EEUU arrebata el récord de día caluroso a Libia

Récord de temperatura

Récord de temperatura

Desde hace 90 años, cuando el 13 de septiembre de 1922 se registraron 58 grados centígrados en el desierto de Libia, se había considerado esta temperatura como la más alta en la historia de nuestro planeta. Sin embargo, a partir de ayer, este país a sido desposeído de su récord en favor del Valle de la Muerte de California (Estados Unidos), que el 10 de julio de 1913 alcanzó 56,7 grados centígrados.

¿Cómo es esto posible? Pues muy sencillo, porque la Organización Meteorológica Mundial (OMM), después de analizar y estudiar multitud de documentos sobre la época, ha llegado a la conclusión de que aquella medición libia no fue ejecutada con la debida rigurosidad.

Christopher Burt, miembro del comité de expertos de la OMM que ha llevado esta investigación, fue el primero en cuestionar la validez de la temperatura récord alcanzada en Libia. Tras un comentario sobre este tema en su blog, decidió probar la fiabilidad del dato. Hasta que lo consiguió. Según él mismo comenta, “la estación meteorológica se cambió de emplazamiento en tres ocasiones. En su primera ubicación (de 1913 a 1920) registró una temperatura máxima de 48 grados, mientras que en la segunda (de 1920 a 1926), cuando el termómetro se situó en la cima de una colina y sobre una base de asfalto, llegó a 58 grados. En la tercera de la ubicaciones (de 1927 a 1984), la máxima alcanzó los 50 grados”.

Termómetro de máximas y mínimas

Termómetro de máximas y mínimas

Según Burt, “la lectura del 13 de septiembre de 1922 es inconsistente con la de las estaciones situadas en localidades vecinas porque ese día ninguna había registrado una temperatura mayor de 32 grados. Se trata de una enorme anormalidad”. Él achaca este fallo a la observación de un técnico novato, amén de la ubicación de la estación de medida y el material asfáltico del suelo. Parece ser que la caligrafía de la anotación de ese día era distinta a la de todos los anteriores y posteriores, por lo que deduce que un observador sin experiencia que sustituía al habitual había apuntado aquella temperatura. Además, parece ser que la persona que escribía no parecía tener muy claro en qué columna anotar la temperatura.

El instrumento utilizado en aquella época (conocido como termómetro de Six) consistía en una barra magnética que, propulsada por la dilatación del mercurio al subir por el termómetro, ascendía o descendía para marcar la temperatura. La medición correcta de este tipo de aparatos ha de hacerse observado el extremo inferior de la barra magnética, y no el superior que, a causa de su grosor, puede ofrecer un incremento de siete grados más. Casualmente, la medición anotada por este observador novato, difería siete grados exactos de la media de las estaciones vecinas.

En conclusión, y a instancias del comité de expertos formado por científicos de varios países (entre ellos Libia), se ha decidido otorgar el nuevo récord a aquella medición californiana de 56,7ºC. Medición que, por lo visto, está realizada correctamente.

Escribe tu comentario

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies