Neutralidad de Internet para torpes

Justicia neutral

Justicia neutral

Últimamente estamos oyendo parlotear mucho acerca de la tan manida neutralidad de Internet. Hizo alusión a ello el presidente de EEUU, Barack Obama, en su campaña electoral, y el pasado mes de junio, Julius Genachowski, presidente de la FFC (Comisión Federal de las Comunicaciones) estadounidense, volvió a sacar el tema a la palestra con sus declaraciones. El amigo Julius prometió presentar unas bases para regular esto de la neutralidad en la Red de Redes.

Pero, ¿qué demonios es eso de la neutralidad de Internet? ¿No es Internet neutral? Pos no, mirusté. Matizo, Internet sí es neutral, los que no lo son, son aquellos que proporcionan el servicio, es decir, los ISP o Proveedores de Servicios Internet.

El problema de la neutralidad de la Red es muy sencillo: algunos ISP bloquean o retardan conexiones de sus usuarios por causas como un elevado ancho de banda o conexiones con servicios de la competencia. Lo explicó ahora pa’ la señá María, que no se ha enterado todavía. Usted, señora, tiene el Intenné este de Telefónica en casa, ¿verdad? Bueno, pues imagínese que la empresa le bloqueara la conexión cuando usted se conecte a la web de Vodafone. ¿Por qué? Por joder; es la competencia.

Esta práctica está empezando a ser demasiado común entre los proveedores de acceso, si bien en España parece que no ocurre con demasiada frecuencia. Si detectan que un usuario consume un elevado ancho de banda por estar conectado, por ejemplo, a una red peer to peer descargando una película de Gracita Morales, pues le cortan el servicio o se lo ralentizan. (Y no precisamente porque la película sea de Gracita Morales).

Hace un año, el operador argentino Fibertel y la multinacional Google llegaron a un acuerdo por el cual los usuarios de este ISP podrían acceder más rápido a GoogleEarth, GMail y Youtube, implementando un enlace privado entre Fibertel y Google e instalando servidores locales de Google en el datacenter de la empresa argentina. Oséase, lo que viene siendo de todo punto una patada en los mismísimos huevos al principio de neutralidad de la Red que, por cierto, el gigante buscador de Internet defiende con vehemencia a través de la figura de Vinton Cerf. Cuando un proveedor de contenidos goza de una red “particular” y diferente a la de sus competidores se destroza literalmente el campo de igualdad que permitió que todas las startups que hoy conocemos nacieran y crecieran en su día.

Cierto es también que, días después, Google emitió un comunicado en el que desmentía estas afirmaciones y culpaba a una nota de prensa mal redactada en la que ellos no tomaron parte y con la que no estaban de acuerdo, y que si la abuela fuma, que si deja de fumar, que patatín o patatán. Bueno, le concedemos el beneficio de la duda por ser vos quien sois.

Hace año y pico, también, la FCC sentenció al proveedor de Internet Comcast por violar una norma federal al bloquear las transferencias de algunos usuarios procedentes de redes BitTorrent. El fallo obligó a los proveedores de servicios a modificar la forma en la que gestionaban su red, así como a garantizar a sus usuarios un acceso abierto a Internet.

En la web www.neutralidadsi.org han realizado diversas pruebas con resultados positivos que acusan a VTR, uno de los principales actores de la banda ancha en Chile, de colocar restricciones de cuello de botella a las conexiones realizadas a través del puerto 6881, puerto por defecto para la red BitTorrent.

El Gobierno estadounidense de Obama quiere formar parte activa de esta controversia. La neutralidad de Internet es el principio que dice que todo el tráfico que circule por la Red debe ser tratado igual, independientemente de qué tipo sea y de su origen y destino. Por ello plantearon en el pasado mes de octubre algunas normas para prohibir a los proveedores de acceso discriminar los servicios, contenidos y aplicaciones que consuman más ancho de banda, como por ejemplo el vídeo, e impedirles bloquearlo o lentificarlo. La FCC defendió las normas como indispensables para crear un Internet abierto y democrático. Las medidas propuestas prohíben a los proveedores de ancho de banda “impedir que los usuarios envíen o reciban material legal de su elección” y “dificultar a los usuarios el poder de elegir entre la competencia de proveedores de redes, aplicaciones, servicios y contenido” y, sobre todo, se les obliga a “tratar contenidos, aplicaciones y servicios legales de forma no discriminatoria”.

Existen también voces en contra de la neutralidad, como no, pero pueden todas ellas resumirse en las palabras que en Libertad Digital escribió el ingeniero Fernando Herrera. Dijo textualmente:

Hay bits más importantes que otros bits, por la clase de información que llevan o por la urgencia de la misma, o porque si no llegan de una determinada forma son inútiles. Los operadores siempre han tenido mecanismos para gestionar la Red, lo que en definitiva significa priorizar unas comunicaciones frente a otras, para que funcionen de forma adecuada los servicios que se prestan.

Además decoró su disertación con este bonito paralelismo

La igualdad de bits sería como la igualdad de vehículos en nuestras carreteras. Impediría a las ambulancias y bomberos cumplir su función en muchos casos. Las sirenas son el mecanismo de priorización en las vías de tráfico, y a nadie se le ocurriría eliminarlas, mucho menos en aras de un supuesto derecho de los ciudadanos.

Vamos, el colmo de la demagogia. Está claro, señá María, que el correo diario que le manda usted a su hija la que estudia en Niuyor es menos importante que los correos que mandan otras personas más importantes que su persona. Y es que, le guste o no, usted no deja de ser una mujer de pueblo tonta y boba a la que hay que educar. ¡Déjese manejar, señora, y evite pensar por usted misma! Y, por supuesto, no se le ocurra descargar canciones de Manolo Escobar con el burrito ese tan bonito de al lado del reloj, que se le bloqueará hasta la factura del gas; ¿no comprende usted que son más importantes las conexiones a páginas guarras de nuestros políticos en el hemiciclo?

Uno de los padres de Internet, Vinton Cerf, actualmente Vicepresidente Mundial y Chief Internet Evangelist de Google, cree que la neutralidad de la Red es fundamental para preservar nuestras libertades, que “Internet fue diseñada sin ningún guardián sobre nuevos contenidos o servicios.”

Además, Enrique Dans publicó no hace mucho en su blog el “quién es quién” de la neutralidad en la Red y dejó caer, como quién no quiere la cosa, quiénes son los hinchas y a qué equipo animan. Por poner algún ejemplo, los amigos de la neutralidad son empresas como Google, eBay, Mozilla, Amazon, Twitter, Sony o Vuze; los enemigos, compañías como Cisco, Alcatel-Lucent, Cornig, Ericsson, Motorola y Nokia, entre otros.

A veces uno no sabe si te están diciendo la verdad o todo es una puñetera estrategia de empresa. El miedo que tengo es que si los políticos se ponen cabezones al final siempre hacen lo que les da la gana, y encima nos hacen creer que es por nuestra culpa y por nuestro bien. Corderitos cibernéticos manejados por la soga del ancho de banda. ¡Beeee!

1 comentario a “Neutralidad de Internet para torpes”

  • Uy pero qué lindo artículo encontré en el arcón de TeknoPLOF! Argentino y todo no tenía idea del lío entre Fibertel y Google, pero de una empresa tan rastrera no me resultaría extraño… Ahora Fibertel (empresa del grupo Clarín) está enfrentada con el gobierno nacional en una pelea que llegó al punto del gobierno tratando de eliminar mediante decretos a Fibertel como proveedor, atacando una fusión de hace algunos años avalada por el mismo gobierno! algo totalmente incoherente. Bah, incoherente como mi país mismo!

    Es sabido que los proveedores limitan las descargas, hace unos meses discutí en muy malos terminos con un operador de Telecentro (otro ISP de éstas tierras) porque tenía una velocidad de bajada asquerosa con programas P2P. El tipo me dijo que “el servicio está pensado para navegar y mandar correo”…

    Como podrás imaginar, la conversación termino conmigo vociferando inquietantes sospechas sobre las actividades nocturnas de la madre del operador, y amenazas de denuncias por publicidad engañosa y estafa. Algo así como “Escuchame, jue’puta, yo pago un servicio de INTERNET, no de CORREO Y PAGINITAS. Con el ancho de banda hago lo que se me canta el forro de los huevos, y si me decís que no es así andá pidiendo un taxi a tribunales, porque los voy a meter a todos presos”.

    Soy divino cuando quiero.

    Por suerte entendieron mi razonamiento y me levantaron las restricciones.

    Saludos,
    El Pibe de Sistemas

Escribe tu comentario

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies