenciado contemporáneo. De aquella época se han descubierto documentos de obras tecnológicas perdidas que, posteriormente, han tenido que ser inventadas de nuevo, pues en algún momento se perdió ese hilo entre el pasado y presente. Es el caso del hydraulis, un instrumento musical que se sirve del agua y del aire para emitir sonidos.

Hydraulis —de hydor (agua) y aulós (flauta)— fue un órgano de tubos concebido por Ctesibio, un inventor y matemático original de Alejandría, que ideó diversos aparatos que utilizaban el agua y el aire para funcionar. Las características de este órgano se tuvieron que inferir de mosaicos, frescos y referencias literarias hasta que, en 1931, se descubrieron los restos de un antiguo hydraulis en Hungría. Haciendo uso de este hallazgo, se logró reconstruir una réplica que hoy está localizada en el Museo Aquincum de Budapest.

Hydraulis

Hydraulis

Este órgano constaba de una base octogonal sobre la que había una cisterna metálica que contenía dos émbolos cilíndricos a ambos lados. Sobre la cisterna había una caja rectangular encima de la que estaban colocados los tubos (unos ocho) que emitían los sonidos. El músico se sentaba ante una especie de teclado que surgía de la cámara eólica que poseía el instrumento.

Normalmente, el agua se suministraba desde una cierta altura sobre el instrumento a través de una tubería. El aire se introducía mediante la propia corriente de agua, por aspiración (sirviéndose del efecto Bernoulli), en la tubería principal desde un tubo secundario lateral que sostenía su parte superior sobre la fuente de agua. Tanto el agua como el aire llegaban juntos a la cámara aeolis (cámara de viento). En ese momento, agua y aire se separaban, y el aire comprimido se conducía hasta una caja de viento en la parte superior de la cámara de aire para que soplara los tubos del órgano. Dos placas antisalpicaduras, o especie de diafragmas perforados, evitaban que el agua fuera rociada entre en las tuberías del instrumento.

Hydraulis

Hydraulis

El agua, después de haber sido separada del aire, abandonaba la cámara aeolis a la misma velocidad con la que había entrado. A continuación, impulsaba una rueda de agua que, a su vez movía el cilindro musical. El flujo de agua debía de ser constante, por lo que muchos instrumentos de este tipo tenían dispositivos simples de regulación de la presión.

Hydraulis se utilizaba para diversos fines, así pues se tiene constancia de ellos en los teatros, imitando cantos de pájaro, pero también en los templos. Un ejemplo de ello es que, con un hydraulis egipcio, se conseguía el sonido que emitían las estatuas de Memnón en Tebas.

Ctesibio fue, probablemente, uno de los principales e importantes integrantes del Museo de Alejandría en la época de Ptolomeo I Sóter y de su sucesor Ptolomeo II Filadelfo. Se sabe muy poco acerca de su vida y obra, pero artefactos como éste nos hacen pensar que los genios de aquella época disponían de una tecnología a su alcance que era muy superior a lo que se imaginaba.

Escribe tu comentario

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies