‘Turbo Girl’: erotismo en 8 bits, pero sólo en la carátula

'Turbo Girl' (clic para ampliar)

‘Turbo Girl’ (clic para ampliar)

En la Edad dorada del software español, los videojuegos para máquinas ochobiteras tiraban mucho de ajuste fino para aprovechar al máximo el hardware del aparato y conseguir títulos fluidos, vistosos y divertidos. Sin embargo, lo que había es lo que había, y no se le podían pedir peras al olmo, aunque esto no quiere decir que los juegos de la época no tuvieran su puntito.

Para poder vender un juego de aquellos años, los publicistas echaban mano de mil y una tácticas de combate ochentero, y entre ellas estaba el diseño de la portada que, habitualmente, poco o nada tenía que ver con lo que luego encontrábamos dentro. Los extraordinarios diseños de gente como Alfonso Azpiri o Luis Royo para las carátulas de los videojuegos eran, sin duda, un gran valor añadido a la hora de vender aquellas cintas de casete lúdicas. Incluso las ilustraciones para revistas tecnológicas de la época, como las famosas y reconocidas de Jose María Ponce en MicroHobby (recientemente fallecido), ayudaban en gran medida a vender un juego. Y es que si hubieran puesto un pantallazo en portada, muchos de los títulos del momento habrían terminado enterrados en el desierto de Alamogordo de manera prematura junto con el ‘E.T.: El extraterrestre’ de Atari.

Es el caso de ‘Turbo Girl‘ (también conocido como ‘Turbo Bike’), un videojuego español de 1988 desarrollado por Gamesoft y distribuido por Dinamic Software para ZX Spectrum, Amstrad CPC, MSX y Commodore 64. ‘Turbo Girl’ venía precedido de una enorme campaña publicitaria que la revista MicroManía (sí, la misma de hoy en día pero mucho menos aburrida) había puesto en marcha en papel y hasta en formato de anuncio televisivo. Un tirar la casa por la ventana que no salió demasiado bien.

Pantalla de presentación de 'Turbo Girl'

Pantalla de presentación de ‘Turbo Girl’

El videojuego llevaba en carátula una ilustración de Luis Royo que cortaba el hipo a propios y extraños (imagen inicial de esta entrada): señorita rubia de pelo corto, lunar junto al labio, voluptuosos pechos bajo transparencias, cuero y piernas que interrumpían la respiración. La torda, que se daba un aire muy certero a la Brigitte Nielsen de ‘Rocky IV’, cabalgaba sobre una moto roja de alta cilindrada bajo la luz artificial de los asentamientos de la colonia del ejército Korg.

Película 'Necropolis'

Película ‘Necropolis’

Aquella mujer de mechones oxigenados que Royo dibujo con tanta certeza cromática, estaba inspirada en el cartel de la película de terror estadounidense ‘Necropolis‘ (1987) y en Eva, su protagonista, una antigua bruja reencarnada en una motera punk que recorría Manhattan sobre dos ruedas a la búsqueda de almas humanas.

MicroManía comenzaba su segunda época en aquel 1988 introduciendo uno de los cambios que más han caracterizado a la publicación en su historia: el formato en tamaño periódico. Era el primer número de esta segunda temporada y traía en portada a la rubia de ‘Turbo Girl’ (imagen más abajo) con su pierna visible en formato sábana santa de dos por cuatro. Aquello fue un golpe de efecto para la difusión del juego, pero no el único.

MicroManía llevaba también en sus páginas interiores una pequeña crónica (imagen más abajo), al más puro estilo making-of, donde ponía cuerpo y ojos al personaje de ‘Turbo Girl’ bajo el nombre de Deborah, la modelo holandesa que protagonizó el anuncio televisivo que daba bombo y platillo al segundo año de la revista.

'Turbo Girl' en la primera MicroManía de la segunda época

‘Turbo Girl’ en la primera MicroManía de la segunda época

La historia real de este juego es un poco distinta a lo que podemos pensar. En 1988, los chicos de Gamesoft envían a Dinamic un prototipo de un juego llamado ‘Masacrón’, un matamarcianos de scroll vertical, excesivamente largo y con demasiados enemigos. Desde la distribuidora les contestan que se lo publican si lo acortan un poco y lo maquillan de cuero, media y tacón para que tenga gancho para el público masculino, el mayoritario en aquella época. Así nació ‘Turbo Girl’, de malas maneras, con prisas y estropeando un proyecto para convertirlo en otro en aras del interés mercantil.

¡En carne y hueso! (clic para ampliar)

¡En carne y hueso! (clic para ampliar)

La nave se convirtió en motocicleta, la pantalla se redujo para incrementar la sensación de velocidad y se introdujeron elementos propios de los juegos de plataformas. Todo ello envuelto en la ilustración de Royo y con el lazo de la maquinaria publicitaria de Dinamic y MicroManía se intentó vender al consumidor final como la panacea de los juegos de acción protagonizados por mujeres. Además, al mismo tiempo, Dinamic lanzaba al mercado (en aquel tiempo acostumbraba a publicar los títulos de dos en dos casi en el mismo momento) también ‘Hundra‘, de Zeus Software, una videoaventura que tiene como protagonista a otra heroína (con portada, por supuesto, enseñando cacha).

'Turbo Girl' y 'Hundra' en MicroHobby (clic para ampliar)

‘Turbo Girl’ y ‘Hundra’ en MicroHobby (clic para ampliar)

La crítica no se portó nada bien con ‘Turbo Girl’. Para ser honestos, no es que fuera un gran juego, y el resultado no fue el óptimo, pero hay que comprender que eran los inicios de Gamesoft como desarrolladora. Si lo tratamos por igual a la campaña de marketing a la que fue sometido, desde luego que se convirtió en una absoluta decepción, difícil de jugar y feo, pero también es verdad que Gamesoft perdió todo el control del desarrollo cuando Dinamic se metió por medio. La revista británica Your Sinclair dijo de él que parecía “de segunda mano” y que era “impenetrablemente aburrido”.

La verdad es que era muy típico en los ochenta y noventa presentar los juegos con espléndidas y onduladas jacapacas en sus portadas, ya fueran coloreadas o de carne y hueso, como reclamo publicitario masculino. Así pues, tenemos ejemplos como el mencionado ‘Hundra’ (1988), ‘Phantis‘ (1987), ‘Barbarian‘ (1987), ‘Sol Negro‘ (1988) o ‘La colmena‘ (1992). Es lo que se llevaba; en fin.

Por cierto, en el año 2011 surgió el proyecto español denominado ‘Turbo Girl Project‘ que nos trajo, con ese mismo nombre, un remake de ‘Turbo Girl’ para Windows (por ahora). Podéis descargarlo desde su entrada en Computer Emuzone. ¡A disfrutar!

'Turbo Girl Project'

‘Turbo Girl Project’

3 comentarios a “‘Turbo Girl’: erotismo en 8 bits, pero sólo en la carátula”

Escribe tu comentario

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

CERRAR