El legado de Microsoft

El tío Bill

El tío Bill

Sé que algunos me van a dedicar más de un improperio después de leer este post, pero creo que lo escribo desde la imparcialidad y desde la perspectiva de los años. No me gustaría decantarme hacia un lado o hacia otro, porque estoy convencido de que en el equilibrio está la virtud. Y eso precisamente es lo que promulgo: equilibrio.

Que Microsoft ha sido una de las empresas más influyentes de las últimas décadas pienso que nadie es capaz de ponerlo en duda. Bill Gates siempre fue un niño pijo, hijo de pijos y nieto de pijos. De familia más que acomodada y niño de papá, con posibles para poder acceder a los mejores colegios y universidades. Un, posteriormente, empresario elitista de la época dura de los empresarios elitistas, tiburones del mercado con ansias de comerse la tarta enterita sin dejar ni una mísera guinda al competidor.

Pero lo que no se le puede negar a Bill Gates es su cualidad de visionario. Fue capaz de vislumbrar en su época un negocio que los demás no supieron ver ni de lejos, o que atisbaron pero con muy pocas pretensiones. Eso sí, quizás no de manera filantrópica, porque su principal interés era forrarse de pasta. Que se puede esperar del hijo de un abogado.

El amigo Gates compró sistemas operativos, copio sistemas operativos y hasta robó ideas, presuntamente, de sistemas operativos. Pero con aquel batiburrillo de aquí y de allá consiguió amalgamar proyectos con una característica que sus rivales no tenían: la sencillez de uso. Hizo llegar a toda la población lo que en aquel entonces sólo disfrutaban cuatro frikis gafotas en los laboratorios de computación de las universidades y en las grandes compañías de informática.

Este hombre consiguió que el ordenador se popularizara y, de paso, hizo multimillonaria a IBM. Quizá sus sistemas operativos no fueran los mejores del mercado (que no lo eran), pero desde luego sí eran los más populares y los más fáciles de manejar. Igual su propia incompetencia en el tema le obligó a crear herramientas de manejo sencillo y así poder utilizarlas sin una curva de aprendizaje interminable, no sé, pero lo que está claro es que lo suyo cuajó de la noche a la mañana cuando los demás se andaban dando de hostias para vender cualquier pieza de software.

Otra contribución importante al éxito y a la divulgación fue el precio. Cuando los grandes del sector se afanaban en comercializar sus productos a precios desorbitados, atando de por vida a las empresas con contratos exclusivos de mantenimiento y actualización, Microsoft optó por la táctica de vender al menor precio pero vender más, desarrollando para plataformas compatibles con IBM y, por lo tanto, liberalizando su producto.

El problema vino años después. Cuando el virus de la codicia había infectado silenciosamente el mundo, los productos de Microsoft pasaron a convertirse en inexplicablemente imprescindibles. Tú tenías la posibilidad de adquirir otros sistemas operativos, pero debías olvidarte de factores como la facilidad de manejo, la compatibilidad de hardware o un amplio catálogo de software. Y eso le causo (y le causa) graves problemas monopolísticos al, hoy, gigante de Redmon. La invasión taimada y silenciosa a lo largo del tiempo se ha hecho visible.

El legado que deja Microsoft con el paso de los años es una dura losa que no puedes quitarte de encima porque te dejaría a la intemperie. Pero es que hoy por hoy no existe alternativa válida (aquí es cuando se me echan encima todos los linuxeros y los maqueros juntos). ¡Permiso para explicotearme, señor! Permiso concedido.

Particularmente soy usuario de Ubuntu y Debian a diario, además del Windows de rigor de la oficina. Soy pro Linux 100% y defensor del software libre; además es un sistema operativo que me fascina, porque tiene un encanto que nunca llegaran a tener todos los güindouses juntos. También hubo una época que manejé bastante un Mac, si bien es cierto que es un entorno que no conozco tanto como Linux o Windows. El caso es que no hablo desde la perspectiva del desconocimiento, sino precisamente desde el ángulo equilibrado del usuario informático que mira a uno y otro lado. Y esta perspectiva es la que me lleva a afirmar que ni Linux ni Mac OS son, a día de hoy, sistemas operativos que pudieran desbancar al todopoderoso Windows. Y no porque no tengan cualidades para ello, que las tienen y de sobra, sino por los efectos del virus invasivo y silencioso del que hablábamos antes. Windows está tan estandarizado que resultaría imposible hacer cambiar el chip al 90% de la población usuaria de ordenadores. Hay personas que piensan que un ordenador es una cosa con Windows dentro.

Hay que empezar de cero otra vez, y las bases ya se están sentando en muchos centros de estudios infantiles. Si a un niño le enseñas desde pequeño a utilizar una distro de Linux, por ejemplo, no acudirá a otro sistema operativo en su vida. Pero me da que habrá que hacerlo así, porque si no va a ser muy difícil. Está claro que existen millones de usuarios que serían susceptibles de cambiar a otro sistema operativo en poco tiempo, pero el ordenador personal está tan, tan extendido que la mayoría de personas de menos de 30 años y la práctica totalidad de los de más de 30 no sería capaz. Hay que tener en cuenta que el ordenador lo manejan en casa (o en el trabajo) mi padre, la vecina del cuarto, la peluquera, el dentista, la secretaria, el piloto comercial, el albañil, la abuela de mi prima, el chico de los recados, el tío ese tan raro que nunca saluda, la del perrito blanco, la cajera del súper, la que siempre me encuentro en el ascensor, el chaval del balón, la chica de la inmobiliaria y hasta yo. Es decir, todo Dios. Y para lo único que lo quiere la mayoría es para pasar las fotos del crío, para chatear con el Messenger, para hacer algún cartelito de la comunidad de vecinos en Word, para buscar algo por Internet y para bajarse películas con el eMule. ¿A esta gente la queremos migrar a openSUSE? Lo dudo mucho.

Microsoft acercó el mundo de la informática hasta al menos pintado; tiró el anzuelo, todos picamos y ahora es muy complicado evitar esa dependencia. Y lo cierto es que muchos de los talibanes de Linux que por ahí pululan no habrían olido un ordenador en su vida si no hubiera sido gracias a las fechorías perpetradas por Bill Gates en su época.

Microsoft y Windows popularizaron los ordenadores y también Internet, e Internet popularizó Linux. ¿Qué habría sido de la historia de la informática si Bill Gates no hubiera nacido? ¿Estaría yo escribiendo este post desde mi Firefox corriendo sobre un Ubuntu Karmic Koala? A Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César. Creo que es de recibo admitirlo sin que se nos caigan los anillos.

12 comentarios a “El legado de Microsoft”

  • Saratona:

    Hombre nunca lo había visto así. Lo que esta claro es q si no habria estado Microsoft ahí igual habria ubuntu y linux pero serian de otra forma y no tendrian ventanitas. Igual los SO serian muy complicados de manejar y soolo lo harian los informáticos/as.

  • Muy buen artículo, te doy toda la razón, pero también me gustaría decirte, desde la propia experiencia, que hay un punto a favor en gnu/linux que puede llegar a cautivar a las ¿masas?: compiz, si, aunque no lo parezca, al (sub)usuario promedio le encanta que su escritorio este lleno de brillitos, espejitos, colores, y lucesitas que parpadean de mil maneras distinas… muchos estan podridos del azul chillon de xp, y de la sobriedad del negro de vista, (tal vez seven sea mas ¿agradable? en ese aspecto) y cuando ven un escritorio girando, haciendo efectos de la ventana gelatinosa y mil cosas mas te dicen casi automáticamente: quiero eso. Así logre mudar un par de usuarios a gnu/linux.
    Saludos, muy bueno el blog

  • Ed Hunter:

    Aunque aciertas en muchas cosas, te equivocas en muchos puntos, y te equivocas por mucho. Tu principal error es asignar una cualidad a los sistemas de Microsoft que nunca han tenido: la facilidad de uso.

    Los sistemas de Microsoft no son ni han sido nunca fáciles de usar, ni los más fáciles de usar. En absoluto. Tampoco ha sido Microsoft quién popularizó la informática ni hizo millonaria a IBM, más que nada porque IBM ya lo era, era la más grande de todas, era casi sinónimo de informática. Lo que no era IBM no eran computadores, sino juguetes.

    La informática ya era popular antes del IBM PC, y lo era a partir de empresas como Atari, Commodore y sobre todo Apple (mucho antes del Macintosh, por cierto). Ante esta popularidad de la informática personal, el big boss, Big Blue, la todopoderosa IBM decidió que quería su parte del pastel, y la quería lo más rápido posible, y en un plis-plas se sacó de la manga el IBM PC.

    Lamentablemente IBM no tenía ningún sistema operativo adecuado para un hardware tan limitado como el IBM PC, y no pudo llegar a un acuerdo con Digital Research Corporation para que les licenciara el CP/M que era el sistema operativo por defecto de este tipo de máquinas. Por ello IBM contrató a Microsoft, que sólo disponía de un intérprete de BASIC (y que era lo que realmente querían vender a IBM), para que les desarrollasen un sistema operativo “similar” a CP/M, pero más barato. Con el anticipo compraron QDOS (Quick and Dirty Operating System), lo adecuaron a las especificaciones de IBM y lo renombraron a MS-DOS (MicroSoft Disk Operating System).

    El producto de IBM fue un éxito de ventas inmediato: era un ordenador doméstico pero no “de juguete” porque era el fabricado por el auténtico fabricante de computadores. El IBM PC pasó a ser la referencia, y como ya no era considerado “un juguete” sino un computador “de verdad”, se empezaron a desarrollar software serio para él y la gente sólo quería comprar IBM PC, y finalmente IBM se comió prácticamente todo el pastel.

    La competencia no se quedó de brazos cruzados. Intentaron sacar máquinas mejores que el IBM PC, o más baratas, pero eran fracasos (relativos) comerciales ya que la fama de IBM y la cantidad de software para el IBM PC era muy superior. Entonces se dieron cuenta que en realidad el software para IBM PC en realidad lo único que necesitaba para funcionar era un procesador i8086 y el MS-DOS, por lo que mientras que la máquina fuese lo suficientemente diferente al IBM PC como para no pagar royalties a IBM y fuese capaz de ejecutar el MS-DOS, podrían competir con el IBM PC sin tener que crear software nuevo. Así aparecieron los ordenadores compatibles PC, y de esta forma Microsoft se convirtió en la principal empresa de sistemas operativos.

    El MS-DOS no era más potente ni más fácil que cualquiera de los sistemas operativos contemporáneos (CP/M, AmigaOS, Atari TOS, Apple System 1, Sinclair QDOS, etc.), pero era el requerido para ser “compatible PC” que era como decir “tengo un IBM”.

    El Microsoft Windows apareció como una interfaz gráfica para el MS-DOS permitiendo realizar fácilmente aplicaciones gráficas para MS-DOS (y posteriormente añadiendo la posibilidad de multiprogramación en MS-DOS, algo que ya disponían casi todos los otros sistemas operativos de serie desde mucho tiempo antes) y que finalmente acabó siendo un sistema operativo por si mismo (compatible con MS-DOS).

    Fue la inercia de que un PC es una máquina con sistema operativo de Microsoft lo que se ha mantenido hasta ahora.

  • Estoy muy de acuerdo con el artículo. Solamente usuarios curiosos por la tecnología se pasarían voluntariamente de Windows a Linux. Yo como buen geek uso Linux hace algo mas de un año y he logrado que dos personas usen linux, pero ambas eran curiosas por la tecnología y tenían esa intuición que se necesita para manejar algo nuevo. La mayoría de los usuarios en cambio si tienen que hacer algo fuera de lo normal necesitan que se les explique click por click lo que tienen que hacer, y simplemente no les importa pasarse a un sistema nuevo y mucho menos les importa que Microsoft tenga el monopolio sobre los sistemas operativos. Por mas historias de terror que les cuentes y por mas lavados de cabeza que intentes hacerles, quizás los convenzas de que Microsoft es tirano pero su dependencia a Windows no cambiara.

  • Excelente artículo, opino que la gente termina buscando no solo “un programa que mande mail”, “un procesador de textos” sino “algo parecido a Windows”.

    Me reía mucho hace unos días cuando vi un cartel en la calle del local más importante de Buenos Aires entre los distribuidores de Mac, que les dio muchas ventas… cuál fue el secreto de la publicidad en cuestión? mostraban una MacBook y mencionaban 8 cualidades de la misma… de las cuales 5 de ellas eran lo parecido y compatible con Windows.

    Eso me lleva a pensar que la gente no tiene cerebro. Para qué cambio el sistema operativo que uso por uno cuya mayor cualidad según el vendedor es parecerse al que estoy dejando?

    Saludos, un gusto leerte

  • greenone:

    De acuerdo con el comentario, sin embargo, estamos entrando en una etapa en la cual el sistema operativo pasara a segundo plano por la misma razon que describes en la nota, por que el usuario promedio no necesita mas que un navegador, un reproductor multimedia, y software para adquirir mas media; últimamente ya no se escucha la pregunta ¿Que sistema operativo usas? sino ¿que navegador utilizas? y esto abre todo un paradigma y ya hay varios contrincantes levantando las manos para decir “Yo le entro a los fregazos”

  • Daniel:

    Es un buen articulo y el comentario de Ed Hunter aporta mucho ya que aclara muchas cosas. Yo también creo que el éxito de Microsoft es la costumbre que tienen usuarios y por sobre todo fabricantes de hardware y software que sólo se preocupan por crear productos para Windows.

    Soy de idea de que el usuario normal no se puede cambiar porque no quiere aprender a usar un software alternativo y porque no puede conectar el aparato de última generación que tanto le gusta (multifuncionales, webcams, teclados con 170 teclas y ratones con 8 botones y 3 ruedas.).

    Importante comentario final Greenone, con el paso del software a la Web la barrera que tienen los usuarios de aprender a usar un nuevo software se ve más difusa, al cambiarse de sistema operativo ven las mismas aplicaciones y no deben aprender nada nuevo.

    Sin embargo la barrera del hardware aún sigue dura de roer. La única manera de derribarla es que los fabricantes de hardware de una vez por todas entiendan como una obligación desarrollar drivers para linux y mac. Pero como bien sabemos, la única manera de lograr eso es que la gente demande el funcionamiento del hardware en otros SOs y la gente lo demandará cuando se vea obligada a utilizar un sistema operativo en concreto. ¿Será eso lo que busca Google con ChromeOS? Yo creo que si.

  • HumanGnoma:

    Estoy de acuerdo al 100% con el post y difiero totalmente con el comentario de Ed Hunter.

    1- Sí pienso que los SO de Micro$oft son los más sencillos de utilizar, aunque no nos guste. ¿Es más fácil GNU/Linux acaso?

    2- Cuando se dice que Micro$oft hizo multimillonaria a IBM creo que el autor se refiere a cuando les vendieron el MS-DOS (sin venderles la patente). IBM ya era millonaria, pero desde entonces se hizo mucho más famosa y mucho más millonaria.

    3- ¿No popularizó Micro$oft la informática? ¿Acaso lo hizo Apple, Atari o Sinclair? Y me refiero a la informática con mayúsculas, no a los ordenadorcitos para jugar.

  • Pues a mi padre costó convencerlo para que comprara un Mac en su última compra. Siempre había usado Windows y no terminaba de ver las ventajas al sistema por mucho que yo le explicara.

    Pero bastaron un par de semanas trabajando con él para darse cuenta de que la curva de aprendizaje del nuevo sistema ha sido mucho más pequeña, no se tiene que preocupar de virus, ni de desfragmentar… total, que para lo que él lo quiere: fotos, insternet, cuatro documentos que le mandan y poco más es una opción que simplemente funciona.

    Ahora, sí es cierto que la gente cree que los ordenadores vienen con Windows. Incluso alguno me ha dicho: ¿si no usas Windows, cómo abres el ordenador?.

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El tío Bill Sé que algunos me van a dedicar más de un improperio después de leer este post, pero creo que lo escribo desde la imparcialidad y desde la perspectiva de los años. No me gustaría decantarme hacia un lado o h……

  • Alex:

    Desde mi punto de vista todo se lo debemos a Apple o Steve jobs, porque mac fueron los primeros en sacar un entorno grafico y ponerle fuente bonitas a las copmutadoras y Microsoft lo unico que hizo fue copiarlo.

Escribe tu comentario

eBook ‘retroPLOF!’

retroPLOF!

Especifica tu dirección de correo electrónico y pulsa 'Comprar ahora'. Puedes pagar con tu cuenta de PayPal o con cualquier tarjeta bancaria.

E-mail envío eBook:

Sigue teknoPLOF! vía…
 
RSS
Twitter
Facebook
Google
 
Ready Set Click!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies