Hacking urbano

Máquina expendedora

Máquina expendedora

Al margen de lo que es el mundo del hacking informático, se viene desarrollando hace ya mucho tiempo una especie de variante más lúdica (y no por ello menos ilegal) que se refiere a la explotación de trucos que poseen determinados aparatos electrónicos. Y cuando me refiero a estos aparatos no pretendo hablar de videoconsolas o maquinitas similares, sino de elementos más callejeros como pueden ser una máquina de Coca-Cola, un ascensor o un surtidor de gasolina.

¿Se puede hackear un ascensor? Pozí. ¿Y con qué fin? Poyaloverás.

Todo tramánculo que disponga de circuitos electrónicos es fácilmente hackeable, y no porque se puedan explotar bugs o fallos en la programación del mismo, que también, sino porque las técnicas que se utilizan muchas veces se refieren a trucos o accesos directos que utilizan los fabricantes para testear o comprobar la máquina o para recibir determinada información de la misma. Por ejemplo, las máquinas de vending, que podemos encontrar hoy día casi en cualquier esquina (refrescos, sándwiches, café, chucherías varias, etcétera), tienen una serie de “comandos ocultos” que sólo conocen los empleados que las manejan y que permiten visualizar en sus diminutas pantallas de leds información tal como el número de unidades vendidas, los errores generados o el dinero recaudado. Estas técnicas se van poco a poco difundiendo y al final los diseñadores tienen que cambiar la máquina y hacerla menos accesible al gran público.

Pero como el movimiento se demuestra andando, vamos a ver algunos ejemplos prácticos en formato videotubo que ponen de manifiesto lo tonta que es la supuestamente alta tecnología y lo listo que puede llegar a ser el ser humano. También es posible que alguno de los siguientes vídeos sean montajes, pero se ha intentado seleccionar los más representativos y los que más credibilidad pueden proporcionar.

DISCLAIMER: Algunas de las siguientes situaciones que visualizaremos representan acciones claramente delictivas. Hombre, robar una Pepsi de un máquina puede hacer un montonazo de gracia, pero es robar y punto pelota. teknoPLOF! no se hace responsable de los comentarios ni de las actuaciones aparecidas en los vídeos, sólo hace de mero intermediario entre la información que está ahí y sus lectores.

EJEMPLO 1. El ascensor. El truco consiste en llegar de un piso a otro sin que el aparato pare en ninguna otra altura intermedia aunque alguien haya pulsado el botón desde fuera. Se realiza pulsando (y manteniendo) el botón de cerrado de puertas y el piso en cuestión. Existen otras variantes como la de pulsar el botón de cerrado de puertas y el piso al que vas durante unos segundos y luego soltar. En el ascensor de mi casa no hay botón de cerrado de puertas, sólo de apertura, pero vive Dios que me haría tanta falta como el comer, que parece que todo Dios sale de casa cuando yo le doy al botón de llamada.

 

EJEMPLO 2. La máquina de refrescos. Este me encanta porque actúa sobre las nuevas máquinas de refrescos que están empezándose a ver cada vez más, esas que tiene una especie de montacargas interno que sube a por la lata (o botella) y la trae hasta el agujero de salida. Consiste en (como apreciarás en el vídeo) introducir la mano para evitar que el refresco salga de la máquina. Después de un par de intentos la máquina detecta algún fallo al no poder expender la botella y te devuelve el dinero. La segunda vez dejas caer las dos botellas. Conclusión: dos Coca-Colas al precio de una.

http://www.youtube.com/watch?v=Ql8wDngyDvw

EJEMPLO 3. Las monedas de una máquina de Coca-Cola. Esto ya es un robo prácticamente a mano armada. Dudo mucho que funcione o siga funcionando, pero todavía quedan máquinas de estas (un poco antiguas) por muchos rincones. El truco se basa en la pulsación de un código de botones (4 – 3 – 2 – 1 – 1 – 2 – 3 – 1 – 1) para terminar pulsando el retorno de moneda (manteniéndolo). Nótese cómo al principio se pulsa el mismo botón de retorno de moneda para comprobar que no hay dinero introducido.

http://www.youtube.com/watch?v=zejYW6hKsE0

EJEMPLO 4. El surtidor de gasolina. Este truco parece servir para obtener gasolina gratis en un surtidor de esos que tienen que activarte remotamente para poder repostar. Se basa en una combinación de bombeos cortos y largos (3 cortos – 2 largos – 1 corto – 2 largos – 3 cortos) con el gatillo de la manguera. ¡Y a echar!

 http://www.youtube.com/watch?v=YK3VhyRVkN4

EJEMPLO 5. La máquina de chicles. Sí, sí, la de toda la vida de meter la moneda y girar la manivela. Ahora también se lleva mucho este sistema en otro tipo de máquinas que expenden bolas para niños con un regalito mierdoso en su interior que no vale lo que cuesta y que hace que el niño acabe jugando más con la bola del envoltorio que con el contenido. El hack consiste en utilizar una moneda de inferior tamaño (y valor, por supuesto) para, forrándola con papel, engañar a la máquina haciendo que piense que el tamaño y grosor son los correctos. Todo un éxito de un cerebro adolescente. Si es que no tendrán otra cosa en que pensar, jesusmariayjosé.

 http://www.youtube.com/watch?v=6Nupr0Rq4H4

EJEMPLO 6. La máquina de chucherías. ¡Patatas gratis! Un truco parecido al ya comentado de la máquina de refrescos. Básicamente consiste en engañar a la máquina expendedora, haciendo que crea que no ha caído el snack en cuestión, al cerrar el portón inferior en el momento preciso para, posteriormente, presionar el botón de retorno de moneda y obtener el dinero y las golosinas por la cara; sin desembolsar un mísero euro, vaya.

 http://www.youtube.com/watch?v=Xs-1Jea46mU

En fin, en el tubo podréis encontrar multitud de ejemplos más de cómo hackear prácticamente todo, desde semáforos a cerraduras de coche, pasando por todo tipo de máquinas y maquinitas electrónicas. Esto sólo ha sido un somero ejemplo de algunas técnicas más o menos elaboradas que nunca hay que poner en práctica por ser claramente delictivas. Digo, ¿no?

Y si la electrónica falla, siempre quedan las técnicas de baja tecnología como la que utiliza el elemento subversivo del siguiente vídeo. Eso sí, hay que tener el brazo largo y muy delgado.

 

Lo más importante es ir siempre con mucho cuidado, y no vayáis a enseñarle estos vídeos a vuestra hija o sobrinita, no le vaya a pasar esto:

 

Angelitos… Lo que no se les ocurra.

 

4 comentarios a “Hacking urbano”

Escribe tu comentario

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies