Speak & Spell, el parloteador juguete ochentero

Speak & Spell

Speak & Spell

Hace casi cuarenta años, concretamente el 11 de junio de 1978, Texas Instruments presentaba en el Consumer Electronics Show (CES), en Chicago, su nuevo juguete, el Speak & Spell, una suerte de profesor de ortografía electrónico para niños que revolucionaría los mercados de consumo por su increíble capacidad de pronunciar palabras a través de una innovadora síntesis de voz.

Para la Navidad 1978, el icónico dispositivo naranja y amarillo llegó a las tiendas con un precio sugerido de 50 dólares americanos. El nuevo juguete se vendió de maravilla y se convirtió en una sensación mediática, aterrizando en portadas de revistas y, eventualmente, apareciendo como soporte clave en importantes películas de Hollywood, como ‘E.T., el extraterrestre’.

Un par de años antes, en 1976, un equipo de cuatro ingenieros de la compañía norteamericana (comandados por Paul Breedlove) fue el encargado de emprender, con un presupuesto inicial de veinticinco mil dólares de la época, el diseño de un juguete cuya principal función fuera enseñar a los más pequeños a deletrear. Basado en el anterior Little Professor, un juguete electrónico con aspecto de calculadora para enseñar aritmética básica a los niños y que tuvo una gran aceptación, sus creadores pretendían que el siguiente paso fuera una innovación sobre esa misma base, resultado de la investigación en el campo de la síntesis de voz, y con ello encadenar dos éxitos consecutivos.

Speak & Spell

Speak & Spell

La primera versión completa del aparato utilizó una tecnología registrada por la propia Texas Instruments conocida como Solid State Speech que permitía almacenar palabras completas en un formato electrónico de estado sólido, algo similar a la forma en la que las calculadoras almacenaban los números en aquel tiempo. Uno de los ingenieros participantes en el proyecto, Richard Wiggins, comentaba en una entrevista que el primer nombre sugerido para el juguete fue “The Spelling Bee”, en claro homenaje al concurso infantil estadounidense de deletreo.

Además, el Speak & Spell admitía cartuchos adicionales (llamados módulos de expansión) que se podían insertar por una ranura colocada en el receptáculo de la batería y que proporcionaban nuevas bibliotecas de estado sólido y nuevos juegos. Realmente, esta fue la primera vez que un juguete educativo utilizaba un tipo de habla que no venía grabada en una cinta o en un pequeño disco de vinilo, como ocurría con otros juguetes al estilo de la línea See ‘n Say de Mattel o de las muñecas Chatty Cathy o de las, en España bien conocidas, disco-guitarras ochenteras de la empresa BG.

Speak & Spell en la revista 'BusinessWeek'

Speak & Spell en la revista ‘BusinessWeek’

El producto final incluía el primer chip sintetizador de voz humana de la historia, el TMC0280 (más tarde denominado TMS5100), que operaba en conjunción con un microprocesador de 4 bits y dos unidades ROM de 128 kB en las que se podía almacenar un vocabulario total de 300 palabras. Para superar esta limitación, los ingenieros de Texas Instruments diseñaron los cartuchos —ya comentados— para cargar nuevos juegos y que se vendían por separado. El chip de voz utilizaba un modelo de codificación predictiva lineal (LPC) basado en la una lógica electrónica de procesadores digitales de señal (DSP son sus siglas en inglés).

El éxito de Speak & Spell, que permaneció catorce años en producción, inició toda una serie de productos educativos derivados que hacían uso de la misma tecnología e idéntica filosofía, como Speak & Math, Speak & Read o Speak & Music, adaptados ya todos ellos a diversos idiomas como el castellano, el francés, el alemán, el italiano o el japonés, entre otros. Además, y como ya hemos comentado, el juguete gozó de apariciones estelares en películas como ‘E.T. el extraterrestre’ (Amblin Entertainment, 1982) y, gracias a las connotaciones robóticas de su voz sintética, también en álbumes de música electrónica como ‘Computerwelt’ (Kraftwerk, 1981), ‘Dazzle Ships’ (OMD, 1983), etcétera.

Tras vender millones de aparatos y aparecer distintas versiones posteriores, muchas otras empresas comenzaron a desarrollar hardware y software que permitía a los ordenadores caseros conectar físicamente con Speak & Spell y aprovechar sus capacidades. Percom Data Company, por ejemplo, comercializó una tarjeta para computadores TRS-80 conocida como Speak-2-Me-2 que, instalada en el compartimento de la batería del juguete, se conectaba a través de un cable al ordenador. Otro ejemplo puede ser East Coast Micro Products, que fabricó un hardware para conectar computadoras basadas en el procesador 6502, como Commodore 64 y Apple //e. Asimismo, el número de febrero de 1983 de la revista ‘Computers & Electronics’ contenía instrucciones para conectar un Speak & Spell a un Sinclair ZX80 y a un ZX81, así como a un Timex Sinclair 1000.

Hoy día existen multitud de emuladores y simuladores para todas las plataformas y tecnologías, incluso para Android. En el año 2009, el Speak & Spell fue incluido en la lista IEEE Milestone, una recopilación de hitos tecnológicos que honra importantes logros técnicos en todas las áreas asociadas a la ingeniería eléctrica/electrónica y a la ingeniería informática.

2 comentarios a “Speak & Spell, el parloteador juguete ochentero”

Escribe tu comentario

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

CERRAR