Olivetti A5: el cacharro que llegó tarde y mal

Olivetti Audit 5

Olivetti Audit 5

En 1974, la empresa italiana Olivetti alumbra a su Audit 5 (A5 para los amigos), el hermano pequeño del A7, una herramienta electromecánica de escritorio, muy parecida a una máquina de escribir, orientada a ser un sistema de contabilidad con las características de un ordenador real.

El A5 disponía de un microprocesador Mostek 6048 montado sobre una unidad central Micro 8 (propia de Olivetti), memoria RAM de 1KB, disco duro, unidad de disco flexible, tarjeta magnética y lenguaje de programación BASIC integrado. Como periférico de salida disponía de una impresora integrada que funcionaba mediante el sistema IBM de bola, característica que lo diferenciaba del A7, pues éste disponía de una pequeña pantalla. Asimismo, el Olivetti A5 se diseñó de forma modular para poder ser ampliado en función de las necesidades del cliente, lo que le permitía disponer de varias unidades de disco flexible o de unidad de casete para grabar datos.

Sistema de impresión de bola

Sistema de impresión de bola

Sin embargo, el Olivetti A5 llegó en mal momento. Fue diseñado como un máquina de escribir para no asustar con el cambio a los trabajadores de la época a los que iba destinado, como contables, trabajadores bancarios, secretarias de departamento o especialistas económicos. Aunque ya era tarde, los equipos de registro visual y las máquinas de escribir electrónicas se estaban muriendo ya en ese momento, dejando paso a las primeras computadoras de oficina. Además adolecía de otro problema más grave y de difícil solución: tenía la costumbre de incendiarse por sobrecalentamiento.

Olivetti A5

Olivetti A5

Este A5 imprimía a la “asombrosa” velocidad de 16 caracteres por segundo. Un tal Geoff Greig, que a la sazón era distribuidor del aparato en Australia, recordaba que algunos de sus clientes comenzaban a imprimir un informe al cierre de operaciones de una jornada y, a la mañana siguiente, todavía no se había terminado de imprimir. Así también, el sonido de aquel engendro rellenando hojas de papel debía de ser como el de una ametralladora a pleno rendimiento; no era, pues, muy agradable. Comentaba Greig que algún cliente llegó a fabricar una caja con la que tapar la máquina y amortiguar el estridente ruido, pues en una jornada laboral se convertía en algo insoportable. El Olivetti BCS 2030, que sustituyó posteriormente al A5, vendría ya con una impresora de matriz de puntos que trabajaba a 100 caracteres por segundo y era mucho más fiable.

¿Quieres verlo funcionando? Pues mira, mira.


En fin, comercializado con una amplia biblioteca de programas de software para diversas aplicaciones de contabilidad y administración, fue todo un fiasco que no llegó a descollar en nada preciso y que duró muy poco tiempo en el mercado. Si lo hubieran inventado algunos años antes, otro gallo les habría cantado. Seguro.

1 comentario a “Olivetti A5: el cacharro que llegó tarde y mal”

  • Juan Carlos Borquez:

    Instalé algunas de estas máquinas en Santiago de Chile. Eran un asco, fallaban cada media hora. Los técnicos andaban con las RAM por docenas en sus maletines.
    La versión que llegó a Chile era de una RAN de 512 bytes es decir, medio K.
    En ese medio K, desarrollábamos aplicaciones comerciales:
    Contabilidad, facturación, Control de Inventarios, Sueldos nóminas), etc.
    El archivo consistía en tarjetas magnéticas con una capacidad de 256 bytes. El problema era que a la tercera lectura fallaban y si no habías tenido la precaución de hacer un par de respaldos, perdías todo. De la época incipiente de la computación en Chile. Su competencia directa eran: NCR 299, Kienzle 2000 (extraordinaria máquina)

Escribe tu comentario

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

CERRAR