Web Content Manager: la profesión 2.0 del futuro

Web Content Manager

Web Content Manager

El Web Content Manager, al que desde teknoPLOF! preferimos llamar ‘Administrador de Contenidos Web’ (por aquello de ahorrarnos anglicismos estúpidos teniendo palabras en castellano) es una profesión del futuro que ya está implantada en el presente en muchos países, pero que en la mayoría, como es el caso de España, no está homologada como tal.

Básicamente un Administrador/Responsable de Contenidos Web es una persona que se encarga de generar y administrar el contenido en Internet de una empresa. Las grandes compañías tienen departamentos específicos, con decenas de trabajadores, que se ocupan de este cometido. Pensemos en webs de periódicos, revistas, multinacionales, empresas de ofertas de empleo y, en general, sitios con un movimiento y actualización prácticamente diarios.

Estos trabajadores desarrollan y publican todo lo que tenga que ver con el contenido digital de las empresas. Sin embargo, no dejan de ser meros corderillos a las órdenes de su amo, sin ningún tipo de autonomía ni capacidad de iniciativa propia para salir del redil.

Por el contrario, a la sombra de esta profesión han aparecido Administradores de Contenidos Web de tipo freelance o independientes. Son personas únicas, generalmente, bastante geeks y con grandes conocimientos de Internet. Se encargan no sólo de gestionar el contenido web de una empresa, sino también de generar opinión e incluso, si fuera necesario, controversia en la Red.

Las pequeñas empresas, y las no tan pequeñas, se están sirviendo cada vez en mayor medida de estos profesionales del medio digital. Imaginemos a un cocinero, con más o menos reputación a nivel nacional, que necesita publicitarse en Internet para sacar un mayor provecho al medio que la simple página web de su restaurante. Este cocinero decide contratarnos como Web Content Manager y, entonces, empieza la guerra.

Lo primero es mejorar la web de la empresa, está claro que la intro en Flash nos sobra, y la estructura interna de tablas y párrafos ya no se lleva. Decidimos crear un nuevo sitio basado en XHTML y CSS, completamente estructurado y preparado para migrar a HTML5 en cuanto sea un estándar de facto. Nuestros amplios conocimientos en SEO (Search Engine Optimization), o lo que es lo mismo ‘Optimización de Motores de Búsqueda’ (lo que toda la vida a sido el posicionamiento en buscadores), nos llevan a desarrollar diversas técnicas de marketing y optimización del sitio para que los buscadores más importantes nos tengan en cuenta y nos sitúen en los primeros puestos de los resultados de búsqueda. Hará falta dinero, pero tenemos un cheque en blanco de nuestro cliente encima de la mesa.

El segundo punto de ataque será la blogosfera. Una página web está bien, pero por lo general se convierten en algo bastante poco dinámico que termina por aburrir. La gente quiere saber los horarios y la carta del restaurante, pero además le encantaría conocer las impresiones y pensamientos de su chef favorito. Un blog es el medio ideal para estos fines.

Por supuesto que nuestro cliente cocinero no tiene tiempo de andar actualizando todos los días su bitácora, y muchísimo menos tiene conocimientos para ello. Es por eso que seremos nosotros, bajo las condiciones de un contrato, los encargados de suplantar la personalidad de este cliente, hacernos pasar por él y escribir en el blog que hemos creado a su nombre como si realmente él fuéramos. Esto puede resultarnos complicado, porque no tenemos ni repajolera idea de cocina moderna, así que serán necesarias diversas reuniones semanales o mensuales para definir objetivos y determinar contenidos, aunando nuestra capacidad de expresión digital con sus conocimientos de cocina. Un Web Content Manager suplanta la identidad de su cliente en Internet.

El blog marcha viento en popa, cada vez tiene más visitas y las estadísticas son inmejorables. Es hora de torpedear las redes sociales. Cualquier Administrador de Contenidos Web sabe que las redes sociales se están convirtiendo en una Internet alternativa dentro de la propia Internet. Quien no se encuentre en alguna de ellas, prácticamente no existe digitalmente. Y esto las empresas lo conocen muy bien.

Abrimos cuentas en Facebook, Twitter y MySpace, además de en las redes más profesionales como LinkedIn o Xing, y también un canal de YouTube y una galería de Flickr, donde colgaremos los vídeos y las fotografías, respectivamente, del cocinero preparando suculentos platos que servirán, así mismo, de alimentación audiovisual para nuestro blog.

Manejar todas estas herramientas día a día (actualizando contenidos, comprobando el feedback con el visitante, contestando dudas, ajustando parámetros de posicionamiento, optimizando la usabilidad, etcétera, etcétera) es prácticamente imposible para un cocinero que dedica todo su tiempo a cocinar, administrar su negocio, impartir alguna que otra conferencia y asistir a un programa de radio semanalmente. Como véis, ahí entra en juego el Web Content Manager.

Lo más importante para vivir de esto es manejarse perfectamente en Internet y conocer las tendencias y las rutas migratorias digitales. La reputación viene por sí sola en función de los éxitos conseguidos con tus clientes. El abanico se podría ampliar hasta el infinito, haciendo uso de foros de noticias, chats, imageboards, videoblogs y un larguísmo etcétera. La clave está en la presencia masiva en la Red, generando opinión a gran escala.

Muchas veces, como decíamos antes, puede llegar a ser necesario hasta crear controversia, mediante la difusión de Internet memes, acciones de marketing viral, correos electrónicos en cadena o astroturfing, por ejemplo. Pero cuidado, un Administrador de Contenidos Web siempre ha de tener muy clara la línea que divide la provocación sutil del molesto troll en Internet. Cualquier acción de tipo viral se puede volver contra nosotros en segundos, haciendo que nuestro proyecto de difusión de la imagen de una empresa se convierta en el más grande de los fracasos. Y lo peor es que la ráfaga de disparos no va a venir sólo contra nosotros y nuestro prestigio, es que el daño que podamos hacer a nuestro cliente y a su empresa puede ser una gran catástrofe. De ahí la necesidad de conocer prácticamente al 100% los movimientos de la Red y sus características más profundas.

Sin duda un trabajo de riesgo pero muy bonito y atractivo. Una profesión de las más cotizadas y necesarias del mercado digital mundial ya a día de hoy, pero en un futuro muchísimo más.

2 comentarios a “Web Content Manager: la profesión 2.0 del futuro”

Escribe tu comentario

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies