Honeywell H316: El ordenador diseñado para mujeres

Kitchen Computer

Kitchen Computer

Esta extraña antigualla informática de aspecto grotesco y risible fue lanzada al mercado en 1969 por, la hoy empresa diversificada, Honeywell con el nombre oficial de H316 Pedestal Model. Sin embargo, este popular minicomputador de 16 bits es, sobre todo, recordado por el sobrenombre que le otorgaron los lujosos grandes almacenes americanos Neiman Marcus en uno de sus catálogos: ‘Kitchen Computer‘ (el ordenador de cocina).

Publicidad sexista del H316

Publicidad sexista del H316

A finales de los años sesenta estadounidenses, los reconocidos almacenes Neiman Marcus llevaban hasta sus puertas a los más variopintos clientes a costa de publicitar ideas extravagantes para regalos caros y con mucha ostentación. El Honeywell Kitchen Computer se vendía por 10.600 dólares americanos de la época, pesaba más de 45 kilos y se anunciaba como el mejor computador casero de cocina para que las amas de casa almacenaran sus recetas. Y todo ello con frases publicitarias del tipo “si ella cocinara tan bien como el Honeywell calcula”, “si ella palidece al calcular el precio de la comida, puede programarlo para controlar el gasto familiar” o “¿sus suflés son supremos pero su comida plantea un desafío?”, entre otras lindezas típicas de la época.

En ella es en lo que ha pensado la gente de Honeywell, proseguía la publicidad, a la hora de diseñar el H316 Kitchen Computer. Aprenderá fácilmente a programarlo y, además, recibirá un recetario completo de Helen Corbitt (una reconocida cocinera y autora de libros de cocina de la época) para practicar, un curso de programación de una semana de duración y varias paparruchadas más. La verdad es que este aparato no era tan fácil de programar, pero representó la primera ocasión en la que un ordenador se ofreció como un equipo de consumo, como un electrodoméstico más.

Este machista digital formaba parte de la serie 16 de Honeywell (diseñada por Gardner Hendrie para Computer Control Company, en 1964.), equipos de 16 bits que se utilizaban para la adquisición de datos y el control de los mismos, para la concentración de mensajes remotos o para sistemas de laboratorio clínico y tiempo compartido, entre otros usos. El H316 contaba con 4 KB de memoria RAM de núcleos magnéticos, ampliable a 16 KB, y una frecuencia de reloj de 2,5 MHz. Era un sistema basado en grupos de dos operaciones paralelas, bit a bit, con una longitud de palabra de 16 bits. El conjunto de instrucciones era del tipo de dirección única (SASOS) con registro de índice, y disponía de un hardware opcional para implementar operaciones de suma y resta con números de doble precisión, almacenamiento y carga también de doble precisión y multiplicación y división de números enteros. También proveía de una implementación para operaciones de coma flotante.

Honeywell H316 de pedestal y en rack

Honeywell H316 de pedestal y en rack

Además de la pantalla frontal (imagen siguiente, versión en rack) que montaba el cacharro, con luces e interruptores, el sistema admitía diversos dispositivos de entrada y salida a modo de periféricos, como, por ejemplo, un Teletype Model 33 ASR. La familia de periféricos incluía, entre otros, lectores de tarjetas perforadas, cintas de papel, impresoras de líneas, cintas magnéticas y primitivas unidades portátiles de disco duro de cabeza fija.

Honeywell proporcionó hasta 500 paquetes de software diferentes que podían ejecutarse en el procesador del H316. También se programó un compilador de FORTRAN IV, así como un ensamblador, un sistema operativo de disco y utilidades de sistema y librerías varias. Sin embargo, el Kitchen Computer no fue, para nada, un éxito de ventas. A parte de ser un trasto enorme, carecía (de serie) de teclado y de pantalla, era muy complicado el aprender a programarlo y requería de unas condiciones de temperatura y humedad no aptas para una cocina. Realmente fue un fiasco en ventas.

Panel frontal del Kitchen Computer en rack

Panel frontal del Kitchen Computer en rack

Sin embargo, resulta curioso el gancho de “ordenador para mujeres“, el tema “recetario”, la cocina, el color ¿femenino? del aparato… Aquellos tiempos en los que la igualdad entre sexos era algo que no se escuchaba en las noticias vespertinas ni de casualidad. Momentos en los que la publicidad era sexista al mil por mil, los anuncios de electrodomésticos se diseñaban para mujeres y los de licores y cigarrillos para hombres. Una época que no ha de volver, pero si pudiera tener un H316 Kitchen Computer lo pondría en medio de mi cocina a guisa de adorno superfriki de la muerte. Guiño al canto.

2 comentarios a “Honeywell H316: El ordenador diseñado para mujeres”

Escribe tu comentario

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

CERRAR